Madres y socias. Se unieron para resolver el “lado B” de la maternidad



Maria Fernández Mouján y Guadalupe Valverde crearon Güima en 2015

Maria Fernández Mouján y Guadalupe Valverde, quienes tienen tres y cuatro hijos, respectivamente, comparten mucho más que la maternidad. Siempre le dieron prioridad a la crianza y ambas reconocen el “lado B” de ser madres. Rutinas largas, noches sin dormir, llantos a toda hora, peleas por la protección en la pileta durante el verano y un grito de “mamá” cada dos por tres. Según Fernández Mouján, un aspecto que “nadie te cuenta”.

Lo que parecía ser una típica charla entre dos mamás en la Plaza Vicente López, entre juegos y bebes llorando, cinco años después es un emprendimiento que busca solucionarle momentos tediosos a los padres.

Sin ser amigas y con una primera inversión de tan solo $3000, a fines de 2014, crearon Güima, una marca de ropa de agua para niños. “Chicos independientes y seguros”, ese es su slogan y su principal objetivo. Buscan crear productos que ayuden a los padres a disfrutar del verano sin llantos, sin quemaduras de sol y, sobre todo, con la protección de sus hijos asegurada.

“Pensamos productos de buena calidad, hechos en la Argentina y que te ayuden a tener una maternidad más fácil”, dijo Fernández Mouján, y agregó que, por lo general, estos tipos de productos sólo se consiguen afuera.

El producto estrella de la marca es el flotador

“Todo empezó con el flotador, imitamos el modelo americano”, explicó. Sus estampas las realizan con artistas y diseñadores argentinos. Desde remeras con protector factor UV hasta baberos y pañales de agua reutilizables. “Son productos para que todo sea más llevadero”, dijo.

Ambas dueñas pensaron en crear ropa práctica y linda. Aseguraron que toda mamá quiere ver a sus hijos presentables, pero mejor si esto viene de la mano de la practicidad. “No es un traje de baño común con voladitos y espalda al aire”, explicó, y agregó que, por lo general, las marcas piensan más en la estética que en lo práctico.

Pandemia-Covid19

Como a todos los rubros, a ellas también les fue difícil arrancar este año. Aunque su temporada alta es el verano, tratan de impulsar la marca todo el año y lanzar productos nuevos en todo momento. Además, el aislamiento sumó a sus vidas el homeschooling y la maternidad las 24 horas del día. Por lo tanto, entre las clases virtuales, almuerzos y recreos, Güima sobrevivió a los malabares de las dos madres y emprendedoras.

“A pesar de todo, la cuarentena nos trajo beneficios. Pudimos dar el salto y tener nuestra tienda en Mercado Libre y nuestros clientes se animaron a hacer más compras online”, explicó.

A partir de la pandemia de Covid-19, comenzaron a hacer barbijos con sus estampas

También comenzaron a hacer barbijos para chicos que, según ella, son productos difíciles de conseguir. En 2017, unos de los hijos de Fernández Mouján tuvo que luchar contra una enfermedad y ella vivió en primera persona la falta de estos insumos.

Siempre pensando en sus necesidades como madre, otra vez logró crear un producto que también ayudara a otras familias. “Por cada barbijo vendido, donamos otro al Hospital Austral. También hicimos una donación a hospitales del interior y a cada médico que conocemos le contamos la propuesta”, dijo.

Este año vendieron 5500 productos y durante la cuarentena lo más vendido fueron los baberos pintor y las redes de baño, ambos productos “indoor”. Con la intención de seguir creciendo y hacerse conocidas, dentro de poco van a realizar su primer exportación a Chile.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1