La aviación mundial, en alerta tras el “secuestro” del vuelo de Ryanair por Belarús



PARÍS.- La aviación mundial atraviesa su mayor crisis política en años luego de que el gobierno de Bielorrusia envió un caza, emitió una falsa alerta de bomba para obligar a aterrizar anteayer a un avión y luego detuvo a un periodista que viajaba a bordo.

Algunas aerolíneas europeas comenzaron a evitar el espacio aéreo de Bielorrusia, corredor clave entre Europa occidental y Moscú, y ruta para vuelos de larga distancia entre Europa occidental y Asia.

Al menos un vuelo de Ryanair, la compañía del avión que fue obligada a realizar el aterrizaje forzoso, se desvió de su ruta tras los acontecimientos para evitar sobrevolar Bielorrusia, según datos de seguimiento de Flightradar24.

La aerolínea letona airBaltic declaró que había decidido no usar el espacio aéreo del país “hasta que la situación se aclare”.

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) convocó a “una reunión de urgencia de los 36 representantes diplomáticos del Consejo” para el jueves ante una profunda preocupación por los hechos ocurridos, informó hoy la agencia de la ONU.

El periodista opositor bielorruso Roman Protasevich quien fue detenido tras el aterrizaje forzoso del avión

El organismo, sin poder regulatorio, sostuvo que el incidente pudo haber contravenido un tratado central de aviación, parte del orden internacional creado tras la Segunda Guerra Mundial.

“La OACI está muy preocupada por el presunto aterrizaje forzoso de un vuelo de Ryanair y sus pasajeros, lo que podría estar en contravención del Convenio de Chicago”, dijo el domingo.

De tal forma, incurriría en un acto de “piratería”, dijo Kevin Humphreys, ex regulador de aviación irlandés sobre el incidente.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) anunció que había planteado el incidente a sus 31 estados miembros y una fuente de la aerolínea indicó que la agencia había recomendado “precaución” sobre Bielorrusia.

Según las reglas de la aviación global, ni la OACI ni ninguna nación pueden cerrar el espacio aéreo de otra, pero algunas, como Estados Unidos, tienen la autoridad de decirle a sus propias aerolíneas dónde no deben volar.

Sin embargo, las aerolíneas globales pidieron una investigación, respaldada por la Unión Europea.

“Condenamos enérgicamente cualquier interferencia o requisito para el aterrizaje de operaciones de aviación civil que sea inconsistente con las reglas del derecho internacional”, dijo la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

”Se necesita una investigación completa por parte de las autoridades internacionales competentes”, declaró IATA, que representa a unas 280 aerolíneas. Aún no está claro cómo se llevará a cabo tal investigación.

La aviación carece de una policía global para evitar disputas constantes sobre soberanía, aunque tiene un sistema de reglas acordadas a nivel mundial y cuyo centro del sistema es la OACI.

Las reglas son administradas a través de la agencia con sede en Montreal por sus 193 miembros, incluida Bielorrusia, y la OACI rara vez se ha involucrado directamente en la inspección de asuntos como la seguridad aeroportuaria.

Humphreys dijo que sería la primera vez en la memoria que la agencia ha tenido que ponderar las acusaciones de que uno de sus propios países miembros obligó a aterrizar un avión, en lo que el jefe de Ryanair, Michael O’Leary, llamó “secuestro patrocinado por el estado”.

Bielorrusia aseguró hoy que el piloto del avión realizó el descenso por sus propios medios, sin ser obligado, tras recibir información de una amenaza de bomba que el aeropuerto internacional comentó que provino del grupo terrorista Hamas.

Occidente desacreditó esta versión de los hechos, mientras Rusia lo acusó de hipocresía, citando el caso de un avión presidencial boliviano obligado a aterrizar en Austria o un avión de pasajeros de Bielorrusia al que se le ordenó aterrizar en Ucrania en 2016.

Agencias Reuters y AFP

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *