La débil automatización de procesos relacionados con el comercio exterior



El comercio exterior reúne un sinnúmero de actores, cada uno especializado en su misión principal. En una misma operación interactúan decenas de personas que requieren conocer información relacionada a distintas características, tanto de la mercadería como de la compra-venta, la logística de transporte o del pago.

A su vez, existe una interdependencia importante entre ellas, ya que lo que una realice usualmente impacta en la siguiente. Todo esto sin mencionar el mayor protagonismo que los organismos oficiales han ido adquiriendo.

Cuando las operaciones de comercio internacional comienzan a representar una mayor significancia dentro del giro del negocio, o la empresa nace con ese propósito, esto se vuelve crítico, con lo cual es clave profesionalizar su gestión, y la tecnología juega un papel relevante.

Todos los bancos cuentan con portales, aunque son pocos los que verdaderamente dan la posibilidad de realizar transacciones 100% on-line, sin tener que presentar documentación física. Es un sector sumamente dinámico donde los cambios en la normativa, tanto a nacional como internacional, los obliga a mantener grandes estructuras de desarrollo para dar seguridad y un mejor servicio a sus clientes.

En cuanto al transporte, probablemente por sus dificultades intrínsecas y casuística, es quizás el sector con menor tecnología hacia el cliente. Para que la experiencia del usuario sea realmente digital, estos deberían permitirle no solo cotizar el flete, en cualquiera de los modos, sino además realizar la reserva, administrar la documentación asociada y realizar el tracking de la carga.

Prácticamente no existe la posibilidad en Argentina de cotizar un flete sea aéreo, marítimo o terrestre de forma automática vía web. A lo sumo, se llena un formulario y luego se contactan vía e-mail. Ni siquiera las más grandes agencias mundiales lo tienen incorporado, aunque existen algunas plataformas locales como Bolsadefletes.com que cuenta con un cotizador para cargas de camión completo y otros servicios asociados, útil en especial para calcular el precio FOB de contenedores, o cotizar cargas a países limítrofes.

Si bien la AFIP ha venido modernizando los servicios web relacionados a las declaraciones aduaneras, persisten módulos que hacen el trabajo lento tanto en la declaración en el SIM como en su posterior consulta, en especial para el cobro de reintegros. Esto ha impulsado la aparición de soluciones en la nube que utilizan procesos avanzados de robotización llamados RPA que emulan los pasos que realiza el usuario humano para realizar declaraciones repetitivas, como puede ser la presentación de Licencias o cierres de exportaciones. También existen desarrollos privados para consultar de manera masiva los datos, evitando ingresar a una declaración por vez.

Por su parte, las terminales portuarias permiten presupuestar operaciones en la web, consultar arribos y coordinar turnos aunque la deuda mayor es para el pago de gastos, para que pueda hacerse en pocos segundos y de manera segura.

Solo los grandes operadores están en condiciones de obtener cuentas corrientes, y aún así, ante errores de facturación, el proceso de revisión es ineficiente. Los depósitos fiscales se encuentran muy retrasados en este sentido y algunos ni siquiera tienen publicados sus tarifarios en la web.

Como vemos, estos mundos se encuentran desconectados, formando islas de datos que prácticamente no se tocan, lo que genera por lo tanto costosas estructuras humanas para relacionarlas.

Aún así se vislumbran algunas salidas esperanzadoras con tecnologías como blockchain e iniciativas oficiales que posibilitarán el desarrollo de interfaces..

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2