Guillermo Calvo: “La Argentina es un enfermo en una situación casi terminal”



El profesor de la Universidad de Columbia habló en la Conferencia Internacional de Economía (CIEF), organizado por el Banco Ciudad, la Universidad Di Tella (UTDT) y el Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros (Claaf)

Sin vueltas anduvo el economista Guillermo Calvo. Con picardía, criticó al Fondo Monetario Internacional (FMI) por no haber desembolsado el último préstamo al país, a pesar de que la Argentina cumplió con todas las condiciones, y pidió que el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz -mentor del ministro de Economía, Martín Guzmán- “mejor se quede allá [en Estados Unidos]”. Por si no había quedado claro en su presentación, indicó: “No quisiera dar la sensación de que soy optimista, lamentablemente”.

El profesor de la Universidad de Columbia habló en la Conferencia Internacional de Economía (CIEF), organizado por el Banco Ciudad, la Universidad Di Tella (UTDT) y el Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros (Claaf).

No estaba en sus planes hacer mención del FMI, pero dijo que se trataba de un “prestamista de última instancia medio raro”. Y agrego: “Precisamente presta cuando al país le va mal. Acá dijeron que no prestaban más porque no estaban seguros de si la Argentina iba a seguir pagando”.

Luego mencionó que la Argentina ahorra a penas el 14% del PBI y que por lo menos necesita ahorrar un 20% para crecer. “Necesitamos un 6% extra, pero, ¿quién nos va a prestar? Si nadie nos presta, no vamos a crecer. La Argentina es un enfermo en una situación casi terminal y hay que cuidarlo”, señaló.

Además criticó el impuesto al dólar ahorro: “No entiendo la lógica. Imaginen una familia que ahorró para irse de vacaciones, ahora que le cuesta 30% más caro: ¿la van a convencer de ahorrar en pesos a futuro? Lo que va a decir la familia es algo que no puedo repetir acá. Eso no crea credibilidad, es un abuso, es reírse de la gente. Me llama la atención que se haya hecho, el ministro tiene una buena formación, pero no sé de dónde sacó el teorema. Hay que pedírselo, tal vez me convence”

Calvo dijo que buscar la manera de aumentar la demanda de consumo está bien, porque todos quieren que la gente coma más, pero que eso da “sensación de crecimiento, no crecimiento en sí”. Y comentó: “Hay que tener mucho cuidado, porque así puedo profundizar el problema. Dejemos crecimiento para mañana o pasado y pensemos ahora cómo pacificar el país. Usemos la palabra recuperación”.

También mencionó a Stiglitz, que es su colega en la Universidad de Columbia. “Si yo quiero que la economía crezca, tengo que buscar la manera de que me presten más, que ‘hundan capital en la Argentina’. Hay una línea que vale la plena explorar, que no es el ideal, pero es el second best [la segundo mejor opción], haciendo referencia a Joseph Stiglitz, que ahora lo sentimos en el aire”, indicó, y señaló con picardía: “Mi querido colega de Columbia, que se quede ahí, ¿no?”.

También hizo mención a la corrupción: “No me sorprendería que vayamos por un camino virtuoso, pero si tengo corrupción, puede ser bastante desastroso”.

“Hay consensos entre los economistas que sería bueno exportar, pero para eso se necesita bajar el impuesto a las exportaciones. Políticamente no puedo bajar todo, pero se podría hacer a las nuevas iniciativas. Estaría bueno explorar por ese lado, buscar formas donde pueda haber free trade areas [áreas de libre comercio]. No son cosas ideales, pero son soluciones microeconómicas apoyadas por una policía macro de estabilidad”, aconsejó.

En relación a la coyuntura actual, indicó que no ve al resto del mundo mirando a la Argentina: “En esto hay consenso total. El hecho de que le haya ido mal a Macri, piense lo que se piense de él, para el resto del mundo era un muchacho que se vestía bien y que hablaba inglés; ahora ni el canciller.”.

Sobre cómo ven a la Argentina desde afuera, Calvo dijo que la veía “como un jardín de infantes”. “No porque la gente no sea muy capaz, hay chicos muy brillantes, pero hay un ruido impresionante. Los chicos se tiran con piedras y las maestras tienen que estar controlando los problemas. Acá no tenemos una maestra. Es un jardín de infantes donde los chicos siguen jugando y dándose mutuamente”, señaló.

Ante una pregunta del público que le recordó un comentario que dijo en una entrevista que dio en junio pasado, donde dijo que “ Cristina iba a ajustar con apoyo popular, culpando a Macri”, Calvo indicó que “si ganaba Mauricio Macri, la oposición no le iba a dar espacio para hacer las reformas; la situación iba a ser muy peleada, y viniendo de una gran depresión, no iba tener la autoridad para manejar la economía”.

“Ese comentario lo hice para mostrar que no era el fin del mundo si ganaba Cristina, como decían los que apoyaban a Macri. Eso no ayudaba en nada. Se entendió bastante mal en su momento y recibí insultos que no quiero recordar, que me siguen confirmando que son chicos chiquitos”, cerró.

Pequeña recuperación de la economía global

Previamente, Paulo Leme, ex head de Goldman Sachs Group en Brasil y profesor de Negocios en la Universidad de Miami, indicó que la economía global tendrá una “pequeña recuperación de la actividad” en 2020. Según las proyecciones, este año la economía mundial creció en promedio 3% y para el próximo se espera una leve mejora de entre 3,3% y 3,5%.

Según señaló, esto se debe a que los bancos central seguirán con su política monetaria más laxa de bajas tasas de interés. Sin embargo, advirtió que, como el apetito por riesgo para tener mejores rendimientos es mayor, la entra de capitales en la región puede incubar el próximo sudden stop (cuando salen los capitales de forma brusca, generalmente por las subas de tasas de interés).

“La región tiene deficiencia de ahorro, por eso dependemos mucho de la inversión externa. Para el año próximo, proyectamos que el crecimiento no vendrá por las economías desarrolladas, que este año crecieron 1,7%, sino que será por las economías emergentes. Las que pueden jalar el crecimiento global pueden ser los países que salen de recesiones largas, como Brasil, Turquía, México y la Argentina”, señaló.

Por último, con respecto a la relación entre Brasil y la Argentina, Leme dijo que “no cree que haya un Braxit”, una salida de Brasil del Mercosur. “El presidente Jair Bolsonaro es una persona muy impulsiva. Así como anunció una moneda en común sin que el presidente del Banco Central de Brasil supiera, no creo que haya una postura hostil hacia la Argentina. Cuando los ministros de Brasil ven los tamaños de ambas economías, vamos más lejos juntos, que separados”, indicó.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1