IDEA. Todo lo que los empresarios dicen fuera de micrófono



Crédito: Captura

El descrédito tiene esas cosas. Comienza a crecer cuando la brecha entre el relato y la realidad que maneja un Gobierno se acrecienta. “No se puede decir que se cree en el capitalismo, en la empresa y en la inversión, y después ir por ahí estatizando empresas o cambiando reglas, como las del sector de telecomunicaciones. El mercado no entiende a dónde se va”, se quejó hoy un empresario por los pasillos virtuales preparados para el 56º Coloquio de IDEA.

La desconfianza tiene una razón: la falta de rumbo claro. Por eso el plan creíble reclamado. Y no sólo por lo que el Gobierno propondría hacer a mediano plazo, sino por lo que no haría de manera sorpresiva. El pedido de más diálogo engloba un compromiso mayor de otros actores en la toma de decisión. Por eso, ya no alcanza el instrumental, como las medidas anunciadas por Martín Guzmán a las que se calificó de “modestas”, ni un cambio de nombres. “El proceso de reconstrucción de confianza lleva tiempo. Es mantener un rumbo por varios meses. Y evitar errores no forzados”, afirmó un banquero, que encuentra en la falta de ese intangible el motivo para que los nuevos bonos argentinos salidos de una reestructuración tengan tasas de 14%.

“Una devaluación sin un plan claro en el corto plazo es acotada a los dos o tres meses”, agregó el hombre de las finanzas al que le preocupa la cantidad de pesos que da vueltas en la economía pese a algunos esfuerzos de esterilización oficial.

Un industrial preocupado por el nivel de reservas y el déficit fiscal pidió un fuerte aumento de las exportaciones para generar dólares y un significativo incentivo a la inversión y al empleo privado a través de menos retenciones y más reintegros al valor agregado. Pero ese fue el plan de Guzmán anunciado hace días. “Fueron medidas inconsultas, unilaterales, que no fueron conversadas y terminaron sin buenos resultados”, dijeron en una Big Four.

Otro hombre de negocios recordaba la presentación de Susana Malcorra ayer. La primera Canciller de Macri dijo que la única manera de seducir a los españoles para que inviertan en la Argentina es que los argentinos inviertan en la Argentina. “Me canso de atender a clientes que piden la residencia fiscal es Uruguay”, contó ayer un director de una empresa que trabaja en impuestos. Todos los directivos reunidos en IDEA creen que Alberto Fernández o que el Frente de Todos avanza con decisiones que golpean sus inversiones. Allí ponen el aporte extraordinario a las grandes fortunas, criticado en todas las entidades empresarias.

Los números ya dan resultados de esas iniciativas oficiales. La Encuesta de Expectativas Empresarios de IDEA conocida ayer entre 250 directivos prevé un 10% de la caída de inversión en 2021. No son sólo las señales políticas. Se suma la rentabilidad, otro rojo feroz que dejó la consulta. De fondo, los precios, que no se recuperan frente a una inflación pisada.

Mientras tanto, la economía comienza a ver agotado el rebote inicial tras la cuarentena rígida y, claro, sobrevive buscando dólares en billete, bonos o cualquier producto o insumo. La falta de acero de la que hablan en las redes de distribución, por caso, se debe al auge de la construcción, dado por la sensación de que hay un metro cuadrado barato mirado al dólar blue y, al mismo tiempo, por el acopio de materiales de la construcción, según contó un hombre que conoce el sector de cerca. Lo mismo ocurre con los autos y los electrodomésticos.

“Hay un proceso de deterioro muy marcado en las últimas semanas”, advierte el banquero, que tampoco cree que el Presupuesto 2021 de Guzmán devuelva tranquilidad. Por lo menos, eso es lo que escucha de sus pares. Todos le rezan ahora al Fondo Monetario Internacional (FMI), que hoy salió a desmentir versiones de un acuerdo. “No hubo ofrecimiento de parte del FMI”, dijo un vocero desde Washington sobre los rumores de un pacto ya cerrado que daban vueltas en Buenos Aires en medio de una nueva escalada del dólar.

La idea de un plan queda chica si proviene sólo de los actores que perdieron la confianza. Un empresario fue más preciso: “Hay que acordar un camino”. Un par se lamentaba hoy de que el Consejo Económico y Social fuera sólo fantasía lejana, pese a las promesas presidenciales. Los empresarios piden consenso y diálogo a la política. Y, cuidado, es un reclamo a todos: “‘Vamos a ser Venezuela’ o ‘gobernás para los ricos’ son la misma cara del retraso argentino”.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1