Lo que logramos habitar – LA NACION



Martina Rua: “La comodidad de entrar y salir de la clase con un click, no tener que trasladarnos y reencontrarnos con nuestros grupos de pertenencia, aun de manera online, funciona como un catalizador de buenos hábitos” Crédito: Ana Monti

Hace seis meses que nos vimos obligados a aprender transitar un tiempo nuevo y también un espacio nuevo. No se multiplicaron las horas del día, pero el cambio en las rutinas, en muchos casos limitadas en movimiento de viajes, trasbordos y el ir y venir a actividades, nos dio a muchos la posibilidad de hacer cosas que teníamos relegadas desde hace mucho tiempo y que eran pendientes que siempre quisimos conquistar.

Lo que intentamos, aún en el medio de la incertidumbre que paraliza y angustia, fue habitar este presente de una manera nueva. Según la RAE, un hábitat es un lugar con condiciones apropiadas para vivir. Las condiciones se nos impusieron, e hicimos mucho con ellos. Estuve preguntando estas semanas ¿Qué cosas pudieron hacer este año extraordinario que no habían podido lograr antes? Y luego ¿Qué les gustaría que quede de este tiempo para su rutina pos pandemia? De más de 400 respuestas, solo tres o cuatro contestaron que no habían logrado nada nuevo, pero la gran mayoría me sorprendió, inspiró y me emocionó. Las conquistas podríamos dividirlas en dos grupos, los que lograron habitar espacios y los que lograron habitar-se.

El cuidado físico, con rutinas de ejercicio sostenidas y la alimentación consciente, pican en punta en las respuestas. El espacio para cocinar en casa y la desaparición del “picoteo” en la oficina y happy hours, le dio a muchos la posibilidad de comer de una manera más balanceada, hubo furor con los bolsones de verduras y miramos por primera vez a alguna verdura que tuvimos que googlear para ver con qué podíamos combinarla.

Muchos logramos aumentar las rutinas de ejercicios físicos, aún puertas adentro. La comodidad de entrar y salir de la clase con un click, no tener que trasladarnos y reencontrarnos con nuestros grupos de pertenencia, aun de manera online, funciona como un catalizador de buenos hábitos.

“Aprendí a cocinarme todos los días, antes comía a diario comida por peso de cerca de la oficina, además estoy entrenando a un ritmo que no había logrado nunca”, fue la respuesta de Debbie. “No trabajo menos, pero me organizo yo, así puedo sostener yoga y me hace sentir menos desenfocada”, dijo Romina. “No compro más calditos, los hago, igual con las masas de tarta, me hace muy bien usar tiempo en comer mejor”, dijo Agus. “Tengo energía para entrenar ahora, sin viajar al centro y durmiendo una hora más, cambió cómo me siento durante el día”, contó Juan.

Aunque no lo notemos, estas conquistas tienen un impacto directo en nuestra productividad. Descansar mejor, ejercitarnos, meditar, cuidar el ocio y hacer actividades que nos generan realización y placer, son todas acciones comprobadas que aumentan la productividad y el bienestar.

Pero además de habitar-nos, conquistamos también a nuestros espacios físicos, a veces limitados y pequeños, pero como sean se tornaron nuestro universo 24×7. Balcones que se visitan a diario, reciclaje de espacios y luces y plantas, muchas plantas.

Los emprendimientos relacionados a cuidado de la casa, viveros y ferreterías son testigos: “Si voy a pasar tanto tiempo acá, al menos que se sienta lo mejor posible”, es la frase que se repite en el vivero del barrio, “Antes mi departamento se veía como un lugar de paso, me iba a la oficina a las 8 y volvía luego de las 21, nunca me sentí tan a gusto como ahora en mi casa”.

Diseñar el contexto en el que vamos a habitar y rodearnos de los que ya están haciendo eso que queremos lograr, son dos herramientas que aprendí en el curso de Hábitos que hice el último mes y que puse en práctica rápido. Reciclé un espacio de casa abandonado y lo llené de plantas y cuadros, aprendí de botánica y sigo a decenas de especialistas que me dan ideas para sentirme a gusto en mi nuevo espacio de trabajo. La actividad física la hago casi a diario con un grupo de manera online, porque sé que juntos tenemos un compromiso al que no quiero fallar.

Aun en el medio de unos de los peores contextos que nos ha toca vivir como sociedad y en muchos casos de manera personal, aún en el medio de un presente incierto y doloroso en el sentido más amplio, reflexionar y celebrar estas conquistas es un ancla en tierra fértil. Entonces ¿Qué quieren que se quede con ustedes de este tiempo? ¿Qué conquistas han logrado que quieren que sean parte de su vida diaria? Tendremos que volver a priorizar. A darle un peso nuevo, medido en tiempo y en espacio físico y mental a cada cosa que queremos conservar. A cada aspecto de nuestra vida que queramos cuidar. Cuando esto termine, vos ¿Qué querés habitar?.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2