Moda: emprendedores que salieron adelante a través del e-commerce


Aunque la tecnología lo hizo todo para digitalizar el comercio y borrar las barreras a la hora de adquirir o colocar productos en distintos puntos del mundo, la pandemia, paradójicamente, cumplió un rol importante para que pequeños emprendedores den el salto de calidad que se necesita para llegar a otros países. El “boom” del e-commerce ayudó a buscar nuevos horizontes en un contexto de incertidumbre en el frente interno.

Ante la crisis, las compañías implementaron diversas acciones para adaptarse al contexto y según la encuesta a firmas exportadoras de América Latina que realiza el BID, la mayor parte (91%) buscó reconfigurarse antes que reducir costos laborales y no laborales. Entre las principales medidas que adoptaron se destacan la apertura de nuevos mercados (17%), la utilización de canales de venta alternativos como el e-commerce (15%) y la diversificación de la producción (14%).

A nivel global el comercio electrónico facturó 4,2 billones de dólares en 2020, un 27,6% más que el año anterior en que la facturación fue de 3,5 billones de dólares y, según los especialistas, 2021 rondará los 5 billones de dólares.

A nivel global el comercio electrónico facturó 4,2 billones de dólares en 2020, un 27,6% más que el año anterior

Con un crecimiento de 36,7%, respecto a 2019, América latina fue una de las regiones donde la venta en línea más evolucionó y la Argentina lideró las estadísticas de penetración de comercio electrónico al sumar más de un millón de compradores en línea. Desde la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) informan que en 2020 la facturación creció 124% y alcanzó a 20.058.206 consumidores con un incremento de 84% en las órdenes de compra respecto a 2019.

Zapatos en la web

C’est fini elabora zapatos “para trascender las tendencias y elevar la propuesta a lo excepcional”, según describe Francisco Royo, socio de la marca, y está preparada para exportar a todo el mundo mediante compras directas desde su web.

Royo cuenta que las principales ventas llegan desde Chile, Uruguay y España; “también contamos con un revendedor en Chile y estamos en proceso de lograr llegar a México y Estados Unidos”, agrega. Actualmente despachan a través de la plataforma, entre 50 y 100 pares por mes.

C’EST FINI, logró exportar

“Lo más difícil es hacer conocida la marca afuera y definir un posicionamiento fijo de precios en dólares que soporte los vaivenes de los costos internos y devaluaciones”, describe el socio de C´est fini y cuenta que el proceso de exportación lo iniciaron a partir del interés de un cliente de Chile. Hoy, pese a la pandemia, ese proceso continúa y apuntan a potenciarlo. “Al abrirse al mundo, el mercado es infinito, pero es un proceso de desarrollo de marca que lleva tiempo y hay que tener paciencia”, asegura Royo. “Siempre y cuando se sostenga un tipo de cambio competitivo y una estructura impositiva y de costos de exportación que no se siga agrandando, este año y los que vienen van a ser de crecimiento constante”.

Bikinis for export

En el caso de MMBI Bikinis, fundada por Luciana Danduono y Matías Alfini en septiembre de 2014, comenzaron produciendo 300 unidades y vendiendo de forma particular. Poco a poco hicieron crecer su comunidad en redes sociales, y hoy reúnen a casi medio millón de seguidoras.

“Uno de los momentos más felices dentro de la experiencia del emprendimiento fue participar en la Ley Nacional de Talles en el Congreso de la Nación”, cuenta Danduono. Aquel avance en materia normativa hoy les permite fabricar todos sus productos en 6 talles “reales”, aclara Alfini y asume que es un diferencial de la marca que contribuyó a su posicionamiento, junto con la originalidad de la moldearía y las estampas.

Actualmente emplean de forma directa a 20 personas y exportan a Uruguay, Chile y Brasil en la región; a Estados Unidos y México; dentro de Europa, sus productos llegan a España, Francia y Portugal y, además de Emiratos Árabes Unidos en Asia, a Australia y Nueva Zelanda, en Oceanía.

El caso MMBI Bikinis

La plataforma que utilizan es Exporta Simple, que funciona bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo y busca facilitar la logística para hacer envíos de bultos que no superen los 180 (alto) x 145 (ancho) centímetros (sin límites de profundidad), a cualquier país del mundo por no más de US$ 15.000 por envío y hasta US$ 600.000 por año. “El sistema es bastante simplificado, con una plataforma sencilla de usar que cualquier PyMe o comercio que quisiera hacerlo, podría empezar a usarla”, comenta Alfini.

“La primera oportunidad surgió con un cliente mayorista que quería llevar el producto a Uruguay, ahí comenzamos a averiguar sobre los trámites y la posibilidad de hacerlo a través de este proceso de Exporta Simple”, recuerda.

Los socios fundadores de MMBI Bikinis sabían que iban a tener un “montón de trabas”, más que nada por desconocimiento sobre documentación, declaraciones juradas, facturas proforma, nomenclaturas del Mercosur, etcétera, pero a fuerza de voluntad, mediante el diálogo con proveedores y especialistas, finalmente lograron hacer el primer envío de 30 kilos a Uruguay y, desde que comenzó la temporada en agosto de 2020, llevan exportados 950 kg de mercadería.

Para la próxima campaña -que inicia en agosto de 2021- esperan triplicar el volumen de pedidos, mientras trabajan en un plan para expandirse aún más internacionalmente y así continuar mejorando el nivel de sus exportaciones.

Moda sustentable

Un caso de exportación no tradicional que trasciende los resultados económicos es Fracking Design, un emprendimiento de Carla, Ornella y Mora Basilotta que decidieron hacer un ajuste a la marca de indumentaria Basilotta, que habían fundado 10 años atrás, y terminaron cambiando por completo el negocio familiar.

En 2018, buscando alternativas al fast fashion, movimiento de moda rápida que ya no las identificaba, las hermanas se involucraron en el mercado de la moda sustentable. Ornella, que es diseñadora, viajó a la provincia de Neuquén en busca de fibras naturales para desarrollar una nueva colección. Ahí se encontró con un material tan distinto como interesante: residuos de big bags plásticas, las bolsas contenedoras de la arena que se utiliza para la actividad del fracking (extracción de petróleo y gas no convencional en Vaca Muerta). “Vi inmediatamente este residuo como un textil y supe que eso era lo que estaban buscando” dice la creativa que vio en un desecho altamente contaminante para el ambiente, una nueva colección de accesorios premium.

Para la producción de bolsos, carteras y accesorios Fracking Design ya recicló 1925 metros lineales de arpillera plástica, y espera duplicar ese volumen en 2021. “Uno de los grandes objetivos que teníamos para el corto plazo era exportar, Tiendanube nos permitió integrar la plataforma con DHL y concretarlo”.

El primer envío partió el 23 de febrero rumbo a Australia. “Nunca pensé que la primera operación al exterior iba a recorrer 12.600 kilómetros, fue una experiencia súper emocionante porque estamos llevando un mensaje de concientización al mundo”, señaló Basilotta.

La integración de los servicios de courrier y pagos internacionales simplifica las operaciones de pequeños y principiantes. “Teníamos mucha incertidumbre sobre cómo enviar los productos, o cómo hacer para cobrarlos; la realidad es que una vez que tuvimos disponible la integración de nuestra tienda online con DHL y Paypal, se destrabaron muchísimos problemas y pudimos ofrecer nuestros productos al exterior”, agrega Ornela Basilotta.

Las hermanas concentran todo su trabajo en un taller, pero no cuentan con tiendas físicas propias, por eso aseguran que “la venta online es nuestra cara al mundo”, y esperan crecer tanto en el mercado mayoristas y corporativo a partir de la venta por internet. “Queremos que el volumen de exportación crezca, os imaginamos llegando a todo el mundo adelanta Basilotta.

Oportunidades

“Las exportaciones serán uno de los principales motores para impulsar la recuperación luego de la pandemia”, señaló Pablo García, director del Instituto Para la Integración de América Latina y el Caribe (Intal) y contó que desde el organismo se encuentran desarrollando distintas iniciativas orientadas a monitorear los impactos del Covid -19 sobre el comercio y la integración en la región ya que la encuesta realizada junto al BID advierte que el 77% de las empresas de América y el Caribe disminuyeron sus exportaciones intrarregionales y al resto del mundo desde el comienzo de la pandemia del coronavirus.

Aunque el volumen de las microexportaciones no compensará los flojos resultados que alcanzó la Argentina en el intercambio comercial de 2020, que incluso se colocó por debajo de la caída de las exportaciones en la región, ante la necesidad de generar divisas los especialistas indican que “todo suma”. “Hay que apoyar las pequeñas exportaciones no por lo que puedan influir en la balanza comercial, que puede resultar relativamente poco, pero si por cómo impacta en una cantidad importante de empresas con posibilidad de exportar”, plantea Marcelo Elizondo, analista de Comercio Internacional.

Se estima que en la Argentina de 6.500 empresas exportadoras 50 liquidan más de 100 millones de dólares por año y sólo 500, 10 millones de dólares por año. “A esa gran cantidad de empresas que exportan poco, en término de ingreso de divisas, se les debe hacer más fácil el proceso y eso permitirá que las ventas al exterior se sostengan y crezcan”, asume Elizondo.

El especialista entiende que el Estado, a través de las agencias de inversión, puede ser protagonista en aportar a las empresas “inteligencia comercial” para que puedan agregar valor a sus productos. Y eso se logra, según Elizondo, al brindar información relevante respecto a las características de determinado mercado, las cadenas de valor, las cualidades de los potenciales clientes, y todo lo que hace a la configuración de la demanda.

Plataforma

“La pandemia impulsó a muchos emprendedores que vieron crecer su negocio a través de la venta online a animarse a enviar sus productos al exterior”, afirma Gonzalo Latugaye, Brand Director en Tiendanube y aclara que “algunos ya tenían consultas generadas desde países limítrofes y se animaron en estos tiempos a probar esa modalidad y ampliar sus horizontes de negocios”. De acuerdo a los datos que analiza la plataforma de e-commerce, entre las características principales de las marcas que exportan, se destaca que cuentan con stock diferenciado y disponible para ventas en el exterior, se apoyan en una comunicación activa en otros idiomas y poseen una construcción de marca definida.

Aunque no existe un trato preferencial para los clientes que venden en otros países, Tiendanube ofrece un plan específico que permite tener múltiples idiomas y monedas en la tienda online. La herramienta se configura por una única vez desde el administrador y luego la tienda se adapta a las características que fueron preestablecidas para cada país en el que el negocio estará visible.

Tienda nube, una ayuda para exportar

Así, la plataforma convierte de forma automática los precios a la moneda local, las descripciones al idioma correspondiente y las alternativas de medios de pago y envío disponibles en cada país. “Brindamos acceso a configuraciones adicionales para acompañar a la marca en el proceso de venta de sus productos al exterior”, cuenta Latugaye.

Actualmente sólo 400, entre más de 45 mil tiendas activas en Argentina, están en condiciones de exportar, pero Tiendanube apuesta a la optimización del proceso con la integración de nuevas herramientas para dinamizar el proceso. “Estamos trabajando de la mano de una de las empresas más grandes de logística internacional, en una alianza que potenciará a muchos negocios de la región”, anticipa en diálogo con La NaciOn.

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *