Más allá del plazo fijo. Las mejores opciones para ganarle a la inflación



Ante la aceleración de la inflación y el riesgo siempre latente de una gran devaluación, los analistas aconsejan diversificar y buscar alternativas que superan al tradicional plazo fijo, que pese a los intentos oficiales, no logra sacar la cabeza. Fuente: LA NACION – Crédito: shutterstock

A un paso de terminar este 2020 para el olvido, el desafío que desvela a ahorristas chicos y grandes es cómo “salvar” los pesos del impacto combinado de devaluación y aceleración de la inflación. Terrible combo para cualquier bolsillo.

Difícil con una misma estrategia atacar ambos frentes. Lo mejor entonces es diversificar y buscar alternativas que superan al tradicional plazo fijo, que pese a los intentos oficiales no logra sacar la cabeza.

La suba de tasas decidida por el Banco Central no es suficiente para poner al instrumento más tradicional en signo positivo.

“Al comparar las tasas con el nivel de inflacio´n o con el ritmo de devaluacio´n mensual, tanto las tasas nominales como las efectivas siguen siendo negativas”, aporta un reporte de Quinquela Fondos y pone el siguiente calculo sobre la mesa: Con una tasa (TNA) del 37% para el plazo fijo, la tasa real nominal es de -8,6 por ciento. “Desde la perspectiva del inversor es negativo porque debe asumir mayor riesgo para preservar el poder de compra de sus pesos”.

Federico Perez, gerente de Inversiones de Mariva Fondos, pone la primera recomendación sobre la mesa: “buscar alternativas que cuenten con una indexación. Las opciones más interesantes pueden ser: bonos dólar link, ajustados por la devaluación del tipo de cambio oficial; bonos CER que son los ajustados por el índice de precios al consumidor, bonos Badlar (ajustan su cupón de interés por la referencia de tasas de plazos fijos) y acciones que, dependiendo del efecto sobre los márgenes y el nivel de actividad, puede evaluarse como un alternativa indexada”.

Diferentes riesgos y diferentes objetivos que deberán conjugarse lo mejor posible para sacar un + (mas) en la cuenta de inversión mes a mes.

Dupla ganadora

“El plazo fijo no cumple con el objetivo de ganarle a la inflación. Los pesos que los inversores dejan en un depósito a plazo valen menos el día que los retiran”, apunta Ignacio Grau, gerente comercial de WINA, la plataforma de inversiones del grupo Allaria.

Su recomendación: un fondo que ataca dos frentes al mismo tiempo: “Nuestro fondo Allaria Diversificado está posicionado en un mix 50% atados a la inflación y 50% dólar linked. Este mix es el que consideramos mejor hoy, pero no necesariamente será así mañana, por eso lo importante es que es un fondo de gestión activa para adaptarlo a los diferentes escenarios”, subraya.

“En el último año el diversificado, dice Grau, acumuló 70% de ganancia, lo cual está casi 30% por encima de la inflación”, agrega.

Cuestión de tasas

Sabrina Corujo, directora de PPI, remarca que “aún con tasas crecientes las de plazo fijo son neutras o negativas en términos reales y el inversor que busca algún tipo de cobertura – de una devaluación, de una aceleración en la brecha del tipo de cambio, de una inflación que será sin dudas creciente producto de la emisión- puede encontrar mejores alternativas dentro del mercado.”

“En esta línea consideramos los activos con ajuste CER, y también los dólar Linked. En ambos casos puede ser a través de un bono puntual soberano o corporativo, aunque su liquidez puede ser muy ajustada en el mercado secundario, o más recomendable para un minorista a través de un FCI con este objetivo”, apunta la ejecutiva de PPI, que a través de su plataforma comercializa FCI de más de una docena de sociedades gerentes.

El punto que no está claro son los tiempos con los que uno juega este partido. Es decir ¿qué se va a acelerar más y primero, inflación o devaluación? Y eso obliga a cubrirse por varios frentes.

“Entiendo que un mix -donde los FCI son la herramienta más adecuada para un retail- de dólar linked y CER es una buena estrategia. Acá es importante ver la duration de cada cartera para entender la menor o mayor volatilidad a la que uno se va a exponer, y que estará determinada por la aversión al riesgo de cada uno de los inversores”, explica la directora de PPI.

Posibles combinaciones

Pablo Castagna director de Wealth Management de Balanz, también va por la combinación de dólar e inflación.

“En este contexto, es muy difícil encontrar alternativas de inversión fuera del dólar que protejan genuinamente al inversor contra la suba sostenida de los precios”, postula de entrada y agrega que “los bonos que ajustan por CER (inflación) fueron muy castigados durante octubre y parte de noviembre, principalmente a raíz de las grandes licitaciones de bonos dólar linked que realizó el Gobierno, y quedaron rezagados en su cotización. Por lo tanto vemos oportuno posicionarse en ellos ya que las fuertes caídas en los precios impulsaron su rendimiento”, sostiene el especialista.

“Creemos que la mejor forma de capitalizar esta oportunidad es delegando una gestión activa a través de nuestro fondo linkeado a la inflación (Balanz Institucional), ideal para personas y empresas que busquen buenos rendimientos con un horizonte a mediano plazo”, sugiere.

El desafío que desvela a ahorristas chicos y grandes es cómo “salvar” los pesos del impacto combinado de devaluación y aceleración de la inflación Fuente: LA NACION – Crédito: shutterstock

La preferencia de analistas e inversores por esta combinación de activos, se plasma en el incremento de suscripciones de FCI con objetivos linkeados al CER y al dólar (oficial). El patrimonio del conjunto de fondos que siguen la inflación aumentó más de 200% en lo que va del año de acuerdo a datos de la Cámara de FCI. El rendimiento promedió 70%. Y suman unos $17.000 millones de activos bajo gestión.

En fondos dólar linked hay bajo administración $161.500 millones, y crecieron rápido en poco tiempo ya que volvieron a “surgir” este año con los mayores controles cambiarios.

Para el inversor que, con una porción de sus ahorros se anime a jugar más fuerte, en las acciones hay también una oportunidad. “Batir la inflación es un desafío que puede requerir estar dispuesto aceptar mayor volatilidad y pensar un horizonte de inversión algo más largo”, dice Perez de Mariva Fondos y recomienda a los inversores dos de sus fondos de acciones: MAF Renta y MAF Acciones.

“El primero es un fondo de retorno total que acumula en el año un retorno directo del 102%. La estrategia se resume en optimizar dentro de las alternativas de indexación como bonos dolarizados (hard y dólar link), bonos ajustados por CER y futuros de acciones. El otro es un fondo de acciones que viene rindiendo 46% en el año, superando al índice Merval en 22% en lo que va del año”, explica Perez.

Para estacionarse

Por otro lado, en contextos de alta inflación como la que tenemos y, peor aún, la que se espera, cada día cuenta. Una alternativa para no dejar pesos ociosos en la caja de ahorro mientras se espera, por ejemplo, el vencimiento de la tarjeta de crédito, es valerse de un FCI de money market.”Estos fondos buscan un rendimiento diario a través de activos de elevada liquidez como cuentas remuneradas, plazos fijos, cauciones y pases”, explica Castagna, de Balanz.

Es cierto que su rentabilidad queda, en general, algún punto por debajo de la tasa de plazo fijo pero tiene la gran ventaja de no tener plazo para su vencimiento o rescate. La liquidez es inmediata y eso los convierte, prácticamente, en una caja de ahorro remunerada.

Las tasas de interés en pesos podrían volver a subir en el mediano plazo. “Queda claro que la economía necesita ma´s tasa de intere´s y que el BCRA tiene motivos suficientes para demorar la suba. La clave pasara´ nuevamente por el mercado cambiario, donde el precio creciente de la soja puede jugar un rol positivo”, analiza el informe de Quinquela Fondos.

“Si la brecha se amplía y las liquidaciones de divisas, a pesar del mayor precio de commodities, no aparecen, seguramente se acelere el proceso de suba de tasas. En cambio si se logra contener la brecha cambiaria, el BCRA encontrara´ los motivos para seguir postergando la suba de tasas y volver a convivir con rendimientos reales negativos como en la mayor parte de las u´ltimas dos de´cadas”.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *