Reservas: el Banco Central hizo la mayor compra de dólares en seis meses y medio



El BCRA aprovechó el veranito cambiario y hoy compró US$125 millones Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sánchez

Suele ocurrir. Aquello que alguna vez fue un problema, luego se convierte en una solución. Pueden dar cuenta de ello quienes manejan la mesa cambiaria del Banco Central (BCRA) y hoy lograron concretar la mayor compra de reservas en seis meses y medio, al alzarse con unos US$125 millones, algo así como el 45% de los US$276,2 millones operados en la plaza cambiaria oficial.

Se trata de la sumatoria de reservas más importante desde mayo pasado, cuando compró US$279 millones y consolida una muy oportuna “racha” compradora que se inició el tercer día hábil del mes y ya le había permitido hacerse de unos US$180 millones hasta hoy.

Una conjunción de factores, que incluye el “pico” estacional en la demanda de pesos transaccionales para afrontar pagos y el buen momento que atraviesan los precios de las commodities agrícolas -entre otros-, le permitiría al BCRA cerrar el último mes del año con un saldo favorable por sus intervenciones en el mercado de cambios, el primero desde junio, cuando se aplicó el primer paquete de restricciones a la demanda (luego ampliado en septiembre) y el tercero que podría cerrar tras saldos favorables también en enero y marzo en un año que lo tuvo mayormente del lado vendedor (ventas por US$4700 millones).

A eso hay que agregar la cuota de fortuna que derivó del decreto 790/2020 que a comienzos de octubre oficializó un esquema “rebaja temporal” en la alícuota de retenciones. La norma estableció que caerían del 33% al 30% durante ese mes, antes de subir al 31,5% en noviembre y al 32% durante el mes en curso, para luego regresar al nivel inicial del 33% al comenzar 2021, considerando el caso de los granos de soja, y que los exportadores accederían a ese beneficio al presentar la declaración jurada de venta al exterior (DJVE) y no desde el momento de la liquidación efectiva de lo percibido por esa venta

Eso provocó que durante ese mes, para atrapar el “beneficio”, se anotaran exportaciones 71% superiores en volumen a las registradas en igual mes de 2020, aunque las empresas del sector solo liquidaron US$1716 millones, monto 4% inferior al aportado en septiembre y 13% menor en la comparación interanual.

Aquello que no ingresó durante ese mes, comenzó a hacerlo en los meses siguientes y en especial por estos días, con la soja recuperando impulso alcista y superando los US$450 la tonelada. La consultora FIDE estimó hace algunas semanas que las operaciones ya declaradas y pendientes de liquidación aportarían al mercado unos US$3200 millones entre diciembre y enero.

Un diciembre en positivo

Incluso, el economista Nicolás Zeolla, autor de ese informe, consideró que se generaron condiciones para que el BCRA obtenga un saldo favorable de unos US$1700 millones por sus intervenciones en el mercado, descontando la muy acotada demanda de dólares por dolarización privada y los recortados pagos de deuda de las empresas, tras las normas que las obligaron a refinanciar los vencimientos más importantes.

Los analistas y operadores recuerdan que parte de ese fenómeno es producto de las fuertes restricciones aplicadas a la demanda, que quedó reducida a su mínima expresión.

Pero celebran el raid oficial de compras porque aporta calma al mercado, puede ayudar a mantener en baja a las denominadas “brechas cambiarias” y, sobre todo, porque llega en momentos en que la tenencia de reservas netas del BCRA estaban cerca de tocar fondo.

Por eso recomiendan que el Gobierno compre todo el excedente que le sea posible, aunque evitando pisar en demasía las importaciones, por el impacto que puede tener en la actividad.

“Hay múltiples factores que confluyeron: el aumento en la demanda estacional de pesos de diciembre, con empresas vendiendo dólares al MEP para pagar aguinaldos, viene bien la cosecha de diciembre y hay expectativas en torno a la negociación con el FMI en el marco de medidas de corte ortodoxas, como el límite al financiamiento monetario y al déficit fiscal 2020, la suba de la tasa de interés, más allá del relato político”, explica el economista Federico Furiase, de la consultora EcoGo, al describir el “veranito”

Pero recuerda que este clima enfrenta riesgos por las dudas que puede generar en el mercado la aceleración que muestra la inflación durante el mes en curso. “El IPC puede empezar con 4, a partir de los efectos de segunda ronda que dejan carnes, combustibles, prepagas y turismo, más aún cuando el dato se conozca en un contexto de repliegue en la demanda estacional de pesos”, advierte.

“Estas compras hacen posible tener un fin de año con relativa calma cambiaria, pero hay que tener en cuenta que en las próximas dos semanas seguramente habrá menor volumen en el mercado por las fiestas y feriados”, comentó a la agencia Reuters Roberto Geretto, economista del Banco CMF.

Todo sucedió en una jornada en la que el BCRA convalidó una devaluación del 0,37% del peso, al permitir que el dólar mayorista o comercial trepe de $82,88 a $83,15 (31 centavos). “Hubo un buen incremento del volumen, intentando llegar a los US$300 millones por operaciones que se adelantan tomando en cuenta las pocas ruedas que quedan para cerrar el año”, estimó el operador Sebastián Centurión, de ABC Mercado de Cambios.

“Hubo fuertes compras del BCRA, pero en un escenario de muy escasa demanda autorizada”, hizo notar Gustavo Quintana, de PR Cambios.

En la rueda de hoy, los dólares financieros cayeron entre 1,4% y 1,6%, lo que dejó al dólar MEP a $138,80 y al contado con Liquidación (CCL) a $139,80, lo que deja la “brecha” con el mayorista entre el 67% y 71%, según en caso.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *