Las expectativas del mercado, centradas en el FMI y en la brecha cambiaria



Las negociaciones con el Fondo Monetario, bajo la atención de los inversores Fuente: Archivo

Al igual que ocurrió con la reestructuración de la deuda con los acreedores privados, los inversores esperan ahora que se cierre la negociación con el FMI, al tiempo que en el equipo económico del Gobierno se trata de controlar el dólar y la pérdida de divisas

De cara a las dos últimas semanas del año, el mercado sigue esperando un acuerdo con el FMI, a la vez que en Economía buscan mantener la estabilidad en la brecha cambiaria y comenzar a reconstruir las reservas líquidas. En lo internacional, si bien diciembre empezó con el pie derecho, la pregunta es si la segunda ola del Covid podrá dar “excusas” para una nueva corrección antes de fin de año o apenas comience 2021.

La espera eterna: ahora con el Fondo Monetario

Con una desaceleración en la baja de casos de coronavirus en el país y con falta de certezas respecto a la vacuna, el humor local sigue bajo presión. No obstante, el mercado se focaliza en no perder de vista cómo van las negociaciones con el FMI, como uno de los principales drivers de corto para la recuperación de los activos locales. Cualquier novedad positiva podría impulsar a los activos de riesgo local.

Si se va por el camino correcto, ver una compresión de los spreads de la curva de bonos al menos hasta los niveles iniciales pos-reestructuración, es una posibilidad. Esto implicaría pasar de niveles de tasas del 15/16% en dólares, a niveles de 11/12%. También se favorecerían las acciones. Hoy, el S&P Merval cotiza en los 378 puntos, aún sin ningún catalizador positivo para poder romper el techo en forma sostenida de los 400 puntos. Pero, aunque las palabras desde el FMI sean alentadoras y Guzmán tenga ?marzo-abril’ como fecha estimada, el horizonte podrá extenderse quizás más y cada mes que pase pesará sobre el mercado.

Opciones para invertir en pesos

La industria de fondos comunes de inversión está cerrando un año en el cual, a pesar de las complicaciones de la coyuntura local, logró casi duplicar su patrimonio neto en pesos. La razón es que los FCI han mostrado un abanico de oportunidades, en donde se identifican desde fondos de liquidez inmediata hasta fondos de cobertura (con ajuste CER o dólar linked). En cuanto a rendimientos, hoy los money market, utilizados para los flujos de corto plazo, mantienen TNA indicativas en torno al 27/28%.

Si se busca mayor rendimiento, resignando parte de la liquidez, podrán encontrars fondos de renta fija T+1 con tires de entre 32% y 40%, dependiendo de su estrategia detrás: más conservadora a más agresiva. La razón es que estas últimas opciones incorporan activos con riesgo de mercado e incluso pueden exponerse a futuros de dólar. Para los que busquen ganarle a la inflación, los fondos CER rinden un 1,7% promedio por encima del índice de precios. También están los fondos dólar linked, que permiten protegerse de un salto devaluatorio.

El desafío del cuidado de las cuentas fiscales

El año 2020 estuvo signado por los estímulos monetarios y fiscales, que lograron marcar el camino de recuperación de los mercados de acciones, después de haber caído un 30% en poco más de un mes, producto de la pandemia. Hacia adelante y más allá de esta nueva segunda ola, considerando que las vacunas estén disponibles a mediados de año, las perspectivas son más optimistas.

No obstante, un desafío a futuro está en la reducción de los déficits fiscales y en lograr que la recuperación económica vaya dejando atrás los programas de ayuda. En ese sentido, Jerome Powell, presidente de la FED, se mostró tranquilo y prometió mantener estable los lineamientos monetarios actuales por largo tiempo. En este contexto, es esperable que la tasa de los bonos del Tesoro a 10 años comience a acelerarse y logre negociarse por encima del 1,5% anual. Hay que recordar que, si bien hoy el spread se mantiene en los 85puntos básicos, estuvo en terreno negativo en el peor momento de las tensiones comerciales de Estados Unidos con China (en agosto del año pasado).

Si se analiza la renta variable estadounidense, este año ha sido una montaña rusa. Y aún podría pasar mucho más, pese a que restan dos semanas que serán cortas. Hasta ahora, el S&P500 acumula un saldo positivo de al menos 15%, mostrando una recuperación de 66% desde los mínimos de marzo. Amazon, Google, Apple, Microsoft y Facebook llegaron a representar el 25% del total (en septiembre), para mantenerse hoy en el 22%. Estas valoraciones podrían ser un riesgo de cara al año que viene, más aún si las ganancias no logran superar las expectativas del mercado.

En el corto plazo, Wall Street está atento a la firma por parte del Congreso de una nueva prórroga del presupuesto, que otorgue tiempo para acordar una ronda de estímulos extra. De no ser así, 12 millones de personas podrían quedarse sin seguro de desempleo el día después de Navidad. A la vez, mirará la llegada de Biden al Gobierno. El S&P500 podría llegar a presentar una mayor volatilidad, que lo lleve a testear la primera línea de soporte en los 3600/ 3500 puntos.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *