Mayo: estiman que las empresas pagarán hasta el doble por el gas


A partir de mayo, el gas en boca de pozo que compran la mayoría de las empresas en la Argentina llegará con aumentos que irán de entre 20% y 100%, según cada caso, y de acuerdo con la tarifa específica que cada una había acordado en su momento con la productora o la comercializadora.

Este incremento ya les fue comunicado informalmente por las productoras o comercializadoras a algunas empresas, debido a que los contratos vigentes en la actualidad tienen como fecha de vencimiento el 30 de abril. En un mercado en el que, salvo la demanda residencial y un ínfimo número de pequeñas empresas, el precio del gas está desregulado, las nuevas tarifas llegarán más abultadas.

Según confiaron a LA NACION fuentes de la industria, hay un dato claro y concreto: el gas para las empresas aumentará el 1° de mayo. “La dimensión del aumento no está definida aún, pero se estima que el millón de BTU (unidad de medida que utiliza el sector) no podrá costar menos que lo que ya acordaron las productoras con el Gobierno para cumplir con el Plan Gas, es decir 3,80 dólares”, afirmaron.

Como el precio que están pagando ahora las empresas va desde 1,80 dólares en algunos casos, hasta 2,50 dólares en otros, el incremento dependerá de la nueva negociación entre cada compañía con su proveedora; pero si, por ejemplo, pagaba 2,50 y ahora acuerda 3,80 el gas se le encarecerá 20%, mientras que si abonaba 1,80 (porque había hecho un buen arreglo) y ahora pasa a 3,80, su suba será superior al 100%.

“En realidad hay de todo, lo que sí es verdad es que para todas las industrias que tienen gas desregulado va a haber un incremento considerable del gas en boca de pozo”, estimaron fuentes de la industria.

En una comercializadora confirmaron a LA NACION que, efectivamente, va a haber un aumento del gas a empresas, pero aclararon que la comparación del nuevo valor hay que hacerla con el precio de 2019 y no con el de 2020, que fue un año atípico por la pandemia. “El año pasado hubo alta disponibilidad de gas porque la actividad de las industrias estaba parada, por eso las productoras y comercializadoras, con tal de colocar un metro cúbico en algún lado bajaron los precios hasta niveles de 1,60 dólares el millón de BTU. Pero ahora que se volvió a la actividad y que el gas escasea es lógico que se aumente. Lo que estimamos es que el millón de BTU quedará en 3,50 dólares, pero eso no hay que compararlo con el valor de 2020, sino con el de 2019, que era de 3,20 dólares”, explicaron.

Las primeras en alzar su voz ante lo que consideran un salto desproporcionado fueron las pymes agrupadas en Industriales Pymes Argentinos (IPA). “Los nuevos contratos que están llegando a las pymes industriales tienen aumentos promedio del 90% en dólares, y de confirmarse ese impacto en los costos de las fábricas será inevitable un traslado a los precios de los productos en las góndolas, que no bajarán del 15% por más esfuerzos que hagamos los empresarios para absorber pérdidas”, afirmó Daniel Rosato, presidente de IPA y dueño de Papelera Rosato.

Según comentó Rosato a LA NACION, que las pymes que tienen mucho consumo de gas compran directamente en boca de pozo y además pagan transporte y distribución a Metrogas, y el gas propiamente dicho lo contratan con Metroenergía. “Este es un aumento que desestabiliza, porque venimos sosteniendo el precio en dólares de nuestros productos desde 2019″, remarcó.

En tanto, fuentes de la Unión Industrial Argentina, señalaron que se trata de un aumento que ya se esperaba, pero que lo que se tratará de lograr es que sea un incremento acorde con un precio de equilibrio, que no afecte la productividad en ningún caso.

Asimismo, industriales de la provincia de Buenos Aires, indicaron que, si bien los aumentos que se barajan aparecen como exorbitantes, se debe tener en cuenta que había un atraso en los precios del gas y que, si se tiene en cuenta lo que cuesta el gas del llamado barco regasificador (hasta 18 dólares por millón de BTU) o el que se traía de Bolivia (8 dólares por millón de BTU) queda claro que algún ajuste era necesario.

Rosato admite que es cierto que el gas había bajado y que por el tema de la parálisis de las industrias en 2020 los contratos se habían firmado con una baja de 50% en dólares, pero reclama que se explique bien cuál es el precio de equilibrio del gas en boca de pozo. “Eso nadie lo sabe. Si en su momento me abarataron el gas a 0,065 dólares el metro cúbico, lo mínimo que pido es que me expliquen las razones técnicas de por qué ahora me lo aumentan 100%”, dice.

Además, el directivo de IPA subraya que los incrementos en ciernes también afectan su exportación, porque si les siguen aumentando los costos en dólares, pierden toda competitividad. “Si quieren que exportemos, necesitamos tener un precio en dólar fijo y tener previsibilidad de cuánto se va a pagar”, concluye.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *