“No se lo deseo a nadie”: habló el camionero al que le degollaron y faenaron una vaca



Así faenaron el animal que le sacaron al camionero Gustavo Villegas

00:56

“No se lo deseo a nadie lo que viví”. La frase es de Gustavo Villegas, un camionero de la zona de Carlos Tejedor que ayer cerca del Mercado de Hacienda de Liniers, en el barrio de Mataderos, tuvo que entregar de manera obligada un animal que terminó siendo faenado en la calle.

Como en la zona había una protesta de vecinos de Ciudad Oculta que reclamaban por un hecho de inseguridad, los accesos a la plaza concentradora estaban bloqueados. De ahí el mal momento que vivió el camionero.

“Iba llegando al mercado y, como estaba cerrada la avenida por donde habitualmente ingreso, paro a cinco metros de un patrullero y le hago señas de luces. Me indica que vaya a la derecha. Doblé a paso de hombre al lado de la policía y no me detuvo para decirme que iba mal. No tuvo buena fe y terminé en medio de Ciudad Oculta con la gente que me empezó a gritar, a insultar”, dijo el transportista a LA NACION.

Según señaló, una vez en el lugar apareció la policía que le preguntó cómo había llegado hasta el lugar. La respuesta fue que los mismos efectivos policiales lo derivaron hasta allí.

Fuentes de la policía de la cuidad informaron que personal de la Comisaría Vecinal 8 A se desplazó al lugar “donde fue alertado porque un animal estaba siendo sacrificado y faenado por los propios vecinos”.

Asimismo dijeron que “el animal vacuno había sido entregado de forma voluntaria a los vecinos de parte de un camionero, tras recibir la ayuda para remover el vehículo luego de quedarse atorado en una de las calles”.

Contra esa descripción, Villegas negó haber entregado el animal de manera voluntaria. “Yo a la hacienda no la bajé voluntariamente. A mí me apretaron para que la baje porque si no no salía de ahí. Me decían que si no les bajaba algo no salía de la villa. Mis jefes me dijeron que primero estaba mi vida y después la hacienda”, contó.

“En un momento me abrieron la puerta del chasis y me quisieron bajar otra vaca. Inconscientemente quise volver a subir a la vaquita al camión, un policía me ayudó y logré hacerlo”, agregó.

Villegas viaja desde hace 20 años al Mercado de Hacienda de Liniers. Es la primera vez que vivió algo semejante. A pesar del mal momento, esta tarde estaba nuevamente en la ruta rumbo a la plaza concentradora de hacienda.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *