Hubo rojo fiscal en noviembre, pero el Gobierno estima que cumplirá con el FMI



Crédito: Fernando Massobrio

Como consecuencia de las medidas que el Gobierno tomó para mantenerse competitivo en las elecciones y pese a una mejorada recaudación tributaria el mes pasado, noviembre reflejó un rojo fiscal primario de $6397 millones, dato que -según las propias proyecciones oficiales- le permitiría a la Argentina terminar 2019 con un rojo primario de 0,4% del PBI.

Pese a esa previsiones, ratificadas por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, en el informe de la “herencia de Cambiemos” presentado semanas atrás, algunos consultores privados vienen estimando que el déficit primario sería cercano al 1%. El acuerdo Stand-By Agreement (SBA) firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), prácticamente caído, le permite a la Argentina mostrar en 2019 un déficit de hasta 0,5% del producto bruto.

Según informaron desde el Ministerio de Hacienda, el déficit primario “implica una mejora de $27.373 millones frente al rojo primario de $33.770 millones de igual mes de 2018”. Cerca de Lacunza precisaron, además, que entre enero y noviembre el superávit primario acumulado alcanzó los $25.022 millones, lo que representó un 0,1% del PBI.

“El resultado primario acumulado a noviembre se ubica en línea con aquellos años en los que se alcanzó el equilibrio fiscal”, dijeron en Hacienda. “En función de la proyección actual de recaudación tributaria del mes de diciembre, y el programa de pagos establecido, estimamos que en 2019 el sector público no financiero tendrá un déficit primario de en torno de $93.000 millones, o sea de, 0,4% PBI”, añadieron. Se cumpliría, de esta manera, la meta con el Fondo.

“El equilibrio fiscal es clave para el desarrollo sostenible: el desequilibrio fiscal crónico nos llevó a altos impuestos y altas tasas de interés que dificultan la inversión y nos hicieron vulnerables a shocks externos”, indicaron en Hacienda, y destacaron: “Con un fisco equilibrado podremos reducir la deuda, facilitar la lucha contra la inflación, reducir la tasa de interés y permitir un aumento de la inversión y del crecimiento. “Venimos bajando el déficit y el gasto de manera sostenida. Cuando cierre 2019, habremos bajado el gasto en casi 6 puntos del PBI en cuatro años, algo sin precedentes”, aseguraron.

El equipo del secretario de Hacienda, Rodrigo Pena, indicó que el déficit financiero se mantuvo nominalmente estable en noviembre pasado frente al mismo mes de 2018, lo que implicó una reducción de 33% internaual en términos reales.

En tanto, en los primeros once meses del año, el déficit financiero alcanzó 2,7% del PBI, una reducción de 0,9 puntos con relación a igual período de 2018. El resultado financiero mostró un rojo de $73.666 millones para el mes pasado, con una suba vinculada con los intereses de la deuda del 72% frente al año pasado.

En noviembre, los ingresos totales crecieron 18 puntos porcentuales por encima de los gastos primarios (58% contra 40%). “Ya son 29 meses consecutivos con ingresos creciendo más que gastos primarios”, recordaron desde el Gobierno, donde además señalaron que, en el año, el diferencial de crecimiento entre recursos y gastos asciende a 13 puntos.

El Gobierno informó que los gastos primarios crecieron 40,3% interanual en noviembre, lo que en términos reales implicó una caída de más de 7 puntos. “De esta forma, los gastos primarios encadenan 24 meses consecutivos de caída real y más de 10% internual en los primeros once meses, reforzando que la mayor parte del esfuerzo fiscal viene de la contención de los gastos”, completaron las fuentes oficiales.

“Es la primera vez desde 2010 que el sector público nacional no financiero tiene superávit primario en los primeros once meses del año”, ratificaron.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2