Museos, bares y teatros: Francia vuelve a la vida con nuevas reaperturas



PARÍS.– A pesar del mal tiempo en casi todo el país, los franceses disfrutaron este miércoles de la primera etapa de desconfinamiento, precipitándose a museos, cines, teatros, comercios, terrazas de bares y restaurantes, después de seis meses de vida en cámara lenta por culpa de la segunda ola de Covid-19.

Lluvia y espesas nubes del norte al sur no consiguieron disuadirlos. Fueron miles los franceses que dijeron “presente” desde la mañana temprano para disfrutar un café o almorzar en bares y restaurantes, con la esperanza de recuperar una vida medianamente normal, en un país enlutado por la pandemia, con cerca de 108.000 muertos desde marzo de 2020. Pero los establecimientos gastronómicos están autorizados a recibir clientes únicamente en terraza, a solo 50% de su capacidad y con un máximo de seis personas por mesa.

Para marcar la importancia de la fecha, el presidente francés, Emmanuel Macron, compartió por la mañana un café con su primer ministro, Jean Castex, en un bar ubicado a escasas cuadras del palacio del Elíseo. Por la tarde, el jefe del Estado asistió a un gimnasio municipal que, como todas las salas de ese tipo, también comenzó a recibir niños y jóvenes al interior. Lo acompañaron la exestrella del básquet Tony Parker y la futbolista Laure Boullea.

Abrieron los bares y restaurantes y París volvió a la vidaLUCAS BARIOULET – AFP

En momentos en que las contaminaciones se reducen sensiblemente desde hace cuatro semanas, teatros y museos pueden desde este miércoles recibir al público, a condición de llevar barbijo y con cifras máximas de asistencia. En casi todos los casos, una reserva previa es obligatoria.

La afluencia fue masiva en los cines, que solo pueden recibir 35% del público, y se preparan para lanzarse a un maratón de proyecciones para mostrar gran parte de los 400 filmes que nunca pudieron estrenarse durante los meses de confinamiento. Unos 200.000 franceses asistieron este miércoles a una sala de cine, según cifras oficiales del sector.

Público ávido

Nada consiguió desalentar a un público ávido de cultura: testigo de ello fueron las largas colas que se formaron desde temprano por la mañana para poder ingresar a los grandes museos parisinos, como el Louvre. Para visitar en este momento, ese ícono de la cultura mundial, la reservación es obligatoria y la asistencia no puede superar los ocho metros cuadrados por persona. Pero al final el visitante podrá disfrutar de una enorme recompensa: visitar La Gioconda casi en exclusividad. Este miércoles eran apenas 15 personas en “tête-à-tête” con la inmensa diva de Leonardo Da Vinci, cuando generalmente circulan por esa sala unas 30.000 personas por día.

Todas las reaperturas están, en realidad, sometidas a ciertas restricciones, tanto las jugueterías como los comercios de ropa, perfumerías o grandes galerías comerciales, muy golpeados económicamente por la crisis. Autorizados a limitar el ingreso al 35% de su capacidad, todas las sucursales francesas de las célebres Galerías Lafayette recibieron a sus clientes con calurosos aplausos de sus empleados.

Más allá de los gestos simbólicos, la mayoría de los comercios de vestimenta -apremiados por la acumulación de stocks de temporadas anteriores- han comenzado a practicar una sensible reducción de precios de hasta el 30%.

Un restaurante listo para atender la públicoAP

Con las mismas restricciones abrieron los casinos en las ciudades turísticas de todo el país. Una actividad juzgada esencial por las alcaldías concernidas, para las cuales representa hasta un tercio del presupuesto municipal. Dando muestras de una creatividad desbordante, algunas comunas inventaron recientemente el “casino-drive”, donde el cliente puede ingresar a jugar directamente con su automóvil, sin cruzarse con otra gente. El estacionamiento se realiza en carpas individuales especialmente preparadas con máquinas tragamonedas, mini-bar y otras comodidades.

Los niños volvieron a los parques zoológicos, cerrados desde hace meses. Hace varias semanas que sus responsables habían comenzado a aplicar programas de reaclimatación a sus animales, totalmente desacostumbrados a la presencia humana.

Las próximas etapas de la estrategia gubernamental de reapertura están condicionadas a la situación sanitaria en cada departamento del país. La siguiente fecha importante será el 9 de junio, con el toque de queda que comenzará a las 23, la reapertura de las salas interiores de cafés y restaurantes, así como de los gimnasios privados.

Única región de Francia donde brilló el sol durante toda la jornada, la Costa Azul improvisó una multitudinaria fiesta popular en bares y terrazas, donde el público estiró la celebración hasta segundos antes del nuevo toque de queda a las 21.

En un gigantesco cartel creado por el Louvre para la ocasión, La Gioconda recibió a sus visitantes con el lema Retrouver le sourire (Recuperar la sonrisa). Para 67 millones de franceses, fue sin duda una misión cumplida.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *