Los mercados comienzan a mirar, expectantes, las conversaciones del Gobierno con el FMI



Las negociaciones con organismo internacional vendrían de la mano del pedido de algunas reformas Fuente: Reuters – Crédito: Remo Casilli/File Photo

En el mercado local, el principal foco se mantiene en las novedades de la política económica del gobierno de Alberto Fernández. Hacia adelante, los drivers a seguir tienen que ver con las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que podrían venir de la mano de cambios estructurales. Al mismo tiempo, el clima social en relación al desempleo y al nivel de actividad juegan un rol clave. En lo externo, mirando a Estados Unidos, la atención está puesta en la reacción del mercado tras las elecciones.

Señales que dan aliento

A diferencia de lo ocurrido en los meses previos, el Gobierno está mostrando señales más ortodoxas que reflejan la intención de querer buscar cierta consolidación fiscal. Las medidas incluyen subas de tasas, cancelación de adelantos transitorios, emisiones dólar linked, flexibilizaciones de controles de capitales, reducción de subsidios, etcétera. Se puede decir que el Gobierno está preparando el terreno para comenzar a negociar con el FMI y esto es bienvenido para el mercado que comienza, de a poco, a querer recuperar la confianza pérdida.

De todos modos, considerando la sensibilidad que tiene la actual coyuntura, la consistencia en el tiempo en las nuevas señales será fundamental. Un paso en falso podría venir de la mano de nuevos shocks negativos. En este contexto, los ADR rebotaron en promedio 10% en la semana. El sector financiero fue el más favorecido, tras conocerse la autorización del Banco Central para actualizar comisiones bancarias (GGAL y BMA avanzaron en torno al 20%). En tanto, los bonos soberanos en dólares continúan comprimiendo spreads (pasaron a rendir un 15%), con un principal rebote en los precios de los bonos de legislación extranjera (+8/9% semanal).

Sigue el roll over y diciembre será desafiante

Luego del roll over en octubre del 246%, el foco se traslada al mes que estamos transitando, en el que vencen casi $340.000 millones (aunque casi el 50% está en manos de los bancos y se estima una renovación “simple”). En diciembre, en tanto, los vencimientos se aproximan a $462.000 millones. En tanto, en la última semana el Tesoro licitó letras atadas a los pases pasivos a 7 días; se adjudicaron $9755 millones y, así, se lograron cubrir los vencimientos semanales. La segunda licitación del mes será este lunes, en la cual se buscará canjear siete títulos elegibles en pesos por dos bonos en dólares, por US$750 millones (AL30 y AL35). Un buen resultado, sin dudas, será un nuevo dato positivo que el mercado podrá reflejar en precios.

En las tres licitaciones restantes del mes, en cambio, se espera que se emitan combinaciones de Letras de CP y Bonos CER/dólar linked. En cuanto a oportunidades en el mercado de pesos, los bonos CER continúan siendo una buena alternativa: las tires reales van de 2% a 10%, a lo largo de una curva que muestra pendiente positiva. Según el perfil de inversor, la parte media de la curva (TC25 y TX26) con retornos de entre el 8/9% puede ser una buena oportunidad.

Un nuevo escenario en Estados Unidos

Si bien la ventaja se la llevó John Biden para ocupar la Casa Blanca desde enero, el Congreso en Estados Unidos se mantendrá dividido, algo que aleja la posibilidad del escenario extremista, dado que la aplicación de ciertas decisiones políticas claves podría dificultarse a lo largo de los próximos años. Entre los temas controvertidos están los niveles de impuestos corporativos, el acceso a la salud y el nivel de gasto fiscal durante la recuperación económica.

Si bien una reelección de Donald Trump pudo haber significado la continuidad de políticas pro-mercado, el resultado no se alejó de lo que los inversores descontaban previamente. Por su parte, más allá de que las políticas planteadas por Biden sean menos market friendly, si se repasa la evolución de los mercados en la historia, se ve una mejor performance bajo presidencias demócratas. Además, un mayor impulso fiscal de la mano de una mejora en las relaciones internacionales ayudaría a acelerar la recuperación económica. No obstante, la posibilidad de que se mantenga una indefinición -quizá ante la judicialización del escrutinio- por varias semanas más, hará que por momentos se puedan ver saltos en la volatilidad.

Avanzan las acciones en Wall Street

Mientras tanto, la volatilidad retrocede en Wall Street, con el VIX volviendo a niveles cercanos al 25%, luego de los máximos del 40% observados la semana previa a las elecciones. Las acciones americanas se mantienen firmes, con el S&P500 avanzando un 7% semanal, acercándose a los 3500 puntos y superando su media móvil de 200 días, de 3410 puntos. Por su parte, si bien los rebrotes del Covid-19 amenazan a la economía americana, los datos laborales siguen reflejando que la reactivación económica continúa su curso.

El índice de desempleo mostró en octubre una baja de 6,9%, una variación positiva, pero que representa una desaceleración si se la compara con la caída de 7,9% del mes anterior. Se crearon 638.000 nuevos puestos de trabajo, con un incremento de 906.000 empleos privados y una contracción de 268.000 empleados públicos (habían sido contratados temporalmente). Al mismo tiempo, las solicitudes de subsidios por desempleo retrocedieron un 5% respecto a la semana previa. En este marco, está claro que una recuperación de la demanda interna ayudaría a mejorar las condiciones del comercio internacional, algo que beneficiaría a los mercados emergentes.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *