Recalculando. La industria de los eventos da pelea para sobrevivir



Junto con los grandes espectáculos, celebraciones clásicas como cumpleaños de 15, viajes de egresados y casamientos quedaron en suspenso desde marzo. ¿Cómo afectó la pandemia a los organizadores y cuáles son las alternativas para reprogramar?

La temporada fuerte para el sector de eventos compuesto en su mayoría por pymes y cuentapropistas que articula con al menos 40 rubros entre decoradores, iluminadores, sonidistas, choferes, pasteleros, cocineros, modistas, fotógrafos, floristas, y mucha más variedad, se desarrolla en marzo, abril y mayo en el área metropolitana.

“Creo que vamos a ser los últimos en volver, pero espero que sea antes de fin de año porque en todo el país más de un millón de personas relacionadas al sector de eventos están inactivas”, señala Silvia Amarante, titular de la Asociación de Organizadores de Eventos de la República Argentina (Aofrep). “Cada gobernador -agrega- está evaluando cómo avanzar con la realización de eventos, pero hasta que la pandemia no esté contenida no se va a homologar ningún protocolo”.

Natalia Baigorria

“En Mendoza el gran volumen de trabajo son los bodas de destino, que con parejas que llegan desde todas partes del mundo”. Natalia Baigorria

En algunos lugares del mundo ya se retoman con medidas de prevención actividades masivas, por eso la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una serie de recomendaciones para la planificación segura de encuentros de música y entretenimiento. Con el foco en la prevención, algunos organizadores pospusieron los eventos para octubre y noviembre, pero cada vez más evalúan que todas las actividades proyectadas se desarrollen recién en 2021.

“Un año entero de inactividad representa el cierre de empresas que ya no pueden hacer frente al costo de los alquileres y gastos fijos”, asume la presidenta de Aofrep y reconoce que “es difícil imaginar eventos familiares con distanciamiento social cuando la pista de baile es el eje de atracción”. Por ahora la expectativa está centrada en las definiciones que alcance el sector gastronómico, pero para Amarante “un primer paso sería lograr que nos permitan volver a las oficinas y poder mostrar los salones”.

Federico Batalla dirige Elite Show y produce en promedio 170 shows para eventos sociales y empresariales por año, que se caracterizan por la interacción con robots de led y sus disfraces personalizados. “La pandemia nos encontró en el mejor mes del comienzo 2020, empezábamos a estabilizar nuestra economía debido a la baja temporada de enero y febrero, y marzo, con 20 eventos señados, era muy prometedor”, dice. “La pérdida económica es total -lamenta- ya que si trabajamos cobramos y, si no, no. Además, luego del 16 de marzo, todas las consultas se frenaron, lo que nos genera una gran incertidumbre con respecto a la proyección que teníamos”.

Eventmedia que realiza producción técnica para eventos, provee pantallas de LED, sonido, iluminación, traducción simultánea, CCTV, y streaming, también se preparaba para un año “récord”.

Adrián Manzotti (Faevyt)

“Hasta ahora venimos resistiendo con los ATP y usando los fondos de reserva, pero pasan los días y no se puede actuar nada”. Adrián Manzotti

“Un parate tan repentino de la actividad no hay empresa de nuestro rubro que pueda soportarlo”, apunta Ezequiel Cuffres, director de la empresa. Además de registrar una pérdida “millonaria”, el empresario explicó que “al frenarse la actividad muchos clientes empezaron a demorar los pagos, en varios casos aún no han podido cancelar facturas de eventos realizados, lo que también nos generó demoras con nuestros proveedores, pero ya estamos normalizándonos”.

Pese a la situación, Cuffres logró mantener el staff sin reducir salarios con asistencia parcial del Programa de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) que otorga el Estado. “Es una ayuda importante, pero es insuficiente; esperamos que puedan implementarse medidas especiales para todo el sector de eventos y turismo a tiempo, antes de que ya no tengan más opción que cerrar”.

Alivio al sector

En algunas provincias del país comienzan a barajarse opciones para darle alivio al sector. El interbloque de Senadores de la Unión Cívica Radical propuso la creación por ley del “Programa de recuperación post Covid-19”, para asistir a empresas que desarrollan servicios de hotelería, gastronomía, catering, organización de eventos, transporte turístico terrestre y fluvial, agencias de viajes, espacios culturales turísticos, peloteros y servicios de eventos infantiles, entre otros asociados a estas actividades.

Aunque se sobreentiende que el negocio permanecerá paralizado un tiempo más, los empresarios buscan agilizar canales de diálogo y diferenciar los eventos masivos de los familiares que, según explican los organizadores, podrían reactivarse en octubre bajo protocolos de seguridad, con menos personas y contacto limitado.

Mauro Simón (Surland)

“Cómo los viajes para este año ya los teníamos vendidos en 2019, el impacto de la pandemia recién lo vamos a tener cuando termine 2020”. Mauro Simón

En el Balneario 13 de Punta Mogotes, en Mar del Plata, Lorena Castro organiza casamientos, bautismos, fiestas de 15 años y otro tipo de agasajos, a lo largo de todo el año. Además de sorprender, la pandemia generó una total incertidumbre. “Todavía no sabemos cuándo podremos volver; van a quedar secuelas en nuestra actividad ya que es un año de sólo abonar impuestos, servicios, mantenimiento del lugar con cero ingresos”.

Ayuda estatal

La situación empujó a los principales empresarios de la ciudad a fundar la agrupación Salones de Eventos Marplatenses Asociados (SEMA), para interpelar a funcionarios locales, provinciales y nacionales. “Desde el 15 de marzo nuestros ingresos han disminuido drásticamente, no así nuestros gastos, ya que hemos honrado el pago de sueldos y cargas sociales, alquileres, impuestos, proveedores”, señala en una carta pública la flamante entidad. Y solicita a las autoridades “instrumentar medidas proactivas que permitan el sostenimiento de una actividad compuesta en su gran mayoría por pymes que dan trabajo a más de 2500 vecinos del partido de General Pueyrredón”.

Roberto Sauro, titular del salón Avalón, agrega que los 30 salones habilitados en Mar del Plata sustentan a cerca de 6000 familias vinculadas a los distintos rubros del sector de eventos y “hoy están a la deriva”. “Hay eventos que ya se reprogramaron tres veces”, dice y plantea una apertura controlada como se hizo con cafés, restaurantes y cervecerías. “La diferencia es el baile, pero tenemos muchos factores que nos hacen más seguros dado que podemos pedir a nuestros clientes una declaración jurada sobre el estado de salud de los invitados e información general vinculada la pandemia; las mesas están diseñadas en planimetría con su respectivo número, capacidad e identificación del comensal”, describe.

Semanas atrás el municipio los autorizó a través del decreto 1063 a atender consultas y mostrar los salones para eventos futuros.

“Así como abrieron bares y restaurantes pedimos que nos dejen hacer fiestas con pocas personas, preparamos todo para reunir a 50 personas en un espacio con capacidad para 200, con show, pero sin baile, y en lugar de ubicar 12 personas por mesa, que sólo la comparta un grupo familiar de 4 a 5 personas”, propone Armando Andino, responsable del salón del Club Paraná de Entre Ríos.

Andino, que realiza 8 eventos por mes, cuenta con 3 mozos fijos y emplea por fiesta a unas 20 personas, pudo reprogramar para octubre sin variar el costo de la tarjeta y aguarda que el municipio le apruebe un protocolo para retomar el trabajo que realiza hace más de 30 años. “Por suerte nosotros no pedimos plata por anticipado porque las personas alquilan el salón directamente al club y el costo de la fiesta se paga sobre la fecha; eso se cierra con 6 meses de anticipación, la pérdida económica no se puede calcular”.

A metros del corsódromo de la ciudad de Concordia, en Entre Ríos, Matías André, que dirige una empresa de organización de eventos sociales, corporativos, espectáculos y festivales desde hace más de 20 años, montó una verdulería en el depósito donde guardaban los equipos, para resurgir en medio de la pandemia. “Hoy no podemos calcular el valor exacto de pérdida, pero tenemos personal fijo y desde que se inició la cuarentena nuestro rubro registró cero ingresos”, expresa. “Estamos preparados para volver, pero sabemos que las secuelas van a ser durísimas pese a que la gente va a querer realizar todas las fiestas que quedaron pendientes”.

Silvina Amarante (Asociación de Organizadores de Eventos)

“En todo el país hay más de un millón de personas relacionadas al sector de eventos que hoy están inactivos”. Silvina Amarante

Algunos organizadores opinan que el espíritu festivo se va a resentir por los temores que introdujo la pandemia, y otros se preparan para contraatacar con muchas novedades porque entienden que festejar es una necesidad y todo se acomodará con el paso del tiempo.

Valor agregado

Natalia Baigorria planifica, organiza y produce eventos sociales y corporativos en Mendoza. “El gran volumen de trabajo son las bodas, y principalmente las bodas de destino, con parejas que llegan desde distintas partes del mundo a realizar el sueño de su celebración entre viñedos, montañas, con excelente gastronomía y vinos”, cuenta.

Entre septiembre y mayo arriban parejas desde Brasil, Estados Unidos, Colombia, Perú, Chile, Paraguay, España, Reino Unido, y participan de entre 2 y 4 actividades en un mismo fin de semana. “Pasamos de tener la agenda 2020 completa, a no tener nada, y vivir el día a día en la total incertidumbre”, expresa Baigorria que ya pospuso 24 bodas para 2021.

Similar es la actividad que realiza Ricardo Videla pero también cruza a Santiago de Chile para montar sus shows sociales y corporativos. La concurrencia es de lo más variada, contó y aclaró que trabaja en celebraciones de entre 60 y 1000 personas. “Como en Europa ya se levantó el aislamiento, nos comienzan a llegar consultas sobre eventos de extranjeros que venían a casarse acá, pero hasta que la Argentina no abra sus fronteras no podemos darles respuesta”, comenta Videla que recomienda postergar con prudencia ya que se trata de eventos con más de 700 invitados y el 50% son extranjeros que llegan como turistas.

Respecto a los eventos locales señala que “las personas quisieron postergar para dentro de un año directamente, porque no quieren reducir la cantidad de invitados”, Además asegura que no existió conflicto con clientes o proveedores porque “entendieron naturalmente” la situación.

Paliativo

El turismo, que generó 1,2 millones de empleos, puede representar un impulso para el sector de eventos. Se espera que en el paquete de medidas para reactivar la economía pospandemia, que trabaja el presidente de la Nación, Alberto Fernández, con su gabinete, se incluyan incentivos al turismo interno y del exterior. Una señal ya fue lanzada por el Gobierno al triplicar el presupuesto anual de la cartera que administra Matías Lammens de 3000 a 9000 millones de pesos y que ya anunció el “Plan de Reventa Turística” que contempla devoluciones del 50% en los gastos en pasajes y estadías.

Más de cien mil egresados viajan a Bariloche cada año para cerrar su paso por el circuito de educación básica. Se realizan entre junio y septiembre y activan una red de comercios y servicios desarrollados para los jóvenes que impacta en 6000 empleos, según datos de la Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche (Ateba).

Hasta el momento los viajes se pospusieron para luego de 30 días de iniciado el ciclo escolar. Aun así, Adrián Manzotti, de la Federación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo (Faevyt), señala que “la normalidad no va a darse hasta que no se encuentre una vacuna para el Covid, lo que va a generar muchas dificultades”. “Hasta ahora venimos resistiendo con los ATP y usando fondos de reserva, pero pasan los días y no se puede activar nada, por eso estamos a la espera de que el Estado genere algún apoyo para sostener las estructuras”.

Surland realiza viajes de egresados de primaria a Carlos Paz y Monte Hermoso (noviembre y diciembre); de secundaria a Bariloche (septiembre y octubre), y a Brasil (febrero), y con quinceañeras a Disney (junio) y a Brasil (febrero). “La pandemia nos encontró recién instalados en nuevas oficinas en Olivos”, contó Mauro Simón, director de la empresa que nació en Bahía Blanca hace 30 años. “Cómo los viajes para este año ya los vendimos en 2019, no tendremos medido el impacto hasta que no termine 2020, pero si bien la caída es evidente, en nuestro caso puede verse amortiguado por el proceso de expansión comercial en el que estamos sumergidos”, explicó Simón.

De todos modos, reconoce que la recesión económica pospandemia dejará aún más pequeño y menos rentable el mercado y estima que la contracción será del orden del 25%.

“Para la ciudad el impacto económico no tiene parangón, de hecho, en situaciones como la gripe A u otras crisis, los viajes estudiantiles fueron el primer engranaje que hizo rodar el turismo y esta vez no, al contrario, al ser actividades grupales, la reprogramación está atada a la situación sanitaria”, plantea Víctor Alfaro, titular de Ateba.

“Hoy no concebimos los viajes de egresados de otra forma, porque no sería rentable y porque se pierde el concepto de viaje grupal que es lo que motiva y entusiasma a los adolescentes, pero estamos preparando distintas alternativas para evaluar”, concluye.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2