Otra brecha. Es récord la diferencia entre lo que un banco paga y cobra a clientes



La brecha entre la tasa de interés que un banco le paga hoy a un depositante por un plazo fijo y la que le cobra, a su vez, si le pidiera un préstamo personal alcanzó en estos días un nivel récord.

Esto es porque mientras pagan un interés de apenas 34,8% nominal anual por colocaciones a 30 días menores a los $100.000, es decir, el plazo fijo típicamente minorista, cobran otro promedio del 68,9% nominal anual por conceder ese tipo de financiamiento, según develan las estadísticas oficiales.

La inédita diferencia (una tasa virtualmente duplica a la otra) que mientras los bancos fueron muy diligentes al adecuar la tasa ofrecida a los ahorristas a la reducción que enfrentaron en la que le cobran al Banco Central (BCRA) por comprarle sus Letras de Liquidez (Leliqs), no lo fueron a la hora de hacer lo propio con esta tasa activa.

“Los datos muestran que la baja que el BCRA impulsó en la tasa de interés de referencia (Leliqs), al llevarla de 63% a 50% anual en un mes, tuvo un impacto muy rápido en las tasas pasivas, que cayeron del 42,8% al 24,8% de comienzos de diciembre para acá, para ubicarse ya debajo de la inflación estimada. Pero eso no derramó igual sobre la tasas activas, es especial las vinculadas al crédito a familias que estaba al 72% a comienzos de diciembre y promedia 68,9% anual”, observó el economista Amílcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur (CeSur) autor de la comparación que dejó a la vista la inédita diferencia de 34 puntos ente lo que cobran a las personas por financiarla y lo que le pagan por ahorrar.

Collante observó que esta inequidad no se repite con otras tasas activas. “El interés que los bancos cobran por los adelantos vía cuenta corriente bajó en el mismo lapso del 63,4% al 48,9% nominal anual”, señaló, una diferenciación que tuvo impacto sobre la demanda ya que mientras el stock total de esta línea de financiamiento crece 6,6% en lo que va de enero, el de préstamos personales está absolutamente planchado “en el mismo nivel nominal que tenía en mayo del 2018”.

El préstamo personal es el tipo de crédito al que los consumidores recurren para encarar pequeñas inversiones o saldar deuda generadas por consumos con tarjeta, financiamiento por el que los bancos cobran un interés del 89% anual, es decir, 20 puntos superiores.

En el BCRA creen que esta distorsión es temporal pero confían en que se vaya reduciendo hasta volver a valores más normales hacia marzo, cuando el grueso de la actividad reacomienza y muchas familias enfrentan gastos relacionados con el comienzo de clases, por ejemplo. Por ahora, desde la entidad estuvieron más enfocados en tratar de recuperar la oferta de crédito a Pymes y al propio sector público, ya sea validado normas para auxiliarlo en el pago de salarios o reclamándole a los bancos mayor participación en las colocaciones de deuda en pesos que realiza el Tesoro Nacional.

Y en dar una señal con el recorte de la tasa de referencia, que cayó al 50% anual desde la semana anterior buscando disminuir el costo del dinero para “relajar las condiciones crediticias y estimular la actividad económica”, según explicó en su último comunicado al respecto.

En lo bancos consultados aseguran que ya comenzaron a retocar a la baja las tasas activos ofrecidas a personas aunque de modo selectivo. “Se están haciendo permanentemente ofertas a los clientes con alguna tasas diferenciales, pero sólo a los que tienen menor evaluación crediticia. Para que ese recorte sea general falta un poco”, explicaron en un banco privado líder, aunque bajo condición de anonimato.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *