Una amenaza velada de Guzmán a los acreedores para ayudar a Kicillof



Fuente: LA NACION

La conferencia de Martín Guzmán, convocada apenas dos horas antes, tuvo un claro objetivo, que no era precisamente anunciar el envío al Congreso del proyecto de ley de “sostenibilidad de la deuda”. Ni falta hace repasar la agenda de la semana: mañana vence el plazo para que los tenedores de bonos PB21, de la provincia de Buenos Aires, acepten o no la propuesta del gobierno de Axel Kicillof de reprogramar el vencimiento por US$250 millones, que opera en la práctica el lunes próximo, para el 1° de mayo de este año. Kicillof necesita que al menos el 75% de esos bonistas acepten la oferta para no ser declarado en default en caso de no pagar.

Guzmán hizo un anuncio y planteó el escenario general: dijo que la Nación no le hará un salvataje al gobierno bonaerense (es decir, si los bonistas no aceptan la propuesta no aportará los fondos para pagar que necesitan en La Plata), e insistió varias veces en que ambos gobiernos están trabajando coordinadamente para salir juntos de este proceso, con una negociación “que permita que la economía crezca”.

Por un lado, el ministro de Economía dijo estar actuando de buena fe y les reclamó a los acreedores la misma actitud en esta negociación que, en los hechos, aún no comenzó. Por otro, aun con el tono moderado y calmo que lo caracteriza, les advirtió al menos dos veces que ponerse duros para aceptar las ofertas que reciban “será más ruinoso para todos”.

Si hubiera habido un intérprete sin filtro, la traducción sería: no crean que si no aceptan el único perjudicado será el país (que por cierto sufriría mucho en varios aspectos), porque ustedes entonces deberán pasar a pérdida los miles de millones de dólares que invirtieron aquí. Podría decirse que otro destinatario, secundario pero fundamental, también haya sido el Fondo Monetario, principal acreedor único de la Argentina.

La misma advertencia les cabe en particular a los que tienen los bonos emitidos en 2011 por el entonces gobernador Daniel Scioli, que hasta ahora solo tienen garantizado cobrar la cuota de intereses (unos US$27 millones). Dijo Guzmán: la provincia está coordinando la estrategia con el gobierno nacional, pero rige el mismo principio: se pagan los intereses porque no se está en condiciones de pagar los vencimientos de capital. Pero reclamó al mismo tiempo que “el proceso debe ser rápido”, para no demorar la normalización de la economía.

Seguramente el tema se terminará de definir entre el presidente Alberto Fernández y el gobernador Kicillof, en el viaje que están comenzado ahora a Israel.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *