Inteligencia Artificial, la nube y la colaboración: motores para la innovación



“Es un momento ideal para repensar organizaciones, propósitos e, incluso, las estrategias para adaptarse a esta nueva realidad. Y aquí es donde la tecnología juega un doble rol importantísimo como habilitador de la innovación y para acelerar la colaboración”. Palabras de Roberto Alexander, Gerente General de IBM Argentina, Uruguay y Paraguay e hilo conductor de “Smart Data: El poder de la información”, un nuevo evento digital llevado a cabo por LA NACION, el pasado 23 de septiembre.

Alexander se refiere a los datos como el nuevo recurso natural, una herramienta clave para transformar los negocios donde, por un lado, la tecnología posee la capacidad de brindar soluciones que agregan valor -Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas, la Nube, Seguridad, Blockchain-, pero también funciona como habilitador: “En ese caso, la Nube juega un rol primordial”, agrega, dando el puntapié inicial a una jornada dedicada a la data inteligente y su aplicación a todos los rubros.

Roberto Alexander hace hincapié en esta herramienta fundamental que, bien utilizada y administrada de manera responsable y segura, se convierte en un motor para la innovación con propósito: la posibilidad de acceder a una escala impresionante de datos y generar nuevo conocimiento para, por ejemplo, tomar decisiones informadas, mejorar la experiencia de los clientes y continuar ofreciendo conocimiento a todos los sectores. La ‘autonomía’ que tanto pondera Roberto termina siendo la conjunción de la Nube híbrida y los estándares abiertos, como open source o los propios modelos de IBM.

El rol de la I.A. y la nube en la transformación de los negocios

“La Inteligencia Artificial, la Nube y la colaboración, para mí, son la clave en estos momentos que estamos viviendo. De hecho, la pandemia actuó como impulsor de la transformación con propósito”, agrega Alexander, destacando que este ‘nuevo paradigma’ ya estaba entre nosotros, pero necesitaba de cierta aceleración. El salto llegó en medio de la cuarentena y la necesidad de adaptación, donde cuestiones como el comercio electrónico, la educación a distancia o el trabajo remoto se activaron de una manera exponencial que nadie podía prever.

Ahí es donde entra en juego la colaboración, una tarea que excede la individualidad de la empresa y requiere de un pensamiento conjunto: “Hoy, la innovación no se hace en silos. Claramente, es un tema de ecosistema. Cuando digo ecosistema y colaboración pienso en diferentes empresas, en los emprendedores, en las startups, en las universidades, donde lo que tenemos que hacer es cocrear soluciones para resolver esos problemas reales que vivimos hoy”.

El reto que afrontan compañías como IBM es trasladar este concepto a una escala superior para que el volumen de personas que puedan acceder y aprovechar estas soluciones sea cada vez mayor. Y en este sentido, las Inteligencias Artificiales y los modelos predictivos tienen un rol esencial. “En la última década, vivimos una explosión de datos. Y los datos, de alguna manera, impulsan o se incorporan a los sistemas de IA para que podamos acceder a nuevo conocimiento, predecir y tomar decisiones más informadas. La IA le da valor a esos datos “, continua Alexander, convencido de que la ventaja competitiva va a quedar en las manos de aquel que desarrolle una correcta Inteligencia Artificial, llevándola a la siguiente escala en toda la organización.

Como lo vemos en IBM, la inteligencia artificial no reemplaza al humano. La inteligencia artificial complementa y aumenta.

Roberto Alexander, presidente y gerente general de IBM Argentina

Para Roberto: “No hay una buena IA (Inteligencia Artificial), si no hay una buena AI (arquitectura de información). IBM tiene 109 años de historia y de trayectoria construyendo y generando confianza con sus clientes”, dejando en claro que la información y los datos son propiedad del cliente, y empresas como IBM tienen la responsabilidad de manejarlos con transparencia y equidad, evitando caer en los sesgos.

Para ello, la clave reside en el talento, la infraestructura, la seguridad de los datos y, por supuesto, una base de información (data) muy confiable. Por ejemplo, la pandemia y los consumos digitales acentuaron la posibilidad de capturar, cruzar y recopilar los datos de los usuarios para ofrecer mejores servicios, pero depende de las capacidades de cada compañía cómo utilizar esa información de manera audaz, competitiva y, al mismo tiempo, brindar las herramientas que permitan detectar y corregir todo tipo de sesgos. La clave es una administración responsable, segura y transparente de los datos de los clientes, cumpliendo con las reglamentaciones vigentes de gestión de información.

Sin duda Argentina tiene una gran oportunidad por su talento y la creatividad que nos caracteriza. Numerosos clientes de IBM en todas las industrias, entre grandes empresas, emprendedores y startups, están llevando la inteligencia artificial y los datos a un nuevo nivel a través de la nube, como plataforma para acelerar la innovación y dar respuesta a los problemas más urgentes”

________________________________________________________

Content LAB es la unidad de generación de ideas y contenidos de LA NACION para las marcas con distribución en sus plataformas digitales y redes sociales. Este contenido fue producido para un anunciante y publicado por el Content LAB. La redacción de LA NACION no estuvo involucrada en la generación de este contenido.

Conforme a los criterios de

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1