Puertos: comenzó un paro y los exportadores denuncian que frenará el ingreso de divisas



Trabajadores de Urgara en una asamblea en Quequén, antes del paro Crédito: Urgara

La industria aceitera alertó que un paro nacional que empezaron hoy por tiempo indefinido una federación de aceiteros y recibidores de granos afectará el ingreso de divisas al país.

Tras el fracaso en una negociación salarial, la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (Ftciodyara) y la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (Urgara) resolvieron una medida conjunta.

“Los trabajadores y las trabajadoras de la industria aceitera y del complejo agroexportador nos encontramos en la negociación de nuestros salarios con las cámaras representativas de las empresas del sector. Llevamos largos meses de infructuosas reuniones en las que las patronales de manera provocadora se limitan a dilatar cualquier posible acuerdo”, dijeron ambas organizaciones de manera conjunta.

“Estas mismas empresas que entre enero y octubre del año 2020 duplicaron su facturación en pesos gracias a la devaluación y al importante incremento del precio internacional de la soja, son las mismas que llevaron una y otra vez la negociación paritaria al fracaso, mientras se continúa deteriorando el salario de los trabajadores”, agregaron.

Ante la medida de fuerza, la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) la criticó con dureza. “Las medidas de fuerza de los gremios afectan a todos los puertos y plantas aceiteras en el país lo que pone en riesgo la producción para consumo interno así como la exportación clave del país (la harina de soja es el primer producto argentino de venta al exterior) pero los paros e interrupciones de actividad solo perjudican al sector en su conjunto, que reduce los ingresos para todos, y además le hacer perder a la Argentina su participación en el mercado mundial”, precisaron.

Ciara indicó que la industria ofreció en el inicio de la pandemia de coronavirus un aumento del 25% “para ser revisado una vez que la inflación medida por el Indec superara ese porcentaje”.

“Los sindicatos aceptaron ese criterio pero cuando se abrieron las revisiones pusieron sobre la mesa nuevas demandas, con datos de inflación irreales, y pedidos de bonos especiales extravagantes, superiores al 176%”, apuntaron los exportadores. Según las empresas del sector, deberían endeudarse en más de $1000 millones para pagar el bono supuestamente reclamado.

Los sindicatos dicen que hay demoras en iniciarse la negociación salarial. En tanto, la industria cuestiona el supuesto pedido de “bonos extravagantes” Crédito: Urgara

“La propuesta empresarial atiende plenamente la inflación estimada para el año y brinda garantías reales y constitucionales, para que ningún trabajador pierda poder adquisitivo. Por eso, hacemos un llamamiento a la comunidad aceitera a mantener sus actividades normalmente; la realidad nacional nos impone la necesidad de seguir trabajando día a día”, dijo Gustavo Idígoras, presidente de Ciara. “Se insta a los gremios aceiteros a aceptar la propuesta de Ciara que garantiza que ningún trabajador pierda derechos ni salario. Cerremos ahora las paritarias y permitamos a toda la comunidad aceitera tener asegurado sus salarios hasta agosto del 2021 sin sobresaltos”, agregó.

Por su parte, el gremio Urgara respondió: “La exportación no la para el trabajador, la para el sector empresario con actitudes mezquinas y perjudiciales para el país, privilegiando solo sus intereses y no los de todos los argentinos. Ha quedado demostrado en reiteradas oportunidades que somos cuidadosos de mantener la tan preciada paz social que en todos los convenios firmados las partes prometen mantener. Sin embargo, para la Cámara aquí cuestionada esa paz social no es más que un cliché, un mero formalismo”.

Urgara señaló que “mientras que en la paritaria anterior hubo una demora de cuatro meses en cumplir con la revisión del acuerdo, este año el retraso ya supera los cinco meses. En esta oportunidad, la demora es en iniciar una nueva negociación salarial y no tiene otra consecuencia que empobrecer el bolsillo de los trabajadores”. Además, el gremio indicó: “Mienten tratando de confundir con aumentos y sumas que otorgaron en la revisión del período pasado. Para este período no ofrecieron nada. Solo intransigencia, dilación y amenazas de castigar al gremio y a los trabajadores”.

En el sindicato contaron que ayer hubo asambleas en diversos lugares y que se vieron afectados tres buques en Puerto Quequén y dos en Bahía Blanca.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *