Se le quemaba el campo y se hicieron pasar por brigadistas para supuestamente intentar tomarlo



El productor Gustavo Grion denunció la llegada de personas que se querían quedar en el establecimiento con la excusa de combatir el fuego Crédito: Gentileza Gustavo Grion

CÓRDOBA.- Los productores del norte cordobés están en estado de alerta después de un confuso episodio que se registró en Quilino, donde el dueño de un campo denunció que un grupo de “supuestos” brigadistas intentó ingresar y ocupar el lugar donde los bomberos contenían un incendio.

En diálogo con LA NACION, Gustavo Grion, dueño del campo de Quilino, indicó que la semana pasada las llamas del incendio de San Pedro Norte ingresaron al lugar, por lo que se trasladaron a colaborar con los bomberos. Una vez controladas las llamas se quedaron en guardia de cenizas.

“A la noche llegaron cuatro mujeres en un auto y pidieron quedarse a dormir en la casa del casco del establecimiento. Les dijimos que no por más que se presentaban como brigadistas, defensores del monte que venían a ayudarnos. No eran los baqueanos que siempre colaboran”, describió.

A los días siguientes dos hombres y dos mujeres hicieron la misma propuesta. “Pidieron quedarse a dormir y siempre nos negamos”, contó. El viernes las llamas se reiniciaron y Grion regresó al lugar. Se encontró con una camioneta con gente ya adentro del campo a la que se sumaron dos más con unas 20 personas que “insistían en entrar para sumarse al combate de las llamas. Hubo un altercado con los bomberos que sostenían que esa gente no tenía la ropa adecuada ni preparación para ayudar; no nos presentaron credenciales de brigadistas”.

Los altercados continuaron, incluso con “varios integrantes” del grupo que les planteaban problemas a los bomberos para dejarlos avanzar con sus vehículos. “Preocupado por lo que estaba pasando en el país y a sugerencia de los bomberos, pedí asistencia policial. La Policía Rural de Ishilín, Tulumba y Quilino se presentó. No regresaron más a mi campo; hubo un intento en otro pero como la Policía estaba alertada, no pudieron avanzar. Lo llamativo eran que insistían en quedarse a dormir. La esposa del encargado tampoco los conocía, no eran de la zona”, sintetizó Grion.

El productor insistió que lo ayudó el sistema de WhatsApp de la Rural de Jesús María por el que pudo alertar para que llegara la Policía, ya que no había señal. La llegada de los efectivos terminó de disuadir cualquier intento.

“No había chicos, eran mujeres y hombres y lo extraño era que subrayaban que querían quedarse a dormir”, agregó. Aunque se presentaban como brigadistas, tenían ropa con nylon, la más desaconsejada para acercarse al fuego y los bomberos no los conocían.

“No había chicos, eran mujeres y hombres y lo extraño era que subrayaban que querían quedarse a dormir”, dijo el productor afectado

Frente a los problemas de usurpación que se vienen registrando en distintos puntos del país, la Sociedad Rural de Jesús María publicó una guía de procedimientos. Por ejemplo, recomienda mantener los inmuebles rurales cerrados con candado, y de ser posible, con personal que viva allí. Además, realizar las denuncias correspondientes ante la Justicia local (fiscalías) porque es un delito denominado “ordinario”. En los casos de urgencia, pedir intervención policial.

La entidad explicó que en caso de usurpación se deben presentar como particular damnificado o querellante para poder intervenir en el proceso penal y acompañar la denuncia de pruebas. Recomienda pedir, junto con la denuncia, el dictado de medidas urgentes que permitan hacer cesar el delito o sus efectos inmediatos.

Para la Rural de Jesús María, lo que ocurrió en este caso es una “intromisión que no encuadra en los moldes de prevención y extinción” de fuego.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *