Por qué no alcanza el dinero para los jubilados



La segunda década del siglo XXI encuentra a la Argentina sumida en una nueva crisis con el sistema previsional quebrado. Esto sucede por varias causas:

1. Moratorias e inclusión masiva de no aportantes, transformando el sistema previsional en uno de asistencia social sin darle recursos . Por el contrario, se malgastaron y desviaron los recursos legítimos para pagar jubilaciones a otros destinos, generando la paradoja de que los viejos financian a los jóvenes. 2. Economía informal: los elevados costos laborales, sea por el sesgo antiempresario de la Justicia Laboral, por atraso del tipo de cambio o por el bloqueo sindical, implican una compensación vía subdeclaración de salarios voluntaria de trabajadores y empresas para aumentar el salario de bolsillo pero que implica la reducción de los aportes al sistema previsional. 3. Reducción de cargas patronales implica el beneficio de bajar los costos laborales, pero reduciendo los aportes al sistema previsional. La clave es como lograr bajar tasas impositivas y ampliar la base tributaria. 4. Reparación Histórica: que como tantas veces implica el reconocimiento de una deuda contingente del sistema por incumplimiento de las leyes. 5. Discusión democrática de baldosas y morteros: implicó aprobar la indexación parcial rezagada a la inflación pasada: la pérdida de poder adquisitivo ante shocks inflacionarios es imposible de eludir por los jubilados, aunque más tarde se compense ante improbable baja de la inflación.

Sin embargo, otras medidas implicaron el virtual vaciamiento y expropiación de los ahorros obligatorios de los argentinos para jubilarse.

Prácticamente todas las gestiones han aplicado la “realpolitik” tomando recursos del sistema previsional para financiar gastos no previsionales con sentido electoral, como se comprueba en este repaso:

1. Default 2001: el ahorro de los argentinos para jubilarse que estaban administrados por AFJP e invertidos en una elevada proporción en títulos públicos. Pérdida patrimonial. 2. Canje deuda 2005: el gobierno decide que las AFJP solo pueden canjear aquellos títulos defaulteados solo por bonos en pesos: bonos cuasipar 2047, indexados con cláusula CER (IPC). Nueva pérdida patrimonial. 3. Enero 2007-intervención del Indec: argumento oficial: no pagar la renta de los bonos CER, manipulando el IPC: comienzo del default selectivo de los Bonos CER. 4. Enero 2009-estatización de AFJP: traspaso de Fondos al Fondo de Garantía Sustentable (FGS). 5. Agosto 2009: el ministro de Economía canjea la tenencia de los bonos CER de los bancos ya en default por manipular el IPC por Bonos a tasa Badlar cuya tasa de interés capta implícitamente la inflación verdadera. Resultado: FGS-Anses: únicos tenedores de bonos CER defaulteados. 6. 2016. Auditoría de Fondos del FGS desde su estatización: cajoneada por negociación para leyes del gobierno. Impidió deslindar responsabilidades sobre la estatización de la administración de los ahorros obligatorios de los argentinos con destino a jubilaciones. 7. Noviembre 2016: el Ministerio de Hacienda avala, ante la Justicia, la manipulación de la inflación por el Indec, en el caso de los bonos CER, cuyos casi exclusivos tenedores son los jubilados presentes y futuros 8. 2019-ley presupuesto: se reasigna la recaudación del impuesto a las ganancias cuyo destino era el pago de jubilaciones, a solventar el gasto publico provincial (superávit) para lograr el apoyo de la bancada provincial peronista al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. A cambio la Anses recibe la recaudación del impuesto al cheque, que se encuentra en caída libre por la crisis. Resultado: las jubilaciones se están pagando con emisión monetaria e inflación. 9. Continua pérdida patrimonial FGS-Anses desde su creación hasta el presente: créditos Procrear, bonos y letras provinciales y otros a tasas de interés real negativa, por devaluaciones, caída valor de bonos y acciones, bonos reperfilados y DNU que obliga al FGS-Anses a colocar todo excedente de liquidez en letras del tesoro.

Los intereses de los jubilados presentes y futuros no estarían representados en el futuro enésimo “Acuerdo económico y social”. La falta de representación abarca una cantidad enorme de argentinos si se toma en cuenta no solo a los jubilados presentes, sino también jubilados futuros: trabajadores y pymes que aportan a la seguridad social y trabajadores informales son prácticamente el total de la población.

Los recursos para las jubilaciones alcanzarían si el gasto social no previsional se financiara con otras fuentes y no con cargo a los ingresos de los aportantes cuyo único destino por ley es el pago de las jubilaciones.

La inequidad es máxima si aquellos que aportan cobran lo mismo que los que no aportaron.

La experiencia ha sido negativa tanto del sistema de administración privada de nuestros fondos previsionales como del sistema estatal de reparto. Los ahorros obligatorios de los argentinos han sido licuados por la inflación o utilizados para financiar el gasto público no previsional con fines políticos.

El manejo de los fondos de la Anses, presupuestarios y del stock de ahorros de los argentinos del FGS debería ser administrado por técnicos meritocráticos independientes de los partidos políticos

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *