Soja: el insólito motivo que demoró una compensación y la última promesa de pago del Gobierno



El presidente de la FAA, Carlos Achetoni

El presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, contó el insólito motivo que llevó en las últimas semanas a que se demore el pago de una compensación a los pequeños y medianos productores de soja. Fue por complicaciones en un sistema donde se debían registrar quienes no querían acceder a ese beneficio. Esta compensación se estaría comenzando a pagar hoy mismo según prometieron en el Gobierno.

El 27 de noviembre pasado se publicó en el Boletín Oficial la autorización para el pago de las compensaciones para pequeños y medianos productores de soja, donde en un anexo se informaba el listado de los beneficiarios de la medida.

Luego de la publicación oficial, pasaron los días y el pago del beneficio se demoró sin explicaciones. El dirigente de FAA contó que recién la semana pasada le avisaron desde el Gobierno que tenían complicaciones en el sistema de renuncias a las compensaciones de aquellos productores que no querían ser alcanzados por el beneficio. “Esta semana nos habían asegurado que el dinero estaría depositado en las cuentas de los productores pero nada de eso ocurrió “, dijo Achetoni a LA NACION.

Fuentes cercanas al Gobierno informaron que a partir de esta noche se verán reflejados en los CBU de los productores el depósito correspondiente. “Primero se empezará por los que tienen cuenta en el Banco Nación para luego completar con el total de 38.000 productores”, dijeron. A Achetoni en las últimas horas también le informaron de esta novedad, caso contrario si no se concreta hará un reclamo en Agricultura.

Según la resolución oficial, el productor beneficiario será compensado por las ventas realizadas en el período 1º de febrero a 30 de septiembre de este año, donde se tendría en cuenta la información relacionada con las ventas de soja brindada por Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

La medida estuvo dirigida a quienes habían declarado una superficie sembrada de hasta 400 hectáreas destinadas al cultivo y facturado durante 2019 un máximo de $20 millones.

“Son ventas que los productores hicieron en el mes de febrero o marzo y no está bien que se los manosee continuamente, retrasándoles el beneficio. Los productores necesitan ese dinero para hacer frente a sus obligaciones, que tanto tiempo esperaron”, expresó.

Por último, el dirigente remarcó la preocupación de todos sus asociados por la reciente sanción de la ley que modifica la normativa sobre el manejo de fuego, en donde se expone a los productores a una situación límite (no pueden hacer cambio de uso de un suelo incendiado entre 30 y 60 años sin distinguir si el fuego fue provocado o no).

“Duele las implicancias de la ley. El pedido de muchos es que el presidente Alberto Fernández no la promulgue, porque fue sancionada de manera inconsulta, con total desconocimiento. Lamentablemente no tuvo el tratamiento que se merecía”, concluyó.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *