Mercado de granos: tiempo de capturar rentabilidad



La demanda china alienta más exportaciones Fuente: Archivo

Sin duda alguna, en la plaza granaria se han venido “alineando los planetas” en las últimas semanas. Son varios los factores que explican las mejoras en los precios. Entre ellos, el clima en regiones productoras de relevancia; la mayor demanda China de todo tipo de productos; la desvalorización del dólar, y la actitud compradora de los fondos de inversión en Chicago.

Repasemos cada uno de los factores enunciados. Mencionar al clima es correcto, toda vez que la falta de oportunas lluvias ha recortado la producción de trigo en Estados Unidos, Francia, Ucrania y en la región afluente al Mar Negro en Rusia, al tiempo que un supuesto “mal cierre de campaña” de la gruesa en EE.UU. hace suponer producciones menores que las esperadas un mes atrás.

Este es el planteo de los operadores. Tenemos nuestras reservas respecto del maíz en Estados Unidos, pues nos resulta arriesgado apostar en contra de los farmers en este caso. Respecto de la desvalorización del dólar y el accionar de los “fondos” (van de la mano), es muy importante destacar la renovada apuesta de los Fondos Índice en Chicago, con una participación porcentual en las operaciones abiertas que no se veía desde el 2017. Este factor es muy importante, toda vez que estos actores que manejan fondos de pensión y no tiene permitido estar vendidos, parecieran estar “apostando” a las commodities agrícolas como un refugio anti inflacionario. Un interesante punto.

China va por todo

Pero el gran tema, en nuestra opinión, es la agresividad china en materia de precios. Dos hipótesis entonces: la primera, China aumenta su ritmo de compras para cumplir el acuerdo de Fase I con Estados Unidos; la segunda, China evidencia sus problemas de desequilibrio estructural entre producción y consumo.

En nuestra opinión, la segunda razón tiene mayor peso relativo. Argumentos para apoyar nuestra tesis: si sacrificaron el 40/50 por ciento de las cabezas de cerdo en el último año, ¿por qué aumentaron sus importaciones de carne y de maíz en forma simultánea?

Si es cierto que la inflación en Brasil no llega al 5% anual; si es cierto que los brasileños piensan en reales por tonelada y que la soja en reales viene promediando en los últimos siete años 1200 reales por tonelada y que este año (por devaluación del 35% en un año) escaló a los 1800 reales por tonelada, y que por dicha razón ya tienen vendido el 96 por ciento de la soja de esta campaña y casi el 50% de la 2020/2021, la pregunta es de manual: ¿por qué los chinos presionaron sobre la soja brasileña si a menor precio se la llevaban igual?

En este caso, no había acuerdo que cumplir. A su vez, China ya está importando trigo, cebada y sorgo. Es evidente que China viene por todo. ¿Será esta la razón que justifica que los Fondos de Índices hayan vuelto a invertir en materias primas agrícolas?

Interesante escenario en materia de precios para el año 2021. Lástima la supuesta presencia del fenómeno de La Niña, que seguramente condicionará los rindes en nuestras pampas. En semejante contexto, capturar rentabilidad con estrategias flexibles pareciera ser la consigna.

El autor es presidente de Nóvitas SA

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2