Talleres para empleados. La educación financiera llega a las empresas



La preocupación sobre qué hacer con los ahorros y cómo administrar las inversiones ocupa cada vez un lugar más relevante entre los argentinos Fuente: Archivo – Crédito: Shutterstock

El bienestar financiero, el ahorro y la previsión, dejaron de ser temas que se debaten solo puertas adentro. A escala global, los talleres y las capacitaciones sobre finanzas personales están a la orden del día en las grandes empresas. La tendencia empezó a asomar hace algunos años y en 2020 – efecto pandemia y aislamiento preventivo de por medio- se va afianzando en el podio de los beneficios más valorados por los empleados.

Es que el Covid-19 y sus consecuencias económicas, prendió alertas en torno a la necesidad de tener las cuentas en orden y una previsión financiera para hacer frente a emergencias. Según datos de una encuesta realizada por MetLife en los Estados Unidos, “el dinero es la principal preocupación para el 52% de los trabajadores a tiempo completo, frente al 44% que manifestó estar más ansioso por la salud física y mental”.

Y si en el mundo conseguir ayuda y herramientas para lidiar con el estrés financiero es clave, en la Argentina de la cuarentena más larga del mundo,la caída histórica del PBI, la inflación y el cepo cambiario, la capacitación debería ser una asignatura obligatoria.

Un estudio de la consultora Willis Towers Watson arroja que 42% de los empleados dice que está viviendo al día y 27% indica que la cantidad de deudas afectan su calidad de vida. Estos resultados son prepandemia y ya en ese momento (2019) el 71% de los empleadores que participaron de la muestra tenían previsto “tomar un rol activo para alentar a los empleados a administrar mejor sus finanzas”.

“Hay en las empresas una preocupación por ayudar y capacitar a sus empleados en el manejo de sus finanzas promoviendo programas de Bienestar Financiero costumizados o diseñados a medida según las distintas necesidades o preocupaciones de los grupos. Se abordan temas como la planificación, el ahorro y la inversión”, explica Diego Deza, director de retiro de Willis Towers Watson.

“Así como hace unos años la tendencias en los departamentos de recursos humanos era promover la salud física de los empleados, ofreciendo descuentos en gimnasios y comida saludable, por ejemplo, en este último tiempo la salud financiera se convirtió en una herramienta clave para incrementar el bienestar de los colaboradores”, aporta Alan Mac Carthy, cofundador y COO de la plataforma de inversiones Front, que este año empezó a ofrecer, junto a su equipo, capacitaciones online para empresas.

“Las empresas vienen cambiando y evolucionando en la oferta de beneficios, dándoles a los empleados la posibilidad de formarse en temas que van más allá de sus tareas especificas porque hacen al bienestar y al desarrollo integral de la persona. Cada vez vemos más ofertas de beneficios y herramientas que le permitan potenciar su desarrollo en forma integral como individuos, y es en ese contexto que aparecen entre otras la formación financiera e impositiva”, explica por su parte Gonzalo Rossi, CEO de Whalecom, una empresa de consultoría en procesos de cambio organizacional.

Nociones básicas

¿Qué tipo de conocimientos o herramientas buscan para los empleados? “La necesidad que nos hacen llegar es la de darles a sus colaboradores nociones básicas de finanzas personales. Desde cómo ordenar los gastos, cómo armar un flujo de caja hasta entender cuáles son las mejores prácticas de ahorro”, describe Mac Carthy.

Deza desgrana los programas que encaran desde la consultora: “Trabajamos fundamentalmente sobre tres pilares: educación; herramientas tecnológicas para ayudarlos en su planificación; y beneficios o condiciones más ventajosas para la contratación de servicios financieros (seguros, bancos, inversiones, etc) que son negociados por la compañía con distintos proveedores”.

Los temas centrales que no faltan en ninguna capacitación tienen que ver con: control de gastos y presupuesto personal/familiar; gestión de deudas; fondo de emergencia, planificación anticipada del fondo de retiro y nociones de inversión.

“La falta de conocimiento de conceptos financieros básicos lleva muchas a veces a los individuos a tomar malas decisiones con su dinero. Además, cuanta menos cultura financiera, menos acceso a productos financieros útiles y de calidad”, dicen desde Mercer, otra consultora líder en recursos humanos, abonando la tendencia actual de los beneficios enfocados en el cuidado integral del empleado: bienestar físico, emocional, financiero.

Y la ventaja es mutua. En un trabajo publicado por PWC resaltan que los programas de financial wellness también impactan positivamente en la organización.

“Mejorar el bienestar financiero de los empleados puede impactar favorablemente en los resultados de una organización. Los empleados que no son saludables desde el punto de vista financiero suelen estar estresados y distraídos, lo que afecta el presentismo, la productividad y los costos de atención médica”, precisó el informe.

Caja de herramientas

“En general, los que participan en las capacitaciones nunca invirtieron en el mercado financiero. Lo que buscan es poder entender como dar el primer paso y cuál es el mejor instrumento para hacerlo. Hablamos sobre los FCI y las ventajas para los pequeños ahorristas”, dice Mac Carthy y agrega que quienes están un poco más familiarizados con el mundo de las inversiones las inquietudes se orientan hacia conocer más sobre los Cedears.

Las fintech están siendo protagonistas de esta movida de educación financiera. Así Banza, la plataforma de inversiones de AdCap, también dice presente en este tipo de capacitaciones a través de webinars.

La falta de conocimiento de conceptos financieros básicos lleva muchas a veces a los individuos a tomar malas decisiones con su dinero Crédito: shutterstock

“No solo hacemos hincapié en la importancia del ahorro como hábito, sino que también focalizamos en la utilidad de los distintos instrumentos de inversión que ofrece el mercado de capitales para invertir según las distintas necesidades”, cuenta su CEO, Pablo Juanes Roig y resalta un interés que ve repetido en las capacitaciones para empleados en relación de dependencia: “en cuarentena notamos mucho interés en saber cómo invertir el dinero del sueldo los diez primeros días del mes, hasta que llega el momento de pagar las cuentas”. “Se volvió un hábito y para eso se valen de los FCI de money market”.

“Un único programa de beneficios para todos los empleados no satisface las diversas necesidades.Para aumentar el valor es necesario alguna segmentación y ofrecer flexibilidad y/o elección para abarcar distintos momentos de la vida de los empleados: desde la compra de su casa, prever la escolaridad de los hijos, hasta el planificar el retiro”, explica Deza, haciendo foco en que las capacitaciones no deben ser estandarizadas para todos los empleados de una organización.

De hecho, las empresas tomaron nota de la gran necesidad que hay entre sus empleados de contar con mejores herramientas para manejar su dinero, pero también de la necesidad de asistencia o ayuda financiera.

En una encuesta que Willis Tower Watson hizo durante los primeros meses del aislamiento social preventivo obligatorio (ASPO) y presentó a fines de junio, surgió que: casi 30% de los empleadores están evaluando implementar “soluciones de asistencia financiera de emergencia” como prestamos o anticipo de sueldo. Y cerca de 20% piensa implementar nuevos cursos de ayuda y orientación financiera.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1