Objetivo: US$37.765 millones con granos, carnes, lácteos, frutas, verduras y pescados



Una meta: US$37.765 millones. Esta proyección incluye además de granos y aceites, el ingreso por exportaciones de carnes, frutas, lácteos, verduras y pescados Crédito: Marcelo Manera

Es el último sábado del 2020, un año cargado de situaciones inesperadas, excepcionales y únicas que al mundo entero le ha tocado vivir y enfrentar. Al comienzo de la pandemia los barcos petroleros eran utilizados como tanques de almacenaje varados en los principales puertos del mundo ante la fuerte caída de la demanda de petróleo.

Mientras eso sucedía los barcos graneleros y aceiteros continuaban surcando los mares transportando alimentos desde los principales centros de producción y sus puertos de origen en Estados Unidos, Brasil y la Argentina, para satisfacer la demanda de los países importadores de Europa, Asia, la India y Medio Oriente

Es el momento de no mirar el pasado por el espejo retrovisor y comenzar a mirar y proyectar el año 2021. De no haber problemas climáticos durante lo que resta de diciembre y todo el verano, la Argentina podrá tener el ingreso de divisas más alto de toda su historia, pudiendo llegar a los US$37.765 millones, versus los US$32.400 millones de 2020 y muy cerca de igualar el récord de US$37.800 millones alcanzado en 2008. Un aumento de US$5300 millones, respecto del año anterior, nada despreciable y más que oportuno para equilibrar el nivel actual de reservas virtuales de dólares en el Banco Central.

Esta proyección incluye además de granos y aceites, el ingreso por exportaciones de carnes, frutas, lácteos, verduras y pescados. A pesar de la baja en la producción de trigo -se perdieron 5 millones de toneladas por factores climáticos adversos- y la caída proyectada en la producción de soja, de 3 millones de toneladas, la suba de los precios agrícolas en 2021 compensan con creces la menor producción estimada. El saldo exportable global 2021 se proyecta en 91,8 millones de toneladas, contra los 94,5 millones que se exportaran en 2020, una caída de 2,7 millones de toneladas.

Analizando la composición de las exportaciones, el complejo oleaginoso es responsable del 56,4% del ingreso de divisas totales, por un valor de US$21.224 millones. La exportación de cereales y forrajeros participa con el 28%, por un valor de US$10.632 millones. Entre los cinco principales cultivos representan el 84% de las exportaciones totales, por US$31,856 millones.

Esta es la columna vertebral de la economía argentina, un sector que año tras año genera divisas genuinas. De los 194 países reconocidos por la ONU, hay solo diez que cumplen el rol de productores y exportadores de alimentos. Y la Argentina esta dentro de este selecto grupo como uno de los principales países proveedores de alimentos del mundo. Por caso, si consideramos la soja, el trigo y el maíz, nuestro país está dentro de los tres principales exportadores.

Debemos estar orgullosos de ser un país agroalimentario que tiene la capacidad de poder generar saldos exportables crecientes de alimentos. Sin retenciones, la Argentina puede producir 200 millones de toneladas en apenas cinco años y alcanzar la meta de llegar exportar por 100.000 millones de dólares y de generar 700.000 nuevos puestos de trabajo, como lo indicó el Consejo Agroindustrial Argentino en su carta de presentación. ¿Qué estamos esperando?

El autor es fundador de GuruMarket

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *