After Life: En qué se parece y se diferencia de The Office



Para un artista, la cara oscura de lograr una obra maestra es que, desde ese momento hasta el final de su carrera, cada nueva creación que presente será inevitablemente sometida a la odiosa comparación con aquella que significó la cumbre de su genio.

Ricky Gervais consiguió su Mona Lisa muy temprano: fue en 2001, en los comienzos de su carrera, con The Office, su primera serie. Desde entonces, sus siguientes comedias recibieron elogios pero cayeron derrotadas en la comparación: les pasó a Extras (2005-07), a Life’s Too Short (2011-13) y a Derek (2012-14).

Y también a After Life: “Ricky Gervais sigue sin ser tan gracioso como en The Office”, acaba de titular el diario británico The Guardian a propósito del estreno, en Netflix, de la segunda temporada de esta serie que presenta, sí, muchas diferencias con aquella sitcom que revolucionó la televisión británica y estadounidense, pero también algunas coincidencias.

El elenco completo de The Office, la serie que lanzó a Ricky Gervais al estrellato.

El personaje principal

After Life lo tiene lo tiene a Gervais como Tony, periodista del diario de un pueblito, que atraviesa el duelo por la pérdida de su esposa diciéndoles las verdades más crueles a todos los que lo rodean.

Poco tiene que ver con David Brent, el jefe de The Office, ese hombre que quería ser amigo y mentor de sus subordinados y creía que era muy gracioso y querido. Pensaba que era visto como un amigo y una figura paterna además de un superior admirable: la insalvable diferencia entre su autopercepción y la realidad era una de las piedras basales de la comicidad de la serie.

Tony, en cambio, está de vuelta de todo y no tiene empacho en demostrarlo: no quiere agradar, más bien todo lo contrario. En sus vínculos con los demás, funciona casi de forma opuesta a Brent: si este resultaba desagradable a su pesar (y no se percataba de ello, además), Tony termina siendo compasivo y sensible por más que no se lo proponga.

Ricky Gervais como David Brent en The Office, la serie que lo lanzó al estrellato.

El elenco

Nadie puede decir que Gervais no sepa rodearse. Varios de sus compañeros en The Office después se convirtieron en figuras: ahí estuvieron Martin Freeman antes de El Hobbit, Sherlock o Fargo; y Mackenzie Crook, que luego se haría famoso en Piratas del Caribe. También en el papel de Oggy se destacaba Stephen Merchant, socio en la creación y los guiones tanto de The Office como de Extras y Life’s Too Short.

El elenco de After Life también es excepcional. Hay actores con cierta trayectoria que cumplen muy bien sus roles, como Roisin Conaty (Roxy, la prostituta), David Earl (Brian) o Tony Way (Lenny, el fotógrafo del diario), y otros que brillan en pequeñas escenas clave que se apartan de la trama principal, como Penelope Wilton (Anne, la mujer del banco del cementerio), David Bradley (el papá de Tony, conocido por Game of Thrones) o Ashley Jensen (la enfermera del geriátrico).

En “After Life: Más allá de mi mujer”, Ricky Gervais muestra su faceta de amante de los animales.

El tono

Cuando apareció The Office, la corrección política todavía no se había vuelto un obstáculo para los comediantes. Todavía se podían hacer bromas con tabúes sin que la policía de la moral saltara a la yugular de los creadores. Y Gervais aprovechó esa posibilidad como pocos.

Ahora, cuando todos tienen miedo de meterse con ciertos temas, Gervais sigue siendo políticamente incorrecto. Es cierto: como se había visto en Derek, su anterior serie sin Merchant como ladero, After Life es mucho más edulcorada que sus anteriores trabajos. Pero así y todo, se las ingenia para hacer humor negro en torno a temas espinosos como el cáncer, el suicidio y la drogadicción.

En After Life, Tony y Anne mantienen diálogos existenciales en el cementerio.

El factor lacrimógeno

Esta diferencia está vinculada con el punto anterior. Si bien, como quedó dicho, Gervais mantiene su humor filoso, After Life es más triste que The Office. Sin dudas, Brent y sus empleados eran a menudo patéticos y, por momentos, también dignos de lástima, pero siempre prevalecía lo gracioso de sus comportamientos.

Tony está deprimido, y su estado de ánimo incluye una acidez despiadada pero también mucha angustia. Así es que tenemos que ver videos caseros de su fallecida esposa, que logran su cometido: llenarnos los ojos de lágrimas. Algo que no estaba presente en The Office. Habrá quienes prefieran la emoción de After Life: es cuestión de gustos.

Más variedad

Como gran parte de las sitcom, The Office transcurría mayormente en una sola locación. Todos los personajes estaban atrapados durante ochos horas diarias en esa oficina gris, donde el tedio daba paso a las pavadas y las payasadas de esos esclavos del sueldo.

En After Life los escenarios van cambiando: cuando Tony va a la redacción del diario vemos los segmentos más parecidos a The Office por la dinámica oficinesca. Pero después el personaje pasa por distintos escenarios donde se encuentra con diversa clase de personajes: el geriátrico, el cementerio, los vecinos sobre los que escribe artículos, las calles del encantador pueblito, incluso la playa. No hay claustrofobia posible.

Moraleja

Ricky Gervais es licenciado en filosofía. Y en After Life se nota su intención de hacernos reflexionar sobre cuestiones existenciales. Tony está pasando por un momento difícil y sus circunstancias nos hacen explorar todo lo que hace que valga la pena vivir. The Office era una comedia pura y dura, sin esta pretensión de subtexto existencial, o al menos no tan explícita en ese sentido.

Los críticos británicos atribuyen esta característica, que ya se vio en Derek, a la ausencia en los guiones de Stephen Merchant, el antiguo socio de Gervais. Según los especialistas, Merchant era el verdadero talento de la dupla a la hora de escribir. Y quien refrenaba la tendencia de Gervais a darles un carácter heroico a sus personajes, así como su necesidad compulsiva de andar exhibiendo su ateísmo. En síntesis, le atribuyen el rol del curador que evitaba que Ricky cayera en la autocomplacencia.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

web web web web web web web web web web