Vicentin. El Banco Nación apunta a bloquear la venta de un frigorífico de miembros de la familia de la cerealera



El presidente del Banco Nación, Eduardo Hecker Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sanchez

El Banco Nación (BNA), el primer acreedor en importancia de Vicentin con créditos otorgados por unos US$300 millones, buscará bloquear en la Justicia la venta del frigorífico Friar que integrantes de la familia dueña de la cerealera concretaron en los últimos días.

Friar era propiedad en un 50% de capitales uruguayos y otro 50% de miembros de la familia Vicentin en otra compañía aparte de la cerealera. Se trata de Vicentin Family Group. El frigorífico está en el top ten de faena vacuna en la Argentina. Hace unos días, el fondo BAF (Buenos Aires Finantial Capital) se quedó con todo el frigorífico, con plantas en Santa Fe.

En los últimos días, allegados a la empresa, además de señalar que no está vinculado con la aceitera como tal, que está en concurso de acreedores por US$1300 millones, admitieron que la familia se desprendió del frigorífico porque había entrado en un nivel de operaciones que requerían más inversiones.

Sin embargo, tras conocer la noticia de la venta, el Banco Nación, que ya ha pedido en la Justicia de Reconquista -donde se tramita el concurso de acreedores- el apartamiento del directorio de Vicentin y sanciones porque la aceitera no presentó el balance de 2019, ahora reclamará que la Justicia investigue la operación.

“Que se revise y se investigue si hay alguna maniobra de triangulación. Que la Justicia garantice que no se está produciendo un vaciamiento”, señaló una fuente del banco estatal.

En un comunicado, la entidad precisó que se presentará ante el juez federal, Julián Ercolini, para que se realice la correspondiente investigación. También pedirá que se evalúe un posible “vaciamiento”.

“El reclamo del BNA surge ante las versiones periodísticas que señalan que Vicentín vendió el 50% del frigorífico Friar al fondo Buenos Aires Finantial Capital (BAF Capital) y, al mismo tiempo, habría transferido a Uruguay los fondos que se generaron en esa operación, en vez de utilizar esos recursos para achicar la deuda de más de US$300 millones que mantiene con el Banco Nación”, precisó el banco.

En una reciente entrevista con LA NACION, Eduardo Hecker, presidente del Banco Nación, había dicho que representaba un “agujero negro” que el grupo agroindustrial, con ventas en 2019 por más de US$4000 millones en todos sus negocios, hubiera terminado en un concurso por más de US$1300 millones.

El BNA elaboró un informe donde, según precisó, los bienes de cambio de la cerealera (stock de materias primas, bienes terminados y semielaborados) pasaron de US$714.326.000 en julio de 2019 a US$10.015.251 en febrero pasado.

“La cerealera concursada continúa con el desprendimiento de sus activos, en una clara maniobra para evitar la cancelación de los créditos, lo que constituye un importante perjuicio para el patrimonio del Banco”, dijo Hecker.

El presidente del banco volvió a reclamar por el balance de 2019 de la compañía, ya que consideró que es “imprescindible” para determinar qué es lo que ocurrió. Fabián Lorenzini, juez de Reconquista que lleva el concurso, convocó para el lunes a una nueva audiencia tras el pedido de intervención en la compañía que formuló el gobierno de Santa Fe.

“A esa situación se suma el informe presentado en el Concurso Preventivo por KPMG, la auditora internacional, quien se negó a continuar como auditora externa del grupo. En el escrito que presentó ante la justicia civil y comercial de la ciudad de Reconquista, KPMG informó que ‘suspendió la auditoría’ del ejercicio de Vicentín que cerró el 31 de octubre de 2019 al señalar que ‘la cesación de pagos del cliente tiene un impacto generalizado en la capacidad de la organización para continuar como empresa en marcha'”.

De los US$300 milllones otorgados en créditos por prefinanciación de exportaciones, el BNA fue recuperando más de 11 millones de dólares de Vicentin vía distintas cuentas del grupo.

En declaraciones radiales, Héctor Vicentin, director de Algodonera Avellaneda, una firma de Vicentin, señaló que este mes la cerealera va a estar presentando su balance y procediendo a renovar el directorio tras una asamblea. Lorenzini le había dado 40 días judiciales a la empresa para que presente el balance.

Hace 15 días, la AFIP le sumó más tensión a la cerealera al denunciarla por supuestas “maniobras” de facturación apócrifa para tener reintegros de IVA por ventas al exterior por unos $110 millones.

Ante esa denuncia, en esa oportunidad fuentes de la firma dijeron ver “una intencionalidad política en esta denuncia”. Agregaron que se “cumplió con el pago de todos los tributos”.

“Si en la cadena de comercialización algún eslabón de la operatoria incumplió el IVA correspondiente, no es culpa de Vicentin, sino del propio organismo que no controló como debía”, precisaron.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *