Mercado de granos: entre las amenazas y las oportunidades


Las amenazas de mayores retenciones en un contexto de fuerte suba de los precios internacionales de los granos y en momentos en que el saldo exportable de trigo está todo declarado y comprado por la exportación y el 62% del maíz que se prevé exportar ya está registrado y comprado, demuestra la falta de conocimiento que las autoridades tienen sobre cómo funciona el trading en la Argentina y en el mundo.

Veamos, aumentar las retenciones de trigo del 12 al 15% significa para el Estado un ingreso adicional de cuatro millones de dólares, si es que la exportación decidiera declarar 500.000 toneladas adicionales, en caso contrario el ingreso para el Estado sería cero. Vayamos al maíz, faltan declarar exportaciones por un total de 13,5 millones de toneladas si es que el saldo exportable total 2020/2021 fuera de 36 millones de toneladas. En este caso el ingreso adicional para el Estado, si aumenta las retenciones en 3 puntos, sería de 101 millones de dólares.

Sin embargo, hay un tema que no es menor y que es la clave del futuro ingreso de divisas y el futuro ingreso por retenciones de esta campaña 2020/2021. Me refiero al aumento de precios que se produjo entre la cosecha actual 2021 y la cosecha anterior 2020. Por ejemplo, el precio de la soja FOB en puertos de Upriver se está cotizando hoy a US$550 por tonelada, con un aumento de US$130 respecto del valor de igual mes de embarque de la cosecha anterior.

El aceite de soja se cotiza a US$1250 por tonelada FOB, mientras que un año atrás lo hacía US$600, es decir, con un alza del 108%. Otro tanto sucedió con la harina de soja, que se negocia a US$450, un 45% por encima de abril 2020. El maíz subió más del 90%, de 140 a 270 dólares. El impacto de la suba de los precios de los productos agrícolas que exporta la Argentina se refleja en el mayor ingreso de divisas proyectados para 2021 y en el mayor ingreso por retenciones. Para 2021 se proyecta un ingreso de divisas de US$36.379 millones entre los principales productos, trigo, maíz, sorgo, soja, girasol y subproductos. Un aumento de US$9050 millones respecto de la cifra de 2020, que totalizó US$27.229 millones.

En relación con los ingresos por retenciones para el Estado, en 2021 se proyectan en US$9021 millones, con un aumento de US$2214 millones respecto de los US$6090 millones de 2020, siempre considerando los cinco principales productos de exportación, incluyendo aceites y harinas. Con estos números sobre la mesa, ¿cuál es el motivo por el cual el Gobierno amenaza con aumentar las retenciones? Si es para bajar la inflación o el valor de los alimentos, tiene un mal diagnóstico.

Muchas organizaciones demostraron que el costo de las materias primas no influye en forma significativa sobre el precio del producto final. Por ejemplo, un informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA), que muestra que en el caso del pan, el valor del trigo representa el 12%, el molino el 6%, la panadería el 57% y los impuestos el 25%. Donde hay que ajustar, entonces, para que el valor de los alimentos, en este caso del pan, bajen, es en los impuestos o en los costo de la panadería.

Si el Gobierno no ve esta realidad, ya sea el mayor ingreso de divisas por exportaciones y por las actuales retenciones, como el menor impacto del precio de los granos sobre los alimentos, podríamos aventurar una explicación: el árbol no les deja ver el bosque.

—–

El autor es fundador de GuruMarket

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *