La energía nuclear, una herencia a resolver con China



El reactor nuclear de Atucha II Fuente: Archivo – Crédito: Reuters

Se acordó construir una cuarta central, pero el contexto financiero complica las negociaciones

Se trata de una empresa clave para el secretario de Energía, Sergio Lanziani, ya que involucra su especialidad: la energía nuclear. Ayer a la mañana asumieron las nuevas autoridades de Nucleoeléctrica Argentina (NASA), la compañía estatal a cargo de la operación y construcción de centrales nucleares de potencia. El recambio de directorio se da en un contexto en el cual la empresa está a la espera de las definiciones entre el Gobierno y China por la construcción de una cuarta central nuclear, un proyecto firmado durante la administración de Cristina Kirchner y ratificado en el gobierno de Mauricio Macri.

En reemplazo de Julián Gadano, exsubsecretario de Energía Nuclear, asumió Juan Eduardo Nies como presidente de NASA, un técnico que hizo carrera en la empresa y que estuvo a cargo de la puesta en marcha de Atucha II. Lo acompañarán Rubén Héctor Quintana, como vicepresidente, y Juan Pablo Ordóñez, Lucas Martín Castiglioni y Osvaldo Calzetta Larrieu, como directores.

“La línea de pensamiento estratégico del sector nuclear va más allá del cambio de autoridades. Vamos a trabajar para que el sector nuclear siga creciendo y desarrollándose”, dijo Lanziani. El secretario de Energía es ingeniero nuclear egresado del Instituto Balseiro. No es el único de la cartera: Juan Pablo Ordóñez, subsecretario de Planeamiento Energético, también lo es y tiene una larga experiencia de casi 40 años de carrera en Invap, la empresa provincial de Río Negro especializada en proyectos tecnológicos.

NASA tiene a cargo la operación de las centrales nucleares Atucha I, Atucha II y Embalse. La potencia instalada total de sus tres plantas es de 1790 MW. En promedio generaron el 6% del total de la oferta de electricidad en 2019.

La construcción de una cuarta central nuclear estará en el eje de las conversaciones en los próximos meses y no será sencilla en el contexto financiero actual de renegociación de la deuda, porque involucraría tomar un crédito de US$6715 millones del banco ICBC, de capitales chinos. Si bien se trata de un préstamo a 20 años, con ocho años de gracia (se comienza a devolver el dinero pasado ese tiempo), en las cuentas que sigue de cerca el ministro de Economía, Martín Guzmán, haría menos sostenible el ratio entre deuda y PBI.

Un debate similar sucedió en el gobierno anterior. Mientras Gadano y el embajador argentino en China, Diego Guelar, avanzaron en el acuerdo con el apoyo de Macri, los entonces funcionarios de Hacienda y Energía, Nicolás Dujovne y Gustavo Lopetegui, se mostraron reticentes al respecto. Además del tema financiero, Lopetegui indicaba que la Argentina no necesitaba endeudarse para construir un reactor nuclear en un contexto en el cual sobra electricidad.

Estos argumentos enfrentará Lanziani de parte de Guzmán y de Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo. Todavía es una incógnita saber la postura del presidente Alberto Fernández, pero Lanziani tiene también buena relación con Cristina Kirchner, quien inició este acuerdo.

En el Gobierno todavía no hubo una pronunciación sobre la relación que se buscará tener con China. El embajador argentino en ese país no fue nombrado, aunque trascendió que el representante podría ser Sabino Vaca Narvaja, hijo del exguerrillero Fernando Vaca Narvaja y cercano a la vicepresidenta.

Lanziani, por su parte, tiene su propio vínculo con China desde que era ministro de Energía en Misiones, cuando intentó gestionar un crédito por US$600 millones con un banco de desarrollo chino para construir líneas de alta tensión en esa provincia. Según indicó en su momento, el préstamo no avanzó porque el gobierno de Macri “trabó las garantías soberanas”. Desde que asumió como secretario de Energía, además, ya se reunió con una comitiva de la embajada de China y con la empresa de ese país Gezhouba Group Corporation (CGGC), que está construyendo las represas Cóndor Cliff y La Barrancosa, en Santa Cruz.

Durante la administración de Cristina Kirchner, la Argentina firmó un acuerdo para construir dos centrales nucleares: la primera con tecnología canadiense (como fueron las anteriores tres), que utiliza el reactor Candu de agua pesada y uranio natural, y la segunda con tecnología china, que utiliza el diseño Hualong One, de agua liviana y uranio levemente enriquecido. Sin embargo, luego de la crisis económica, el anterior gobierno suspendió la cuarta central nuclear y ratificó la construcción de la que llevaba tecnología china. En caso de avanzar, se trataría de la primera central nuclear que China financia fuera de su país, una cuestión que no pasa desapercibida para el gobierno de Estados Unidos.

Renunció otro funcionario

Sergio Lanziani le pidió la renuncia a su jefe de Gabinete, Federico Martelli, por una disputa política. Martelli participó en la última interna de precandidatos a intendente de La Plata por el Frente de Todos junto con otros cuatro postulantes. La ganadora fue Florencia Saintout. Victoria Tolosa Paz, esposa del exsecretario de Medios Enrique “Pepe” Albistur, quedó segunda, a 1559 votos. Martelli quedó quinto con una cifra similar y Albistur pidió ahora su renuncia.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *