Prepagas. Será de 10% el aumento en diciembre, menor de lo previsto



En el sector de la salud hablan de una situación crítica y pretenden recibir el ATP por un año más Crédito: Shutterstock

El Gobierno oficializó hoy, mediante su publicación en el Boletín Oficial, un aumento del 10% en las cuotas de las prepagas a partir del 1° de diciembre, menor en cinco puntos porcentuales al que se había anunciado el viernes pasado, del 15%. Además, en la resolución correspondiente nada se dice del incremento del 10% que se había anticipado para febrero de 2021, por lo que en el sector de la salud privada se presume que el Gobierno decidió marcha atrás con esa parte del ajuste, que hubiera hecho subir las cuotas actuales más de un 25% en tres meses.

Con la firma del ministro de Salud, Ginés González García, la resolución 1787/2020 publicada hoy en el Boletín Oficial explica que requirió a la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) la autorización para el aumento de las cuotas, que fue aprobado por las áreas técnicas de la SSS tras analizar el incremento de costos del sector desde el último aumento autorizado, en diciembre de 2019, a la fecha.

La publicación tomó al sector por sorpresa y provocó desconcierto ya que desconoce el ajuste que se había pactado en un encuentro entre González García; el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, funcionarios de la Superintendencia de Salud; el titular de la CGT, Héctor Daer; el secretario general de la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Fatsa), Carlos West Ocampo, y siete cámaras del rubro, el viernes pasado. “Nos parece disparatado; en todo el año 2020 el aumento será de 10%”, se quejaron en una de las prepagas. El cambio dio pie a todo tipo de especulaciones sobre sus razones.

La salud en crisis

En la reunión del pasado viernes, las cámaras del sector de la medicina privada (que incluye a clínicas, sanatorios, centros de diagnóstico y otros prestadores) entregó estudios de costos y estructuras de costos a los funcionarios en los que hablan de un “descalce” por el aumento de los insumos (la mayoría con precios en dólares) y el congelamiento de los ingresos, por la imposibilidad de aumentar los aranceles a los clientes. Vale recordar que las prepagas representan entre el 15 y el 20% de la medicina privada; el 80, 85% restante son las clínicas, centros de diagnóstico, sanatorios y otros prestadores, como, por ejemplo, los servicios de emergencias.

“El viernes se anunció un aumento escalonado del 15% en diciembre y el 10% en febrero, pero nunca se publicó en el Boletín Oficial. Y ahora nos encontramos que por alguna razón se bajó en 5 porcentuales y no hay previsibilidad respecto del próximo [aumento]; incluso la anterior era una suba claramente insuficiente, muy por debajo de la inflación de este año”, señaló otra fuente sectorial ante la consulta de LA NACION.

“Vamos a seguir negociando, conversando en una mesa donde estén todos los sectores involucrados para tratar de que el descalce de la salud privada, que va a ser del 54% en 2020, sea morigerado de alguna manera. A través de medidas como los ATP ( el programa de asistencia al trabajo y la producción, que la medicina privada está pidiendo al Gobierno mantener durante un año más) o el decreto 300/2020 [que establece la reducción de contribuciones patronales y de la alícuota del impuesto sobre los débitos y créditos bancarios a los empleadores en actividades de la salud). Los insumos siguen aumentando y nosotros tenemos los ingresos congelados”, agregó la fuente.

“Tanto Ginés [por el ministro de Salud] como la Superintendencia entienden la situación. Si esta contraorden vino del Instituto Patria o no, nadie nos confirmó. Son rumores, pero la situación es muy difícil. Y el año que viene el Covid seguirá existiendo. La perspectiva es muy mala. La situación no da para aumentar las cuotas o los aranceles todo el tiempo, pero habrá que buscar otras herramientas. Y hablamos de acá a los próximos 60 días”, completó.

LA NACION intentó comunicarse con la Superintendencia de Salud pero hasta el momento no obtuvo respuesta.

En todo el año pasado, las cuotas de las prepagas habían aumentado más del 60%, un poco más que la inflación minorista general, que fue de 53,8%. Ahora la situación es exactamente a la inversa, con un ajuste de 10% para todo el año y una inflación minorista que, según las proyecciones de los analistas, rondará el 37%.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *