A los 89 años murió Michael Lonsdale, un actor francés dirigido por los mejores



Michael Lonsdale, un gigante de papeles de reparto en cine y teatro, quien trabajó con algunos de los directores más importantes a lo largo de seis décadas, murió este lunes, según dijo su agente. Decir su apellido significa hablar de uno de los primeros actores franceses en Hollywood. Tenía 89 años y actuó en unas 100 películas.

Desde su rol de Hugo Drax, el icónico villano en la película de James Bond Moonraker (1979), hasta el de un monje francés de Of Gods and Men (De dioses y hombres, de 2011), Lonsdale recorrió un largo camino de papeles secundarios brillantes bajo la dirección de realizadores como Orson Welles, Steven Spielberg, Francois Truffaut.

“Murió de vejez, tranquilo, en su casa en París”, informó su agente por 20 años, Olivier Loiseau, a la agencia internacional The Associated Press.

“En cierto modo se esperaba”, agregó Loiseau, quien recientemente había hablado con Lonsdale por teléfono: “Su espíritu estaba vivo pero su cuerpo ya estaba cansado”.

La despedida de Le Monde:lo definió como un “cómplice irreductible de las vanguardias”. (Photo by Tiziana FABI / AFP)

Primero atraído por la pintura y luego por el teatro, el experimentado actor se inscribió en clases de actuación en los años ’50 y comenzó una larga carrera teatral. Hijo de madre francesa y padre británico, el siempre barbudo de voz suave era un hombre absolutamente consumido por su actividad.

Su última aparición fue en un cortometraje del año pasado para la Opera de París, Degas et Moi (Degas y yo), sobre la vida del reconocido pintor impresionista.

La primera vez que se puso ante la cámara fue en 1962, de la mano de Orson Welles, en El Proceso, donde interpretó a un sacerdote en la adaptación de la novela de Franz Kafka, con Anthony Perkins y Romy Schneider como protagonistas.

La máscara de Lonsdale le permitió florear su talento por todos los géneros, echando mano a su versatilidad. (AP Photo/Jacques Brinon, File)

Este sólido intérprete fue un hombre religioso que compuso varios papeles reflejando su fe cristiana. Fue el hermano Luc en el drama de la vida real Of Gods and Men, destinado a morir con otros monjes a manos de extremistas islámicos. También hizo de cura en la película El proceso.

Según el diario francés Le Parisien, en una entrevista de 2016 el actor dijo que morir no le producía ansiedad. “Es parte de la vida”.

Lonsdale nunca se casó ni tuvo hijos. Fue reconocido también por haber aparecido en filmes como Chacal o El nombre de la rosa, donde hacía del inolvidable y sufrido abad de la abadía. También se lo recuerda en una joya de la década del ’80: Lo que queda del día.

Ganador del César al mejor actor de reparto por De dioses y hombres, trabajó además con Louis Malle, Marguerite Duras y Luis Buñuel.

Divina pareja: en Venecia, 2012, Lonsadale junto a la gran Claudia Cardinale. (Photo by Gabriel BOUYS / AFP)

Según Variety, murió en paz en su domicilio en París. Lonsdale había nacido en la capital gala el 24 de mayo de 1931. Su debut en la actuación fue en 1956, en la comedia Sucedió en Aden, dirigida por Michel Boisrond.

Con un currículum infernal, se destaca que trabajó junto a a Alain Robbe-Grillet en Deslizamientos progresivos del placer y con Alain Resnais en Stavisky, ambas en 1973. Interpretó al detective Claude Lebel en Chacal, la icónica película de Fred Zinnerman, estrenada el mismo año.

Al año siguiente participó en El fantasma de la libertad, dirigida por Luis Buñuel y en 1975 apareció en Sección especial, de Costa-Gavras. India Song es uno de los tres filmes que lo tuvo como intérprete con Marguerite Duras.

Más participaciones: Carrozas de fuego, de Hugh Hudson, El pacto de Berlín, de John Frankenheimer. Su nombre se asocia a filmes con Jean-Jacques Annaud, James Ivory, Marcel Hanoun, Josiane Balasko, François Ozon, Steven Spielberg, Milos Forman, Bruno Podalydès, Alejandro Amenábar, Xavier Beauvois y Manoel de Oliveira.

Lonsadale debutó en el ’56 y trabajó durante seis décadas. (Photo by – / AFP)

En teatro actuó bajo la dirección de Claude Régy en 18 obras en las que desentrañó textos de Marguerite Duras, Peter Handke o Luigi Pirandello. 

El diario Le Monde destacó su figura diciendo que fue un “cómplice irreductible de las vanguardias y de los autores contemporáneos, cuya aparición en éxitos de cartelera le permitió además convertirse en un rostro muy conocido del gran público”.

Fuentes AP, Europa Press

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1