“Más que barato”: qué hay detrás del precio del dólar bolsa y cuánto puede durar


Sube el dólar contado con liquidación, también el oficial y el mayorista. Sin embargo, el MEP (sus siglas derivan de “Medio Electrónico de Pago”, aunque también es conocido como dólar “Bolsa”) continúa con un precio estable desde que comenzó 2021. A pesar de tener un valor atractivo y ser la opción predilecta para la compra de dólares sin límite de forma legal para quien está en el país, los inversores se inclinan por otras opciones.

En lo que va del año, el dólar MEP es la divisa que registra la menor suba acumulada, con el 2,46%: pasó de cotizar $139,99 el 1° de enero de 2021 a $143,43 al cierre del último lunes. Para comparar, el dólar contado con liquidación (CCL) trepó 7,46% en estos cuatro meses, mientras que el alza para el dólar minorista fue del 9,8% y del 10,02% para el mayorista.

¿Qué hay detrás de la meseta del MEP? El analista financiero Christian Buteler indicó que el principal ‘driver’ que hizo bajar al dólar MEP desde su histórico $155,17 en octubre del año pasado fue el propio Gobierno. “El dólar MEP lo tenés intervenido por el Gobierno, que opera todos los días en compra-venta de bonos para mantener el precio bastante a raya”, explicó.

En la misma línea, la economista Soledad Pérez Duhalde, directora de operaciones de la consultora ABECEB, apuntó que en el escenario actual el Ejecutivo enfrenta “el peor ingreso de la oferta de dólares”, aunque últimamente el flujo viene siendo bueno gracias al precio de la soja y de algunos productos exportables con respecto al año pasado. Por el lado de la demanda, los dólares que se adquieren para turismo o atesoramiento “están comprometidos” debido a la pandemia de coronavirus, las restricciones de circulación y los miedos que derivan de ella.

“A su vez, no hay vencimientos en dólares en el corto plazo que puedan ocasionar una mayor demanda. Entonces, por todo eso, el dólar está bajo y se da esta paz cambiaria”, añadió Pérez Duhalde.

En un contexto de inflación acelerada -en los primeros dos meses del año acumuló un aumento del 7,8%-, los inversionistas están prefiriendo los activos fijos que se ajustan por el índice de Precios al Consumidor elaborado por el Indec. Es más, según un informe de First Capital Group, en marzo los depósitos UVA aumentaron 21,8% ($14.147 millones), totalizando el mes pasado un total de $79.100 millones y consolidando su atractivo.

Sin embargo, el mercado en estos momentos se encuentra en un “momento bisagra”. Antes de que la segunda ola de coronavirus se convirtiera en una realidad en la Argentina, “no había interés por el MEP”, ya que los agentes económicos estaban “convencidos del éxito de política cambiaria” del Banco Central (BCRA).

Ajustando el dólar mayorista a un ritmo del 2,5% mensual, el Gobierno hizo uso de esta herramienta para intentar aplacar la inercia inflacionaria.

Los depósitos anclados a la inflación son otra opción atractiva con un dólar planchado. Archivo

“Todo esto en un contexto en el que la economía crecería por encima de 6%, se necesitarían inyectar pesos en las empresas, entonces ahí está la justificación de que el MEP esté ofrecido”, agregó Walter Morales, presidente de la consultora Wise.

Pero con récord de casos de coronavirus en el país y nuevas restricciones de circulación, desde la semana pasada las bases empezaron a cambiar. “Como consecuencia, va a aumentar el déficit fiscal en relación con lo estimado para este año y con ello la emisión y la tasa de interés para esterilizar el mercado. Lo más lógico es que frente a este escenario vuelva la tensión cambiaria. En este punto es en el cual lo barato que está el dólar MEP luce tentador y el motivo por el cual, tímidamente, pueden aparecer compradores”, estimó Morales.

Además, otro elemento que entra en juego es el factor psicológico: los compradores suelen volcarse a la divisa extranjera cuando las papas queman, algo que no se prevé en el corto plazo. “Cuando ves una tendencia desequilibrada, salís a comprar porque esperas que siga subiendo. Es lo contrario a lo que sucede cuando está el mercado tranquilo, como en estos momentos”, señaló Buteler.

Que el dólar MEP se haya mantenido en calma durante cuatro meses, para los especialistas es cosa rara y en el mediano plazo no se podrá seguir sosteniendo. Buteler remarcó que en estos momentos “conviene comprar”, ya que, con una inflación moviéndose a un ritmo del 4% mensual, el dólar MEP a $143 está “planchado fuertemente” y se percibe “más que barato”.

Por esa misma razón, Pérez Duhalde señaló algunos factores que se convierten en alertas hacia adelante. Durante el segundo semestre del año la oferta de dólares proveniente del campo se agota y la segunda ola de Covid-19 puede volver a afectar la recaudación tributaria y aumentar “gastos pandémicos”, por lo que son elementos a seguir de cerca.

Si bien los especialistas no anticipan un escenario de pánico cambiario, la inflación mensual, el desarrollo de la segunda ola de coronavirus en el país, el cepo al dólar (que obliga a las personas que a volcarse al MEP) y la posibilidad de que el Gobierno vuelve a emitir para financiar al Tesoro, son elementos que alimentan la expectativa de que el dólar comenzará a subir, “sobre todo el MEP”.

“No es lógico lo que estamos viendo. Que un dólar oficial esté más alto que el dólar Bolsa o blue no cuadra, son partes de las distorsiones que tenemos hoy en día. Generalmente, siempre el oficial es más barato, seguido por el MEP y por último el blue, que es el que podés comprar ilimitadamente sin demostrar ingresos. ¿Pero cuánto más tiempo se va a mantener? Para mí, ya se mantuvo demasiado”, cerró Buteler.

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *