Los mercados, atentos a la negociación con el FMI y a la espera de señales



Las condiciones que entrarán en juego en las negociaciones con el FMI están en la mira Crédito: Shutterstock

Los inversores mantienen su foco puesto en un posible acuerdo por la deuda con el organismo internacional de crédito, al tiempo que aguardan un plan macroeconómico por parte del Gobierno; en el plano internacional, todos los ojos están puestos en los estímulos monetarios y en si se podrá disfrutar del rally navideño

En el mercado local, la atención se mantiene puesta en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), desde donde los inversores buscan señales de un plan macroeconómico más consistente. En lo internacional, el sentimiento positivo del mercado mejora los rendimientos. Aunque la clave estará en los estímulos fiscales y monetarios que puedan llegar en el corto plazo. Los ojos, por lo tanto, están puestos en ver sise disfrutará o no del famoso rally navideño del que se suele hablar en esta época.

Expectativas por la relación con el Fondo

Sin fuertes cambios de expectativas, los bonos soberanos en dólares vuelven a ser castigados. En la semana, los títulos bajo ley extranjera sufrieron correcciones de entre 3% y 4% en promedio, menores (esta vez) a los de ley local, que perdieron entre 1% y 2%. Con estos precios, seguimos observando una curva invertida con rendimientos en niveles que rondan el 15%. Los inversores buscan, en este marco, señales que puedan ayudar a revertir la tendencia.

Un posible acuerdo con el FMI, por ejemplo, se presenta como el principal catalizador positivo para el mercado en los próximos meses. Por algo, la atención por estos días vuelve a centrarse en el viaje de funcionarios a Estados Unidos. En un contexto de escasas reservas y sin acceso al mercado internacional, la Argentina debe renegociar un programa con el Fondo por US$44.000 millones. Un Acuerdo de Facilidades Extendidas luce como la opción más probable, pero implicaría una serie de condiciones que garanticen la sostenibilidad de la deuda. Entre ellas, están la corrección de desequilibrios monetarios y fiscales, y una serie de reformas estructurales para fortalecer las condiciones institucionales del país.

Un diciembre más tranquilo para el Tesoro

La deuda en pesos sigue su propio carril. El Tesoro continúa acudiendo (de manera exitosa) al mercado en busca de financiamiento. El porcentaje de roll over alcanzó el 127% en el tercer trimestre y llegó superar el 240% en octubre. Noviembre tampoco fue la excepción. El Gobierno logró cubrir la totalidad de los vencimientos del mes y una parte importante de sus obligaciones de diciembre, a través de canjes de deuda a mayor plazo.

Por su parte, en la semana que pasó se hizo la primera licitación de diciembre y se consiguieron $112.600 millones, con tasas que promediaron el 40%. El último mes del año se presentaba como un desafío, con vencimientos del orden de los $460.000 millones. No obstante, después de los canjes mencionados y la colocación de la semana pasada, estas se redujeron en un 68% a solo unos $145.000 millones. Un buen punto. Si se tiene que hablar de recomendaciones, en este contexto la curva CER mantiene su atractivo. Con una pendiente normalizada, hoy encontramos tasas reales positivas que van desde el 0,5%/1,0% a 9%/10% según la duration del título. Las paridades alcanzan niveles del 100% en la parte corta de la curva, 91% en la media y 65% en la más larga.

Ceder, una buena opción

Los Cedear aparecen en escena como una buena opción para captar el optimismo que se vive a nivel internacional, y las restricciones locales. Con la vacuna en desarrollo y a la espera de nuevos estímulos fiscales, los principales índices de Wall Street tocaron nuevos máximos históricos esta semana. En este marco, los certificados siguen ganando terreno dentro del mercado local, representando el 63% de lo operado en el plano de la renta variable.

Por el momento, los negocios se concentran principalmente en papeles asociados a empresas tecnológicas. Entre las cuales se destacan los Cedear de Apple y Mercado Libre, que se llevan el 15% y 14% del volumen total operado. Desde lo cambiario, el CCL alcanzó cierta estabilidad en torno a los $145/$147 hace ya algunas semanas, una tendencia que vino de la mano de alguna flexibilización en el cepo cambiario, junto a las intervenciones públicas en el mercado de bonos a lo largo del último mes y algunas señales un poco más ortodoxas por parte del Gobierno. La brecha alcanza el 70/80%, una importante baja respecto de octubre. Niveles actuales que, de no cambiar las condiciones, pueden considerarse para algunos inversores atractivos para dolarizarse.

Los mercados internacionales piden más estímulo

En lo internacional, hay especial atención en las decisiones de política monetaria, que se tomarán en las próximas dos semanas. El Banco Central Europeo (BCE) se reúne el jueves por última vez este año, seguido de la FED el miércoles de la semana siguiente. En el primer caso, las expectativas del mercado son altas. Christine Lagarde ya lo anticipó en la última reunión de octubre: será necesario una “recalibración” de todos los instrumentos. Se habla, en este marco, de un aumento del programa de compras de activos (PEPP) por un monto de entre 300/500 mil millones de euros.

Además de la extensión de las operaciones de refinanciación a largo plazo para la tasa de los bancos. En el caso de la FED, es probable que no haya medidas tan contundentes. Aunque será clave el enfoque que se establezca como punto de partida para 2021. Hasta el momento, Powell se mostró inclinado a seguir con el QE (Quantitive Easing). Una postura que, junto a las expectativas de nuevos estímulos fiscales ha favorecido a una curva de rendimientos más empinada. Hoy el spread entre la tasa de 2 y 10 años avanzó a los 70 puntos, por encima de los 40 de marzo, pero lejos de los 120/110 de unos años atrás. El dólar, en tanto, se debilita.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *