Nuevas restricciones: las medidas económicas que podrían venir tras el anuncio


Tal como definió la ministra de Salud, Carla Vizzotti, a las restricciones que el Gobierno tiene pensado anunciar hoy, el equipo económico también está pensando en iniciativas “localizadas, intensas, transitorias y oportunas” para contener el impacto en la actividad y el empleo de la decisión sanitaria.

Según pudo saber LA NACION de fuentes del equipo económico, no habrá reediciones de los programas que el año pasado se impulsaron ante las cuarentenas rígidas y extendidas. Más precisamente, no hay lugar para otro Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para apoyar a monotributistas de bajos ingresos y trabajadores informales. Tampoco volverá el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) para sostener el empleo asalariado registrado en las empresas privadas.

El año pasado, según datos oficiales, se desembolsaban por el IFE $45.000 millones mensuales. Por el ATP -que tuvo diversas versiones- se usaban $20.000 millones en el mes. El rojo fiscal primario de 2020 fue de 6,5 puntos porcentuales del PBI y requirió una emisión monetaria de más de dos billones de pesos para hacer frente al mayor gasto y a la caída de ingresos del fisco en medio de la pandemia.

El foco, como sucedió en el primer bimestre del año, estará en ampliar el Programa de Recuperación Productiva II (Repro) a los sectores que se vean afectados por las medidas que serían anunciadas hoy.

Por otro lado, se trabajará en reforzar el presupuesto para el programa Becas Progresar, la Tarjeta Alimentar, habrá más bonos a jubilados y se ampliará, dijeron fuentes oficiales, el presupuesto para Desarrollo Social.

Según Hacienda, en el primer bimestre de 2021 se gastaron en Repro II unos $9000 millones; en el plan Potenciar, $11.000 millones (dentro de los programas más fortalecidos últimamente en el área que dirige Daniel Arroyo); y en la tarjeta alimentaria; $18.000 millones. Se trató de un fuerte ajuste interanual en el gasto Covid que existía el año pasado impulsado por el Ministerio de Economía.

El ministro Guzmán trabaja con sus pares en medidas para aliviar las nuevas restricciones de circulaciónRicardo Pristupluk

“Estamos trabajando. En esta instancia no hay restricciones equivalentes a las del año pasado”, confirmaron a LA NACION desde el equipo económico. “Estamos atentos a la evolución de la cuestión sanitaria y a las medidas para ir acompañando”, indicaron, y señalaron que es poco probable que las iniciativas sean anunciadas hoy a la par de las medidas restrictivas.

“Estamos evaluando alternativas concretas”, contaron sobre el análisis en tiempo real. En el Gobierno no quisieron confirmar aún los sectores a los que serán dirigidos los refuerzos de los programas, pero señalaron que se trata de los “famosos críticos” en los que “hay que poner un ojo”.

El valor del Repro II son tres básicamente: $9000, $12.000 y $18.000 por empleado para para los sectores no críticos, críticos y el de salud. Las industrias culturales reciben un suplemento de $4000 (que se suma al de crítico, o sea, $16.000). Turismo también fue ampliado y recibe lo mismo que las industrias culturales. Según datos de Desarrollo Productivo, recibió $950 millones por el Repro ya implementado este año.

La economía cayó en 2020 un 9,9%, según datos del Indec. Los sectores más afectados fueron los vinculados a los servicios. Hoteles y restaurantes por caso se derrumbó -49,2% interanual; mientras que otras actividades de servicios comunitarias, sociales y personales, un -38,9%. Transporte, almacenamiento y comunicaciones bajó 17%.

En momentos en que en la provincia de Buenos Aires corrieron rumores de una vuelta a la fase 3, que el año pasado determinó el freno en las obras privadas, vale recordar que la construcción se desplomó 22,6%.

En cambio, la industria -que logró implementar rápido protocolos- tuvo una merma en 2020 de 7,7%, según la dirección de Cuentas Nacionales.

Los hogares también sufrieron. Dos encuestas del Indec que tuvieron la intención de evaluar el impacto de las cuarentenas en el Gran Buenos Aires -la Ciudad y el conurbano- entre agosto y octubre del año pasado concluyeron que el 49,3% de los hogares consultados tuvo una reducción en su ingreso total; un 40,3% contaba con al menos un miembro con problemas laborales, sean de despido, suspensión o disminución de ingresos; y un 33,8% redujo el consumo de al menos un alimento (carne vacuna, otras carnes, verduras frescas o leche). Además, un 47% recurrió al uso de ahorros o venta de pertenencias para enfrentar las dificultades económicas de la pandemia, independientemente de haber implementado o no otras estrategias complementarias. Además, el 41,5% recurrió directamente al endeudamiento.

La situación quedó en evidencia en los datos que el Indec informa sobre el mercado laboral y la pobreza. El desempleo subió dos puntos en 2020, a 11%. La cantidad de ocupados cayó en 1,1 millones de personas. Por otro parte, la pobreza subió 6,5 puntos, hasta alcanzar a 19 millones de argentinos. Esto significó que en sólo 12 meses, cayeron bajo esa línea 3 millones de personas.

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *