Siembran en África, reciben fondos de EE.UU. y dan empleo a 1200 personas



Jorge López Menéndez con un productor africano

Jorge López Menéndez vive desde hace seis años en África. Lo hizo en Sierra Leona y ahora en Ghana. Forma un proyecto para hacer una producción sustentable, generar empleo, disminuir la pobreza, impulsar a las mujeres en la agricultura y concientizar sobre el medio ambiente. Ese emprendimiento siembra 1500 hectáreas en Sierra Leona y 1200 hectáreas en Ghana, entre otras naciones. Además, ayuda a productores pequeños en aproximadamente 1000 hectáreas con insumos y know how. Cuenta con el apoyo de programas de los Estados Unidos, entre otros países, y emplea a más de 1200 personas. Llevaron hasta allí la siembra directa argentina, una práctica que conserva el suelo, e importan otras tecnologías.

“Si para hacer dinero tenemos que destruir el ambiente, no lo hacemos. Nuestra empresa está pensada para cuidarlo, combatir la pobreza dándole oportunidad a las mujeres que están muy postergadas”, dijo.

Warc Group, como se llama la empresa donde se desempeña, es un proyecto que inició el argentino Emiliano Mroue en Sierra Leona hace nueve años, originalmente pensado para el cultivo de arroz, pero con el tiempo fue ampliando su horizonte y con más personas, entre ellos López Menéndez. Hoy también están en Kenia, Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial, Liberia y Ghana.

El emprendimiento hoy se enfoca en distintos cultivos, como maíz, soja y arroz, dependiendo de la región y el tipo de rotación que deben hacer para el cuidado del suelo. En tanto, trabaja con un programa que recibe donaciones de Estados Unidos, como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), la Clinton Global Initiative, cooperaciones de Alemania, CordAid de los Países Bajos y el Banco Mundial. La firma es auditada para comprobar que en todas las posiciones laborales se cumpla un requerimiento especial: que el 50% de la planilla de todos los sectores sea con mujeres.

En el proyecto el 50% de los puestos de trabajo son para las mujeres

“El cupo de mujeres tiene que ser cercano al 50% en el trabajo de campo y en las posiciones gerenciales. Una mujer puede manejar tractores o estar en el área administrativa. La idea es que en el proyecto haya una nómina equilibrada compuesta por 50 y 50. La primera vez, cuando pusimos a una mujer en un tractor, no la respetaban; después pasó todo lo contrario, las mujeres tienen un buen desempeño y ahora lo haríamos por elección”, aseguró.

Otro de los puntos importantes del empleo femenino, según el productor, es que aproximadamente el 90% de los ingresos de esas mujeres que trabajan en la compañía va a parar a los gastos del hogar. “En cambio, el porcentaje que aporta el hombre es menor y si ayudamos a una mujer, los niños tienen mejor escolaridad y esto mejora la calidad de vida de las familias en general”, señaló.

Los productores argentinos llevaron el sistema de siembra directa para concientizar a la población africana a realizar una agricultura sustentable. Importan semillas y tecnología argentina.

“Tenemos un montón de tecnología argentina; el impacto es estupendo. Los sistemas que se usan acá son destructivos del ambiente, tienen la cultura de remover la tierra y quemar los campos, pero nuestro sistema es una solución al problema y más en países como estos que necesitan el alimento”, dijo. La siembra directa en África es usada por ahora en menos del 1% del continente.

La maquinaria argentina es usada por productores de varios países de África

“Somos los primeros que hemos traído sembradoras (para siembra directa) y hoy ya tenemos más de 20 en esta zona. Hacemos capacitaciones para concientizar a través de la extensión training farm para compartir ideas con los productores de las comunidades. La extensión es la base del proyecto de la empresa para que los agricultores locales puedan usar la misma tecnología. Un productor solo le cree a otro y hasta que no ve la máquina trabajando y los beneficios no lo implementa, y eso es un proceso que tarda hasta que lo adoptan”, aseveró.

“Acá podés producir dos cultivos como mínimo: maíz, sorgo, soja o girasol. Combinado, metemos dos por año, dependiendo de las necesidades. En Sierra Leona, el cultivo principal es el arroz y en Ghana es el maíz. Nos adaptamos a cada país”, afirmó. Sierra Leona es el segundo consumidor de arroz a nivel mundial y el 70% de la población vive de la agricultura de subsistencia.

A través de su programa, alquilan los equipos a los productores de los países donde tienen presencia. En la actualidad el proyecto genera más de 1000 puestos de trabajo directos e indirectos en Sierra Leona y otros 200 en Ghana. Además, a través del apoyo de universidades de América Latina, Estados Unidos, Australia y Francia, han creado oportunidades para que ingenieros agrónomos o personal técnico puedan llevar sus conocimientos a esos países y entrenar a los pobladores.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1