Retail. El Covid es el mejor aliado del comercio de cercanía



En todo el mundo el comercio de cercanía apostó a la tecnología para ganar clientes en medio de la pandemia

Los autoservicios y almacenes de barrio están a poca distancia de muchas casas, abren durante muchas horas y son lo suficientemente pequeños como para que los clientes no se queden demasiado tiempo adentro. Ya no venden solo artículos de primera necesidad, como leche, cerveza y golosinas Y ofrecen otros servicios, desde cargar bicicletas eléctricas en Corea del Sur hasta pagar compras online en México. En teoría, esto los hace perfectamente adecuados para la pandemia. ¿Y en la práctica?

Antes de la pandemia, estos comercios conocidos como “convenience stores” tenían resultados disímiles. Algunos se beneficiaron debido a que los estilos de vida más ajetreados, los hogares más pequeños y las poblaciones que envejecían llevaron a más personas a comprar poco, a menudo y localmente. Fueron las únicas tiendas físicas en Corea del Sur cuyas ventas crecieron en 2019. Oxxo, una cadena mexicana con unos 20,000 puntos de venta en América Latina, reportó ventas por US$8700 millones en 2019, un 10% más que el año anterior. Minimercados, que en su mayoría operan como franquicias, se han abierto en China, India y Tailandia.

En otros lugares han luchado por sobrevivir. En Japón, hogar de las tres cadenas de convenience stores más grandes del mundo, han estado en franco declive. El precio de las acciones de Seven & i Holdings, el gigante que posee 7-Eleven y representa un tercio de los US$360.000 millones en ingresos globales de la industria, ha caído alrededor de un 30% en los últimos dos años, ya que los inversores se enfriaron en su saturado mercado interno. Sus dos rivales japoneses, FamilyMart y Lawson, también se han quedado rezagados.

A pesar del potencial aumento de la pandemia, el desempeño de este año ha sido igualmente desigual. El valor promedio por transacción de las convenience stores en China aumentó en un 120% en el punto álgido de la pandemia y se mantuvo alto. En Gran Bretaña, el Co-operative Group declaró que las ventas aumentaron un 8% en el primer semestre, año tras año, hasta alcanzar los US$760l millones), gracias a sus minimarts Co-op y Nisa. Al mismo tiempo, Seven & i reportó una caída del 12% en las ganancias operativas en los tres meses hasta agosto. FamilyMart perdió dinero en el tercer trimestre. La empresa matriz de Oxxo, Femsa, también está en números rojos este año.

Nuevos hábitos

Aunque algunos hábitos de compra pandémicos favorecen a las tiendas de conveniencia, otros no. Los rivales ofrecen los mismos productos por menos y los llevan a su puerta, a menudo en una o dos horas. Deliveroo, una aplicación británica de entrega de alimentos (en parte propiedad de Amazon), transporta bebidas alcohólicas de los supermercados. En agosto, DoorDash, un estadounidense que se asoció con 7-Eleven en los primeros días de la pandemia, lanzó su propio DashMart virtual.

Para defenderse de los rivales, las tiendas deben evolucionar con las cambiantes ideas de conveniencia de los compradores, dice Amanda Bourlier de la consultora Euromonitor International. Una cadena estadounidense, Wawa, ha abierto tiendas de autoservicio. Los locales de Corea del Sur y Japón, que enfrentan escasez de mano de obra, están jugando con pagos automatizados. En Estados Unidos, 7-Eleven ahora entrega pedidos en línea a hogares, así como a lugares públicos como parques. Pero su casa matriz también compró Speedway, una cadena de estaciones de servicio estadounidenses, por US$21.000 millones. Eso agrega 3900 puntos de venta a los más de 9000 locales 7-Elevens en Estados Unidos (y 70.000 aproximadamente a nivel mundial).

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *