Lista de no deseos 2021



Martina Rua: “La economía del comportamiento ofrece una solución interesante: cuando desees cambiar un comportamiento, intentá reducir la variabilidad del comportamiento, no el comportamiento en sí” Crédito: Ana Monti

Estoy dentro de las personas a las que trazar de resoluciones de año nuevo o escribir mis metas en formas de listas me aportan claridad y me ayudan a avanzar. Sin embargo, sé que muchos no encuentran utilidad en hacerlo. Seguir listas les resulta poco práctico y las resoluciones los agobian o paralizan más que impulsarlos para adelante.

Para los escépticos de estos métodos, les propongo dos alternativas que llegan desde la experiencia de dos de las personas que más aprendí en lo relativo a organización, motivaciones y productividad. El primero es el economista especialista en comportamiento Daniel Pink que propone una lista de “no resoluciones”. Pink se basa en el libro de Kelly McGonigal, profesora de Stanford y autora de The Willpower Instinct que explora la psicología, la economía y la neurociencia del autocontrol y donde ofrece algunas ideas contra intuitivas.

Su propuesta es que en vez de hacer una resolución de Año Nuevo, deberíamos comprometernos a no cambiar algo en nuestras vidas. ¿Por qué? “La mayoría de la gente comete un error fundamental al pensar en sus elecciones futuras. Esperamos, errónea pero persistentemente, tomar decisiones diferentes mañana que hoy. Hoy no iré al gimnasio, pero estoy seguro de que iré mañana. Lo pondré en mi tarjeta de crédito hoy, pero no más compras durante un mes. No quiero comenzar con el proyecto ahora, pero lo abordaré a primera hora de la mañana. Cuanta más gente tenga fe en su yo futuro, es más probable que se autocomplazca hoy. De hecho, el simple hecho de saber que tendrá la oportunidad de volver a elegir mañana aumenta las posibilidades de que elija el mal hábito o vicio hoy”, explica la especialista.

Entonces la economía del comportamiento ofrece una solución interesante: cuando desees cambiar un comportamiento, intentá reducir la variabilidad del comportamiento, no el comportamiento en sí. ¿Qué quiere decir con “variabilidad”?

Pink da este ejemplo: pensemos en un fumador que quiere dejar de fumar pero no puede. El enfoque típico es establecer la meta de fumar menos cigarrillos, o incluso dejarlos completamente. En la propuesta de McGonigal en cambio el fumador intenta fumar la misma cantidad de cigarrillos todos los días. Las investigaciones muestran que de esta manera se disminuya gradualmente el hábito del tabaquismo, incluso cuando se les diga explícitamente que no intenten fumar menos. Pink explica que esto funciona porque se ven privados de la “muleta cognitiva” habitual de fingir que mañana será diferente. Cada cigarrillo se convierte no solo en uno más fumado hoy, sino en uno más fumado mañana, y el día siguiente y el día siguiente. Para alguien que realmente quiere dejar de fumar, esta es exactamente la verificación de la realidad que hace posible el cambio.

Otra propuesta contra intuitiva llega de la mano de Tim Ferriss, best seller de libros de productividad como Titanes y La semana laboral de cuatro horas. Ferriss hizo una lista de buenos deseos y resoluciones para el año siguiente durante décadas, pero ahora las abandonó por algo que dice que es mucho mejor. Su método se llama “Revisión del año pasado” (“Past Year Review”) porque dice que esto es más informativo y realista que mirar hacia adelante a ciegas. Tomá un bloc de notas y creá dos columnas: Positiva y Negativa. Revisá tu calendario del año pasado, mirando cada semana. (Yo lo estoy haciendo mirando mi Google Calendar). Para cada semana, anotá en la libreta las personas, actividades o compromisos que desencadenaron emociones positivas o negativas para ese mes y colocales en sus respectivas columnas. Cuando las columnas estén completas, hacete esta pregunta ¿Qué 20% de cada columna produjo los picos más poderosos de sentimientos negativos o positivos? Basado en las respuestas, tomar a las actividades, personas y acciones más “positivas” y programá más de ellos para el nuevo año. Dales espacio suficiente en los primeros meses del calendario. Dice Ferriss que una manera de generar esa obligación es reservar actividades con amigos, pagar por adelantado y generar compromisos que sabés que te dan felicidad. “No es real hasta que está en el calendario”, dice.

El segundo paso es tomar a las actividades, personas y acciones “negativas”, y armar la “Lista de no hacer” en la parte superior y colocarlos en un lugar donde puedas verlos cada mañana durante las primeras semanas de 2021. Evitalos lo más posible. Con listas de no hacer, revisiones del año pasado o bajando la variabilidad de un comportamiento. Lo que mejor te sirva para tener un gran 2021.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *