Historias de emprendedores que vencieron el aislamiento



Desde un personal trainer o una fotógrafa a un bazar deco, crónicas del éxito de aquellos que resolvieron la ecuación y terminaron el aislamiento mejor de lo que empezaron

El universo de los emprendedores tiene ventajas y desventajas. Mientras que a muchos la pandemia les pegó un cachetazo, a otros, quizá por tener una estructura más chica, por la creatividad y la rapidez para adaptarse al cambio, lograron salir del aislamiento fortalecidos. Rescatamos cuatro casos y les consultamos cómo lograron salir adelante.

Transparencia y comunicación

En primera persona: Soy Camila Navarro, diseñadora industrial. Junto a mi pareja y socio Alejo somos dueños de @ohmaigod_deco.

Mi negocio: Diseñamos, producimos y vendemos productos de decoración. Nuestro emprendimiento es online.

Desafíos en tiempos covid-19: El volumen de ventas online aumentó en muchos rubros y las empresas de logística no estaban preparadas para gestionar los paquetes. El desafío fue ser transparentes y comunicarlo a los clientes.

La decisión más acertada: Stockearnos de material para poder afrontar los pedidos de los siguientes meses. Fue clave, ya que muchos insumos comenzaron a faltar.

El aprendizaje: No necesitás muchos locales en zonas comerciales, sino una buena estrategia digital y un sitio web amigable e intuitivo.

Superar la incertidumbre

En primera persona: Soy Pablo Berger, profesor nacional de educación física y personal trainer. Mi espacio es @pablobergerfit.

Mi negocio: Me dedicaba al entrenamiento personalizado. Todos los planes de entrenamiento en el gimnasio tuvieron que ser adaptados para que lo puedan realizar en sus casas, al aire libre y con los elementos que tuvieran a mano.

Desafíos en tiempos covid-19: La incertidumbre, no solo la mía sino la de mis clientes. Un entrenador no es solo una persona que te pasa una rutina, también es un motivador, alguien que te levanta en los momentos que caés, que te enfrenta a tus miedos; y en los primeros meses de la pandemia fue duro encontrar el rumbo para todos.

La decisión más acertada: No quedarme quieto sino buscar una vuelta de tuerca, sumar valor, profesionalizar mi contenido en las redes. Siempre se puede aprender algo mas.

El aprendizaje: No hay techo si tenés ganas y amás tu trabajo. En lo que a mí respecta, esta forma de trabajar será la única de ahora en adelante, ya que puedo llegar a muchas más personas.

Sumar valor

En primera persona: Mi nombre es Ivonne Veiner Tinant, junto con Matías Guirin, mi novio y socio, dirigimos @elidarosa_ok.

Mi negocio: Diseñamos y producimos vajilla de cerámica artesanal. Es un bazar deco online.

Desafíos en tiempos covid-19: Tuvimos miedo: la producción se volvió más lenta y tuvimos que armarnos de paciencia y trabajar con entregas diferidas.

La decisión más acertada: Empezamos a compartir contenido gratuito: recetarios, ejercicios de desarrollo personal, etc. Eso nos permitió conectar con nuestra comunidad desde un lugar esperanzador. Crecimos y pudimos transformar la tienda en bazar, incorporando otros productos.

El aprendizaje: No sabemos cómo va a continuar, pero ¡vamos a recibir lo que venga con proactividad y energía!

Vencer el prejuicio

En primera persona: Me llamo Karina Azaretzky, soy licenciada en artes plásticas y fotógrafa. Doy cursos de historia del arte y fotografía vinculados a la naturaleza. Mi emprendimiento es @historiasenverde.

Mi negocio: Mis cursos eran presenciales. Los de fotografía incluían prácticas al aire libre.

Desafíos en tiempos covid-19: Durante los primeros meses tuve que cancelar todos los cursos. Me negaba al online. Pero comencé a dictar los cursos por zoom y la respuesta fue inmediata. Pude llegar a personas de otras provincias e incluso de otros países.

La decisión más acertada: Moverme al formato online. El siguiente paso fue ofrecer un curso grabado, al que la gente pudiera acceder en cualquier momento y a su propio ritmo. Eso marcó la diferencia. Ahora tengo diez veces más alumnos que antes de la pandemia.

El aprendizaje: No hay que quedarse lamentándonos por lo que perdimos sino adaptarnos a los nuevos contextos, vencer nuestros prejuicios y animarnos a cambiar.

Conforme a los criterios de

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *