Retenciones: por qué un aumento no evitaría la suba de los alimentos



Los especialistas aseguran que es falso que los derechos de exportación sean una “herramienta” para bajar los precios Fuente: Reuters – Crédito: Andres Stapff

Las declaraciones de la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, expresando que el Gobierno no descarta una suba de las retenciones para frenar la inflación en los alimentos, encendieron las alarmas en el campo. Consultados por LA NACION, especialistas del sector advirtieron que es falso que los derechos de exportación sean una “herramienta” para bajar los precios y aseguraron que lo único que generaría es mayor desincentivo para la producción.

“Todesca sabe perfectamente que un aumento en las retenciones no tiene impacto sobre la mesa del consumidor”, dijo el director del Departamento Económico de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Matías Lestani. “El precio no va a bajar, ni en lo que es trigo ni en lo que es maíz. En la carne puede llegar a tener algún efecto, pero el daño sería muy grande”, agregó.

A su vez, Lestani opinó que la medida podría ser justificada desde el punto de vista de la recaudación, aunque sin demasiados fundamentos por parte del Gobierno. “De mantenerse los precios internacionales como están, van a recaudar casi 7000 millones de dólares extra que no se tenían en cuenta en el presupuesto 2021”, precisó.

Aumentar los derechos de exportación lo único que hace es bajar lo que percibe el productor en su bolsillo

Matías Lestani, director del Departamento Económico de CRA

“Aumentar los derechos de exportación, especulando con que eso baje el precio interno del producto, lo único que hace es bajar lo que percibe el productor en su bolsillo. Se lo podría justificar por el lado de la recaudación, pero no por el lado de desacoplar los precios internos de los externos”, apuntó.

Además, según Lestani, una medida de este tipo perjudicaría particularmente al sector de la carne: “Al no tener incentivos para hacer animales pesados para la exportación, porque varios mercados se te van a caer por la diferencia de derechos, comenzaría a haber menos productos. El efecto sería a la inversa y habría menos carne. Se podría lograr una baja en el precio, pero de muy corto plazo”.

Una suba en los derechos de exportación podría generar una reducción mínima en los precios finales Fuente: Reuters – Crédito: Paulo Whitake

En tanto, David Miazzo, economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), remarcó que la incidencia de los granos en el precios de los alimentos es muy baja.

“Uno de los casos que más lo explica es el trigo en el pan, que es menor al 15%. Una suba de 10% en los derechos de exportación de ese cereal podría generar, cómo mucho, una reducción del 1,5% en el precio final del producto”, señaló a LA NACION.

“En el caso de la leche, el maíz explica menos del 5% del precio al consumidor, mientras que la soja prácticamente no tiene incidencia en ningún producto a nivel local. En la carne se puede llegar a lograr un efecto, pero como contrapartida matás al feedlot y destruís la cadena”, agregó.

Para Miazzo, lo más importante de entender es que, incluso si la medida llegase a tener un impacto, este sería por única vez y muy bajo: “Con una inflación del 4% mensual, me pregunto qué efecto puede tener que logres bajar el 1,5, 5 o 10% de algún producto solo por única vez”.

Según Lestani, la medida podría generar una baja en el precio de la carne, pero sería un efecto de muy corto plazo Fuente: LA NACION – Crédito: Soledad Aznarez

En ese sentido, desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) aseguraron que la política de aumento de retenciones no traería más que resultados contraproducentes, tal como lo reflejan distintos informes ya realizados sobre el tema.

. “Las medidas de derechos y restricciones a las exportaciones son una mala política que no impactan en el costo de alimentos, ya que el trigo y el maíz representan un porcentaje muy bajo del precio final”, dijeron.

“En cambio, sí impactan negativamente sobre el bienestar del productor y sus decisiones. Como ya pasó, y señalan los modelos de simulación, lo que sucede es una caída del área, que a su vez lleva a una caída de la inversión en tecnología y, por tanto, también de la producción y las exportaciones”, precisaron desde la entidad.

Por su parte, el analista Jorge Ingaramo coincidió en que el impacto de una suba de las retenciones en los precios sería muy menor y produciría más distorsiones. “No cabe duda que algo así daña la producción y la comercialización. Lo del Gobierno yo lo veo más como una amenaza”, indicó. Y agregó: “Hoy los precios internacionales son altos. Poner retenciones y perder un negocio de largo plazo por una situación de corto plazo no tiene ningún sentido”.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *