PAE mostró que pagará su deuda y le ofrecieron refinanciarla


Pan American Energy (PAE) podrá mostrar mañana cómo responden los mercados cuando un deudor cumple según lo pactado con sus obligaciones: colocará un bono que, en los hechos, le podría permitir afrontar el pago de otro que le vence “entre mañana y en unos días”. Esto implica que, muy probablemente, se le abra la posibilidad de honrar sus obligaciones sin tener que afectar su tenencia de “caja”, o sea, aquella que ofreció utilizar para afrontar este compromiso.

Todo quedó formalmente definido hoy, cuando la empresa oficializó la apertura de un llamado global a inversores para emitir una nueva Obligación Negociable (ON) en dólares -Clase 12-. Será a tasa de interés fija, con vencimiento a los 5, 6, o 7 años contados desde la fecha de emisión y liquidación, por un valor nominal total de entre US$50 millones y US$150 millones. Sin embargo, este valor podría “ser ampliado hasta el monto máximo que tiene autorizado”, es decir, hasta los US$350 millones.

El papel se emitirá (y pagará) bajo ley Nueva York el mismo día en que PAE abone casi US$90 millones al 54,6% de los inversores que tenían en cartera la OPNS1, otra ON emitida en 2010. Los inversores habían aceptado la oferta de pago anticipado que formalizó la empresa cuando en el mercado comenzaban a correr las versiones que indicaban que se resguardaría bajo el paraguas de la comunicación A 7106 del Banco Central (BCRA).

Hay que recordar que esa normativa, para bajar la demanda de divisas y permitirle a esa entidad recomponer su por entonces nula tenencia de reservas reales, conminó desde hace siete meses a las empresas locales con deuda en moneda extranjera a refinanciar al menos el 60% de lo que les vence hasta para que -sólo bajo esa condición- puedan comprarle a la entidad los dólares para atender una cancelación parcial del 40% restante.

Para cortar de cuajo esa especulación, y preservar su reputación crediticia, PAE lanzó lo que en la jerga financiera denominan tender offer del remanente de esa ON que paga interés del 7,875% anual y en realidad vence el próximo 7 de mayo. “Ese es el día en que la empresa cancelará el 45,4% restante (unos US$75,3 millones) de este bono, que comenzó a devolver capital en 2018 y le toca saldar ahora la última cuota”, explicaron en el mercado.

La refinería de PAE en Campana, en proceso de modernización y ampliación

En la empresa se preocuparon por aclarar y destacar que las dos operaciones que se llevarán adelante mañana son “dos transacciones distintas”.

“Por un lado comenzamos a pagar la ON anticipadamente a los que aceptaron nuestra oferta (los que no entraron cobrarán el día del vencimiento original) y por el otro estaremos colocando el bono que devolverá capital en cinco cuotas semestrales a partir del mes 48 de su colocación”, señalaron.

De numerosas consultas con agentes de mercado, LA NACION pudo establecer que la nueva emisión es vista por ellos como una especie de coronación de la jugada que hizo la dirección financiera de la compañía para no perjudicar su reputación deudora

“Lo que pasó es que la empresa se encontró con muchos acreedores que le dijeron que les interesaría seguir teniendo exposición en la compañía. Es decir, que no les agradaba la idea de quedar sin PAE Argentina en su cartera de inversiones, porque es un papel apreciado y con buena tasa de retorno, en un mundo hiperlíquido y con tasas bajas. Es ese mundo no es nada fácil hallar papeles de calidad, pero a la vez con un riesgo que justifica ese retorno”, explicó el jefe de mesa de un banco que no participa del grupo de agentes colocadores (serán Itaú, Santander y HSBC).

Es decir que, como suele ocurrir en mercados desarrollados, la empresa ofreció pagar su deuda y como contrapropuesta le ofrecieron refinanciársela. “Es lo más común en el mundo, donde deuda no es mala palabra como se nos quiere hacer creer muchas veces aquí, y compañías y personas acuden al mercado para apalancarse y llevar adelante proyectos e inversiones. Más aún en sectores que demandan capital intensivo, como el energético”, acotó

La colocación marcará un hito dado que el mercado internacional está cerrado de hecho para las empresas y los gobiernos argentinos desde hace dos años y medio.

Por que si bien el papel es garantizado por Pan American Energy, S.L. (casa matriz), para los inversores implica asumir “riesgo argentino”, con todo lo que eso supone.

De allí que será seguida de cerca por los operadores de mercado que la evalúan como un test para saber a qué costo “piso” podrían financiarse las grandes compañías locales si lo consideraran necesario para emprender inversiones con capital prestado.

En base a los sondeos previos realizados por los agentes colocadores, el nuevo bono debería pagar una tasa de entre el 9,25% y 9,50%, un rendimiento superior hasta en 1,6 puntos al que venía pagando por el bono que caduca en 15 días.

Sin embargo, la demanda percibida en las últimas horas y la flexibilidad que tiene la oferta (en plazos y montos) los lleva a suponer ahora que podría refinanciarse al 9%, un costo manifiestamente inferior al del 20% que debería validar el Gobierno (por lo que sugieren los rendimientos de sus bonos recientemente reestructurados) si quisiera financiarse voluntariamente en el mercado, aunque es sólo un ejercicio teórico porque probablemente tampoco así encontraría oferentes.

.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *