Los precios y una ley de la que nadie puede escapar: la de la oferta y la demanda



1 ¿Cómo se forman los precios? La teoría de los precios indica que en una economía de mercado y de competencia perfecta, rige la ley de oferta y la demanda. Para alcanzar el equilibrio entre ambas, los demandantes y oferentes deben estar satisfechos. Es decir, el productor debe estar dispuesto a producir una determinada cantidad de un bien buscando maximizar sus ganancias, mientras que el comprador convalidará un determinado precio según su presupuesto disponible y sus preferencias de consumo. Cuando se alcanza el punto de equilibrio, la cantidad ofrecida y la demandada en el mercado son exactamente iguales.

2 Absolutos, relativos o reales . En una categorización podemos distinguir, en primer lugar, al precio absoluto, que es el valor que representa cualquier bien, servicio o factor en términos monetarios (una bebida que se vende a $100). En segundo lugar están los precios relativos, que hacen alusión a la relación que existe entre un bien “a” y un bien “b” (si consumo una unidad más del bien “a” podré comprar tantas unidades menos del bien “b”). Por último tenemos los precios reales, es decir, los que se definen en relación con el movimiento general de los precios de la economía (si una bebida salía $50 en 2015 y ahora sale $100 deberé contabilizar cuánto del aumento fue por el movimiento de valores de la economía y cuanto por el aumento del precio del producto en sí mismo). En una economía de competencia perfecta, los precios relativos se estarán ajustando constantemente para alcanzar un equilibrio. Si ocurriera un exceso de demanda, o sea, que haya más demanda que oferta de un bien, o, por el contrario, un exceso de oferta, los precios o las cantidades ofrecidas se ajustarán hasta llegar a un equilibrio entre todos los bienes ofrecidos, de esta manera los precios relativos entre distintos bienes cambian.

3 Monopolios, oligopolios y monopsonios . Un mercado de competencia perfecta implica que ningún individuo o establecimiento puede tener influencia en el precio de un bien o servicio y que, además, los consumidores tendrán la capacidad suficiente para conocer todas las opciones donde conseguir los mismos bienes al menor precio. Sin embargo, esta situación es atípica y surgen mercados imperfectos. Dentro de estos podemos distinguir, en primer lugar, al monopolio, es decir, un mercado que solo tiene un vendedor y muchos compradores, por lo que el vendedor no tendrá que preocuparse por bajar el precio para competir y ganar cantidad de ventas en el mercado. Por otro lado, existen los oligopolios, cuyo mercado está definido por un grupo de pocas empresas, que pueden cooperar para obtener más beneficios en conjunto o para competir. Por el contrario, existen los monopsonios, un mercado que tiene muchos vendedores, pero solo un comprador, que termina teniendo injerencia en el valor del bien adquirido.

4 Valores máximos . Cuando se fijan precios máximos, por ejemplo por decisión del gobierno, alguna distorsión se generará. La primera opción es que el estado se haga cargo de la diferencia entre el costo marginal y el precio. De esta manera, la oferta del proveedor del bien no se modificará, dado que está siendo compensado y el consumidor se ve beneficiado; pero se incurrirá en un gasto mayor que deberá ser financiado. La segunda opción es que, al no poder maximizar beneficios, las empresas produzcan menos de ese bien.

5 Cantidades y precios . Intentar controlar las cantidades y los precios de los bienes a un mismo tiempo es una utopía. Nadie puede escaparle a la ley de la macroeconomía. Cualquier decisión que se tome para controlar cualquiera de los dos, tendrá sus consecuencias en distorsiones de precios relativos, en caída de producción o en liquidación de stocks.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *