Traspié. El Gobierno declaró desierta la licitación de los bonos del Tesoro



Fuente: LA NACION

El Tesoro necesitaba que la licitación de tres instrumentos que ofreció hoy en el mercado fuera exitosa para poder reunir el dinero con el que pagaría el jueves el vencimiento del bono AF20. Sin embargo, el resultado fue mucho peor al esperado, ya que la licitación fue declarada desierta. Esta era la primera gran prueba para ver la capacidad del Gobierno de financiarse en pesos, y lo que suceda probablemente marcará el camino de otros vencimientos importantes, como los del A2M2, TC20 y TJ20.

El Ministerio de Economía quiere evitar pagar con emisión el AF20, ya que significaría volcar en el mercado $96.000 millones, en un contexto en el cual el jueves también hay vencimientos de $9600 millones de Lecap y el Banco Central debe renovar $150.000 millones de Leliq. En caso de no absorber esos pesos, muchos podrían ser destinados a comprar dólares, lo que haría aumentar la brecha cambiaria. Por eso se buscaba seducir a los acreedores con la licitación de los tres instrumentos del Tesoro.

Pero los analistas criticaron que los incentivos para adquirir los bonos estaban mal establecidos, ya que a la mayoría de los tenedores del bono AF20 les convenía no comprar los nuevos instrumentos y cobrar el jueves. El problema es que si todos los acreedores elegían esa opción, el Gobierno iba a tener problemas para pagar el AF20 sin tener que emitir, lo que finalmente ocurrió.

“En la medida en que la intención es que el pago de los nuevos bonos se realice con los fondos del vencimiento del AF20, las dudas sobre el pago del AF20 podrían inhibir la demanda de los nuevos papeles. Esto, a su vez, podría alimentar los temores de que el AF20 no se cancele en tiempo y forma”, había dicho el economista Eduardo Levy Yeyati, director de la consultora Elypsis, antes de conocer el resultado.

Como indició el economista Fausto Spotorno, la licitación de los tres bonos estaba pensada para los tenedores del AF20, ya que los instrumentos tenían un precio mínimo que estaba muy por encima de las cotizaciones de bonos similares. “Lo más probable era que aquel que entraba a la licitación perdiese mucho en un día. Por lo tanto, los únicos que tenían capacidad de entrar eran los que podrían ganar algo con cobrar el AF20. Por eso se trataba de una ‘licitación-canje'”, explicó el director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres.

Ahora, el Gobierno tiene tres alternativas para el vencimiento del jueves: pagarlo, hacer un reperfilamiento de forma unilateral -como ya se hizo con las letras-, o caer en default, que es la opción menos probable, ya que se trata de un monto chico en relación a los próximos vencimientos.

“Hacer default del bono sería la peor solución, porque tiene muchos tenedores internacionales, que también son acreedores de otros bonos emitidos bajo ley internacional con los cuales habrá que negociar después. Pero además, porque podría causar un gran daño a la actividad económica entre tenedores locales”, agregó.

Del total de tenedores del AF20, un 20% son bonistas locales y un 24% está en manos del fondo Templeton. El resto son acreedores internacionales minoristas. Hoy el bono llegó a cotizar con una suba del 3%, pero terminó cayendo 0,09%, en relación al cierre anterior.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *