La inflación de noviembre fue 4,3% y acumula 48,3% en lo que va del año



Fuente: Archivo – Crédito: Nicolás Bravo

La transición tuvo su precio. El bache entre los congelamientos electorales impulsados por Mauricio Macri y el que el mercado prevé que llegará de la mano de Alberto Fernández aceleró más de lo previsto la inflación en noviembre, que marcó -según el Indec- un 4,3%.

De esta manera, el índice de precios al consumidor (IPC) acumula 48,3% en lo que va del año y llegó al 52,2% en los últimos 12 meses. En tanto, el componente núcleo -que elimina precios regulados y estacionales- mostró un incremento de 4% en el mes. Para el mes que viene, los analistas esperan un alza de los precios cercana al 4,4%, lo que cerraría el año cerca de 55%.

Los analistas coinciden en que las alzas de los alimentos, principalmente, pero también de otros productos y servicios se vincula directamente a una cobertura, para sostener la ya golpeada rentabilidad, frente a posibles acuerdos de precios. Además, creen que algunas decisiones que trascendieron, como el posible uso de la emisión monetaria, baja de tasas, una corrección parcial de tarifas o del dólar contribuirían a mantener elevada la inflación en 2020.

En noviembre se registró una fuerte suba en el precio del capítulo de Alimentos y Bebidas, incluso por encima del nivel general. El alza fue de 5,3%. Sin embargo, los mayores aumentos se vieron en Comunicación (7,4%), Salud (6,3%), y Bebidas alcohólicas y tabaco (5,6%).

El último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que publica el Banco Central (BCRA) había adelantado una inflación de 4,1% en noviembre, superior al 3,3% de octubre pasado. Para fin de año, los economistas privados pronosticaron un alza de 55,6%. Se preveía además que los precios continuaran una leve trayectoria descendente, a 4% mensual en diciembre hasta ubicarse en 3,2% en abril del próximo año.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó ayer los lineamientos generales de su plan económico, entre los que se encuentra, según dijo, el envío al Parlamento de un proyecto de Solidaridad y Reactivación Productiva que contendría la decisión del nuevo oficialismo de mejorar los ingresos mínimos. Fernández había insinuado en campaña que llamaría a los sectores productivos y del mundo del trabajo para llegar a un acuerdo de precios y salarios.

“Es una suba más alta de lo que se preveía en octubre, pero está en la misma tónica”, aseguró a LA NACION Camilo Tiscornia, director de C&T Asesores Económicos. “Hay aumentos generalizados en todos los rubros. Empieza a pesar en el trasporte el alza de combustibles, hay subas de prepagas y medicamentos, y también en cigarrillos”, describió.

“Parecería que pierde impulso la presión del dólar, pero que ahora aparece el fenómeno por el que las empresas anticipan que vienen acuerdo de precios, aunque es algo difícil de distinguir. Hubo alzas preventivas. Es muy probable que haya un efecto especulativo”, agregó.

“Este 4,3% nos da levemente por arriba de lo que medimos”, afirmó a este medio Martín Kalos, economista jefe de la consultora Elypsis (daba 4%). “Tiene mucho que ver en esta suba Alimentos y Bebidas, también hay un alza de prepagas que pega fuerte y que continúa en diciembre, cuando va a haber un aumento mas elevado aún. Por otro lado, subieron además los celulares. Esos son los tres grandes componente de la suba”, dijo.

“La suba estacional de frutas y verduras impacta sensiblemente sobre la inflación de alimentos”, escribió la economista de LCG Melisa Sala. “También se registró en diciembre una mayor suba en el precio de la carne (+6,7%) con peso en la canasta. Pero, además, entendemos que se produjo cierto adelantamiento de los aumentos como forma de preservar rentabilidad en caso de que el nuevo Gobierno avance en el Acuerdo Social que prometió en campaña”, coincidió la especialista en su informe son sus colegas.

“La cifra del mes de noviembre fue mayor al 3,3% del mes de octubre. La inflación acumulada de los últimos meses y los desajustes de precios relativos, dejan un fuerte arrastre inercial para los primeros meses de 2020”, escribieron los economistas Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, del IARAF. “Para que 2019 cierre con una inflación menor al 54%, la tasa de inflación de diciembre debería descender al orden del 3,8%”, agregaron los especialistas.

“Por el contrario, si la tasa es mayor al 5,1%, la inflación anual superará el 56%. Que el año cierre con una inflación mayor a la de 2018, lo convertirá en el dato anual más alto de los últimos 28 años. Un acuerdo o control de precios de productos básicos puede traer aire en el corto plazo, pero las tasas actuales de inflación requieren alzas de entre 10% y 15% cada trimestre, y esto ocasiona rápidos adelantos y atrasos en el set precios de la economía”, concluyeron. Los especialistas de LCG indicaron que esperan una inflación de 4,4% para diciembre. Con esto, su proyección de inflación anual para 2019 se ubica en 55% anual.

“De cara a 2020, las expectativas de no son alentadoras”, señaló Sala. “El año inicia con una inflación anualizada en torno al 60%, un 4% mensual y, más allá del éxito que pueda tener el Acuerdo Social sobre el que concentra sus expectativas desinflacionarias el nuevo Gobierno, no existen muchos factores que alienten un proceso de desinflación”, agregó.

“La opción de emitir para financiar la brecha fiscal en un contexto de mercados de deudas voluntarios cerrados, la corrección, total o parcial, que requieren las tarifas por el congelamiento en 2019, la reducción de la tasa de interés para dar impulso a la actividad que podrá volcarse a la demanda de bienes, o bien a la de demanda de dólar libre ampliando la brecha cambiaria, son todos factores que se suman a una inercia inflacionaria todavía muy elevada”, dijo.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1