“No se puede repetir”: gestionan una reunión con el Gobierno tras el cepo al maíz



En el sector quieren evitar que la intervención en el maíz se expanda a otras actividades Crédito: Shutterstock

El cierre de las exportaciones de maíz hasta marzo puso en alerta al campo y, de hecho, desde la semana próxima habrá asambleas de productores autoconvocados en distintas regiones. En este contexto, desde la cadena agroindustrial hay gestiones para que se realice un encuentro urgente con el Gobierno para evitar se repita en otros productos esta medida.

Para las bolsas de cereales y de comercio del país, que cuantificaron el impacto de esa medida, ocasionará una pérdida de US$810 millones. Diversos cálculos estimaron para el cereal ventas al exterior por US$6112 millones para 2020.

Sin trabas para exportar como las que el kirchnerismo aplicó hasta 2015 en el poder, cuando Mauricio Macri asumió en diciembre de ese año no sólo bajó las retenciones al cultivo sino que removió las restricciones para vender al exterior. El resultado fue inmediato: se expandió 60% el área en las siguientes cuatro campañas y las exportaciones fueron batiendo niveles récord.

En el sector tienen fresco el recuerdo del impacto que tuvieron las trabas del kirchnerismo. No sólo ocasionó una depresión del mercado y brechas de precios para los productores, sino que tampoco sirvieron para el fin de supuestamente estabilizar los valores de los productos finales a los consumidores. Pasó con el trigo y la carne, dos productos que el kirchnerismo hasta 2015 mantuvo intervenidos.

“En ambos productos (trigo, carne vacuna) los controles de precios y otras barreras a las exportaciones no resultaron instrumentos eficientes en el mediano plazo para limitar la inflación de los alimentos y para atender a la seguridad alimentaria de las personas de menores ingresos. Por el contrario, el aumento de la oferta y de la participación de las exportaciones de estos bienes contribuye en mejor medida a lograr precios internos inferiores a los precios de exportación (por los descuentos normales que corresponden a los precios internos -fletes, otros costos de exportación-; y porque en el caso de bienes multiproducto, como las carnes, las exportaciones de cortes caros permiten vender los cortes más demandados a precios inferiores en el mercado interno)”, dijeron en un trabajo de 2015 sobre el tema Marcelo Regúnaga y Agustín Tejeda Rodríguez.

“En los últimos meses de 2010 y en los primeros de 2011, la diferencia entre el precio FAS teórico (que podría pagar el exportador) y el precio recibido por el productor que vendió en esos meses aumentó significativamente, llegando a superar los 70 dólares por tonelada en algunos meses de 2011 y de 2012, tanto en trigo como en maíz”, dijeron los autores en otro tramo de su trabajo para mostrar el efecto distorsivo de las restricciones.

Por si fuera, con las intervenciones bajó el uso de tecnología aplicada. En solo dos campañas en su momento, por ejemplo, el uso de tecnología alto se redujo de un 47% a un 37% de los productores.

“Pedimos que convoquen a todos, no se puede repetir lo que hicieron con el maíz”, dijo un integrante de la cadena agroindustrial. Otro señaló que se están haciendo gestiones para un encuentro la próxima semana.

La Secretaría de Comercio Interior que conduce Paula Español, adonde se van a quejar sectores que dicen que no pueden cumplir con compromisos de precios mientras les suben los costos de algunos insumos, fue gravitante para que se cerrara la exportación de maíz. Incluso, algunas fuentes señalan una influencia de sectores de la agrupación La Cámpora que creen que de esa manera “disciplina” al campo.

De todos modos, ya hay gestiones en marcha con diversas áreas del Gobierno para armar un encuentro con el fin de evitar nuevas restricciones. En el mismo Gobierno entienden que es “inexorable” una reunión, aunque no hablan de fechas.

“El objetivo de la medida es que las 4,27 millones de toneladas restantes queden disponibles para el consumo interno, con el objeto de asegurar el abastecimiento durante los meses del verano cuando la oferta de cereal tiende a escasear”, dijo el Ministerio de Agricultura al informar la medida sobre el maíz. En un comunicado, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) respondió que hay suficiente mercadería. “Restan casi ocho millones de toneladas de maíz para volcar al mercado interno”, indicó.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *