“No producen en dólares”: la respuesta de un productor, con números, a Fernández



Alberto Fernández abrió una polémica, además por las retenciones, por los costos en el campo

Luego de que el presidente Alberto Fernández expresara, en su amenaza de subir las retenciones y poner cupos para exportar, que “ellos no producen en dólares” en referencia a los productores, el productor Néstor Roulet realizó un informe sobre cuáles son los costos dolarizados para producir en un campo alquilado a 300 kilómetros de los puertos.

En soja, en ese caso, el 84,37% de los costos están dolarizados. Suman 743,05 dólares por hectárea, incluyendo desde insumos a alquiler, cosecha y comercialización. Luego hay un 15,63% en pesos, que llevados a dólares son US$137,69 por hectárea. Se trata de labores y fletes.

En el maíz, los costos dolarizados representan un 82,31% de los costos. Por hectárea se trata de 1019,26 dólares por hectárea. Son insumos, cosecha, venta de la producción y alquiler.

En pesos, en tanto, hay un 17,69% de costos pesificados que pasados a dólares son US$219,10 por hectárea.

Roulet también analizó la situación del trigo. Allí, siempre para el mismo modelo de producción, los costos dolarizados con alquiler trepan al 80,90%. En plata son 588,56 dólares por hectárea. Después hay un 19,10 por ciento de costos pesificados que traducidos a dólares son US$139 por hectárea.

El trabajo también pone énfasis en la situación del feedlot, con alta demanda de alimentación para el engorde vacuno, como de la producción porcina.

En el caso puntual del feedlot, Roulet precisó que tiene un 85,5% de costos dolarizados. Considera 1,24 dólares por kilo producido. Después el resto es pesificado con mano de obra, sanidad y comercialización.

En cuanto al engorde en la producción porcina, aquí de acuerdo al relevamiento el 58,60 por ciento representa un costo dolarizado, básicamente con la alimentación.

Mientras tanto, el resto en esta producción tiene que ver con costos pesificados, un 41,40%, con costos de mano de obra, genética, entre otros ítems analizados para la producción.

“Las causas de la suba de los alimentos, por tanto, no debería buscarse en la producción ni en su estructura de costos -que por cierto no está pesificada como se sugiere ya que la mayoría de los insumos se cotizan al dólar libre- sino en el exceso de emisión monetaria y el enorme déficit fiscal, que deteriora la capacidad de compra de los salarios”, dijo en su comunicado la Mesa de Enlace para responder a Fernández por su amenaza con las retenciones y los cupos para exportar.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *