5 amores con grandes historias que nos hicieron sufrir y enamorar



Amores sin ficción, signados por la felicidad y el dolor

Vínculos que superaron todas las adversidades posibles, relaciones que se quebraron en plena pandemia, tragedias imborrables… Las historias de amor predilectas de los lectores de LA NACION durante el 2020, más allá de las diferencias, se unieron por un nexo en común: todas han sido memorables. Aquí, un recorrido por esos romances indelebles.

Marcela Tinayre y Marcos Gastaldi

Marcos Gastaldi y Marcela Tinayre Fuente: Archivo

Este año, además de la muerte de su tía Goldy y de su íntima amiga Sofía Neiman, Marcela Tinayre sufrió un duro golpe en julio con la muerte de Marcos Gastaldi, su segundo marido -de quien se encontraba separada- y padre de su hijo, Rocco.

Las primeras imágenes de la pareja cuando comenzaba su relación circularon en 1997. Tras un viaje al Sur, Tinayre y Gastaldi -quien era padre de cuatro hijos- hicieron la presentación oficial del vínculo ante la familia y posteriormente ante la prensa. Tres años después, se casaban en Miami en julio, con Juana Viale -hija de Marcela junto a Nacho, ambos fruto de su primer matrimonio con Ignacio Viale- y Valeria Gastaldi como testigos, quienes arribaron al lugar una hora más tarde de lo previsto “disfrazadas” de madrinas.

La familia se agrandó el 24 de agosto de 2001 con el nacimiento de Rocco Gastaldi Tinayre. “Mis hijos están encantados con la llegada de su nuevo hermano”, declaraba Marcela por entonces, sin imaginar que un año más tarde iba a enfrentarse a una compleja situación. Gastaldi, quien era socio del quebrado banco Extrader, fue procesado por la Justicia por “estafas reiteradas”. Si bien Tinayre siempre se mantuvo firme a su lado, a partir de ese momento su relación empezó a transitar varios impasses, y en uno de ellos Gastaldi tuvo un vínculo con Sol Santamarina, del que nacería una hija, Francesca. Nuevamente, Marcela siempre se mostró como una gran compañera y se mantuvo entera. “Perdono todo, pero no olvido”, dijo en ocasiones.

De hecho, ambos siguieron viéndose cuando decidieron separarse, y todo lo que hablaron fue de puertas para adentro. Cuando Marcos Gastaldi comenzó a presentar indicios de Parkinson, su exmujer acondicionó su casa de Barrio Parque para que recibiese las atenciones necesarias, hasta el momento en que debió ser internado. La conductora no se apartó de su lado, y se mostró incondicional hasta el día de su muerte, acontecida el 19 de julio.

Marcela Tinayre se quebró al hablar de la enfermedad de Marcos Gastaldi

10:01

“Este año he tenido muchas pérdidas, nunca la vida me ha cacheteado tanto así. Por suerte, tengo muchos amigos, y por todos ellos tengo que estar bien. Los que están solos, busquen a alguien. Porque uno se quedó en la tierra y tiene que salir adelante. Salgan de la zona oscura y de los fantasmas. La vida simple es muy agradable, traten de conectarse con otras cosas. Los afectos es lo que más nos conecta”, aconsejó Tinayre este año en el programa Los ángeles de la mañana, donde también mencionó qué es lo que más extrañaba de Gastaldi.

“Ahora Rocco me trae jazmines los lunes. Una frase tonta o algo que te emociona mucho a los hijos les va quedando. Marcos lo hacía siempre, especialmente para el día de la madre o para mi cumpleaños. La primera vez de cada cosa es tremendo. Ahora armar el árbol para Navidad, comprar los regalos, todo es un recuerdo”, remarcó.

Lucía Galán y Pablo Alarcón

Pablo Alarcón y Lucía Galán Fuente: Archivo

Durante la cuarentena obligatoria que dispuso el Gobierno como medida ante el avance de la pandemia de coronavirus, muchas parejas le pusieron punto final a su relación al no sobrevivir a la distancia o a la convivencia. Una de ellas fue la que conformaron Lucía Galán y Pablo Alarcón, cuyo vínculo, siempre con idas y vueltas, se desarrolló con un bajo perfil, incluso hasta en su separación. El primer encuentro de los artistas se produjo en 2006. Si bien se habían visto antes, nunca habían hablado demasiado hasta ese instante en que hubo un flechazo ineludible.

Aunque Galán no tenía ganas de comenzar un vínculo amoroso en esa etapa de su vida, accedió a una cita con Alarcón en una parrilla, donde se produjo una conexión que se prolongó nada menos que por 15 años, y con una familia ensamblada que selló esa unión a prueba de balas. Las hijas del actor siempre convivieron en armonía con la hija de la actriz y cantante, y esa dinámica ayudó a que la pareja pudiera avanzar a paso firme.

De todas formas, en más de una década de vínculo, la relación sufrió algunas crisis y, antes de la pandemia, no estaba pasando un buen momento. Los artistas venían atravesando un desgaste, a pesar de que se acompañaban en sus respectivos proyectos. El distanciamiento terminó siendo la gota que rebalsó el vaso y al no poder verse en casi todo un año, optaron por separarse. Fiel al estilo de ambos, lo hicieron de manera discreta, sin escándalos de por medio y, acaso, con la posibilidad de una segunda oportunidad.

“Fue la vida. No fue algo específico. Pablo es una persona muy especial a la que quiero mucho. Fueron 15 años juntos, pero a veces la vida te va llevando por distintos caminos y prioridades. Creo que esta decisión fue lo mejor para los dos”, explicó Galán, mientras Alarcón no descarta volver con su exmujer. “No dejaré de amarla porque es un ser maravilloso. La amo mucho y sé lo que siente por mí. Este es un momento muy difícil para todos”, expresó.

Jim Carrey y Renée Zellweger

Jim Carrey y Renée Zellweger Fuente: LA NACION – Crédito: GROSBY GROUP

Jim Carrey conoció a Renée Zellweger en el año 1999, y con dos divorcios a cuestas. Ambos fueron elegidos para coprotagonizar la comedia Irene, yo y mi otro yo, y en el rodaje la conexión fue tal que a los pocos meses ya estaban comprometidos. Según lo que comunicaron medios de la época, Carrey le dio un anillo a la ganadora del Oscar en un restaurante de Londres, a la luz de las velas, donde ella se encontraba filmando uno de sus grandes éxitos: El diario de Bridget Jones. Desde ese momento en adelante, no hubo alfombra roja donde no se mostraran muy felices y afectuosos el uno con el otro.

Sin embargo, a medida que se acercaba el día de poner fecha de casamiento, Carrey se empezó a mostrar algo distante, actitud que Zellweger no toleró. En la publicación The Daily Mail incluso se informó que la actriz le había puesto un ultimátum a su prometido cuando vio que estaba cada vez más reacio a pasar por el altar nuevamente. Cuando no consiguió la respuesta que esperaba, no se mostró dubitativa y dejó al actor. Zellweger hizo las valijas y se fue de su casa de Los Ángeles hacia Hawái, donde pasó Navidad sola, a pesar de que ese era el destino que había elegido para su luna de miel con Carrey. De ese modo, abrupto y doloroso, la relación concluyó un año después de haber comenzado.

20 años más tarde, en una entrevista que le brindó a Howard Stern en julio de este año, Carrey recordó ese momento y, para sorpresa de muchos, fue categórico. “Renée fue el gran amor de mi vida. Ella fue especial para mí, muy especial. Creo que es encantadora”, dijo. Su ex, por su parte, no reaccionó ante la declaración que se volvió viral. Recordemos que Carrey tuvo una relación que terminó en tragedia hace unos años con la maquilladora irlandesa Cathriona White. Entre 2012 y 2015, Carrey y White fueron novios con algunas rupturas en el medio. El 28 de septiembre de 2015, el actor recibió una noticia devastadora: el suicidio de la joven por sobredosis de pastillas.

La confesión de Jim Carrey: “Renée Zellweger fue el gran amor de mi vida” – Fuente: sternshow

02:39

“Estoy shockeado y profundamente triste por la muerte de mi dulce Cathriona. Ella fue una auténtica, amable y delicada flor irlandesa, demasiado sensible para este barro, para quien amar y ser amada era todo lo que importaba. Mi corazón está con su familia y amigos, y con todos los que la amaron y se preocuparon por ella. Todos hemos sido golpeados por un rayo con esta noticia”, escribió el actor en un comunicado, y luego se lo vio abatido en el funeral de la joven.

Liam Neeson y Natasha Richardson

Liam Neeson y Natasha Richardson Fuente: LA NACION – Crédito: GROSBY GROUP

Si pensamos en una pareja longeva de Hollywood que culminó con una tragedia, sin dudas muchos recordarán a los queridos Liam Neeson y Natasha Richardson. Los actores se conocieron en Broadway, en los ensayos de la obra Anna Christie. Aunque ambos se enamoraron de inmediato, en 1992 Richardson estaba casada con el productor Robert Fox, e incluso posteriormente declaró que conoció a Liam “en un mal momento”.

“Obviamente, me enamoré mucho de él”, le contó la actriz al Daily News en 2009. “Su cabello caía en cascada. Lo recuerdo. Eso era muy, muy atractivo. Nunca había vivido ese tipo de situación de química explosiva con un actor o actriz. Ella y yo éramos como [Fred] Astaire y [Ginger] Rogers. Tuvimos ese maravilloso tipo de baile: danza libre en el escenario todas las noches”, expresaría a posteriori el actor de Realmente amor. Finalmente, Natasha le hizo caso a su corazón, se divorció de Fox el mismo año que conoció a Neeson, compró un pasaje a Polonia y lo visitó en el rodaje de La lista de Schindler. Allí comenzó su historia de amor. En 1994, se casaron en su casa de Nueva York y, al tiempo que disfrutaban de su relación, seguían trabajando juntos. Un año después de la boda, nacía su primer hijo, Michael; al año siguiente, le dieron la bienvenida al segundo, Daniel.

El matrimonio siempre se mostró muy consolidado, pero lamentablemente tuvo un final inesperado y devastador cuando en 2009, en un viaje de Nastaha a Québec, Canadá, con sus hijos, la actriz tomó una clase de esquí y, en una pista para principiantes, cayó por una pendiente y sufrió un golpe en la cabeza. En la habitación de hotel, mientras esperaba ser atendida por profesionales, comenzó a presentar síntomas que indicaban lo peor. Al ser trasladada al hospital de Montreal, Natasha ya padecía muerte cerebral.

“Fui con ella y le dije que la amaba”, recordó Neeson. “Le dije: ‘Amor, no vas a volver de esto. Te golpeaste la cabeza. No sé si podés oírme, pero eso es… Eso es lo que pasó. Y te traemos de regreso a Nueva York. Toda tu familia y amigos vendrán”, contó. “Liam Neeson, sus hijos, y toda la familia están sorprendidos y devastados por la trágica muerte de su amada Natasha. Ellos están profundamente agradecidos por el apoyo, amor y rezos de todos y piden privacidad durante estos tiempos difíciles”, comunicó el portavoz de la familia, Alan Nierob, ante la muerte, el 18 de marzo de 2009, de la querida actriz, hija de Vanessa Redgrave y Tony Richardson.

Hay momentos en los que escucho que se abre la puerta. Ella siempre dejaba caer las llaves en la mesa y una parte de mí espera que me diga ‘¿hola?’, como solía hacerlo cada vez que llegaba a casa

Liam Neeson

“Eso es lo extraño del dolor: no podés prepararte para eso. Creés que vas a llorar y terminar con todo de una vez. Uno hace esos planes, pero nunca funcionan. Te golpea en medio de la noche, bueno, por lo menos a mí me golpea en medio de la noche. Entonces, salgo a caminar. Hay momentos, ahora, en nuestra residencia de Nueva York, en los que escucho que se abre la puerta. Ella siempre dejaba caer las llaves en la mesa y una parte de mí espera que me diga ‘¿hola?’, como solía hacerlo cada vez que llegaba. Cada vez que escucho que se abre la puerta sigo pensando que voy a escucharla y, entonces, el dolor me golpea. Es como una ola”, manifestó Neeson en una entrevista con Esquire. El actor, quien siempre alude a su fallecida esposa, nunca volvió a formar pareja.

*Los grandes amores de Diego Maradona

Claudia Villafañe y Diego Maradona Fuente: Archivo

Una de las noticias más impactantes del año fue la muerte de Diego Armando Maradona, acontecida el 25 de noviembre, que generó un estado de shock en el país y en el mundo que todavía persiste. A pesar de que estaban divorciados y en una guerra judicial, al enterarse de su fallecimiento, su primera esposa, Claudia Villafañe, madre de sus hijas, Dalma y Gianinna, fue la encargada de ocuparse de todo lo que conllevaba nada menos que la despedida del padre de sus hijas y, al mismo tiempo, de un ídolo popular.

Maradona y Villafañe se conocieron en su adolescencia. Ambos crecieron con carencias y vieron en sus familias ejemplos de lucha y superación. Un día, “Pelusa” la invitó a tomar un helado y esa salida fue el comienzo de una larga historia. “Es la mujer con la que me voy a casar”, había declarado un joven Maradona. Cuando efectivamente se casaron, el 7 de noviembre de 1989 en una megafiesta, Diego ya era toda una estrella internacional que brillaba junto a su flamante esposa en el estadio Luna Park. La relación estuvo atravesada por mucho amor, pero también por mentiras insalvables. En 2003, el divorcio ya era un hecho, a pesar de que Diego había abandonado la casa familiar en 1998. Sin embargo, siguieron trabajando juntos -Claudia fue un pilar del programa La noche del 10 en 2005, emitido por eltrece, ciclo donde Diego incluso intentó reconquistarla-, hasta que las disputas judiciales empañaron su vínculo.

Verónica Ojeda también fue una mujer fundamental en la vida de Maradona y la madre de su hijo menor, Diego Fernando Maradona Ojeda, quien nació en 2013. Cuando se separaron, Ojeda se ocupó de que “Dieguito” no perdiera contacto con su papá, y este año se produjo un encuentro entre ambos, ya que Diego solicitaba la presencia de su hijo de manera constante. El astro se comunicaba continuamente por teléfono, según contó la nueva pareja de Verónica, Mario Baudry.

Diego Maradona y Verónica Ojeda Fuente: AFP

Diego Maradona y Rocío Oliva tuvieron un vínculo intenso que duró seis años. La joven, treinta años menor que él, lo conoció en Mar del Plata, y estuvo cerca de Maradona cuando el Diez desarrolló su tarea profesional en los Emiratos Árabes. En 2018, llegó la separación.

Rocío Oliva: “Yo conocí a un Diego fuerte” – Fuente: América TV

04:39

Oliva fue el último amor formal de Diego Maradona, y quien no pudo ingresar al velatorio en la Casa Rosada. En diálogo con Animales sueltos, el programa de América TV conducido por Luis Novaresio, la actual panelista de Polémica en el Bar, quien fuera jugadora de fútbol, contó que Maradona seguía enamorado de ella y que, cuando estaban de novios, proyectaban tener un hijo juntos, pero que nunca encontraban el momento indicado. “Siempre di todo por amor. Yo dejé mi profesión, mi familia. Con 20 años dejé a mi mamá y a mi hermanito y me fui a vivir con Diego a Dubái”, recordaba también Oliva en el programa PH: Podemos Hablar.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *