Ganadería: destete precoz y primera recría de terneros



Es clave el buen manejo nutricional Crédito: AF Mayer

La técnica del destete precoz consiste en separar el ternero de la madre en forma temprana (2-3 meses de edad con 70 a 80 kg de peso vivo) y llevarlo a un corral o potrero, durante 15 a 20 días, aunque hay varias experiencias exitosas con 8-10 días.

En este sitio deben comer un concentrado energético y proteico de alta calidad (16-18% de proteína y 2.7-2.8 Mcal de energía metabolizable/kg de materia seca), a voluntad, previo acostumbramiento, junto a fibra (rollos, fardos, etc.). Luego, continúa la primera recría con forraje fresco de buena calidad y un concentrado energético-proteico.

El principal objetivo del destete precoz es mejorar el estado corporal de la vaca y, con ello, aumentar el índice de preñez. Sin embargo, cuando predominan malas condiciones ambientales (clima y suelo), el desarrollo del ternero se ve muy afectado porque no existe un forraje fresco de alta calidad adecuado a las mayores demandas nutricionales de esta categoría.

Cuando eso ocurre, el estado general de los terneros es “regular a malo” porque se ve afectado el desarrollo óseo y muscular, como ocurre con los terneros cola. La mala nutrición provoca, entre otras cosas, una menor liberación y concentración en sangre de la hormona de crecimiento o somatotropina bovina (BST) (10 nanogramos/ml o 10-9gramos/ml). Esta hormona gobierna el crecimiento y desarrollo inicial del animal.

Las claves del éxito de un buen destete precoz y primera recría son, básicamente, dos:

Manejo nutricional adecuado de la vaca y del ternero

El destete precoz, bien realizado, permite mejorar el balance nutricional de los vientres y de los terneros, cubriendo tanto los requerimientos energéticos como proteicos. Este mejor manejo nutricional se refleja en el aumento del peso vivo, mejora de la condición corporal y se incrementan las manifestaciones tempranas de celos fértiles. Todo esto ayuda a incrementar los índices de preñez. En tanto, los terneros logran un buen desarrollo, similar el estado corporal y ganancias de peso de los destetados “tradicionalmente”.

Manejo sanitario apropiado a ambas categorías

Las enfermedades reproductivas, que afectan a las vacas y toros, son una de las causas de la baja tasa de concepción y menores nacimientos. Mientras que, los terneros sufren patologías que pueden afectar seriamente su futuro como diarreas, neumonía neonata y la queratoconjuntivitis. Además, de varias enfermedades clostridiales (Mancha, Gangrena, etc.), que afectan a los terneros entre los 6 meses y 2 años de edad.

Beneficios de implementar ambos tipos de destete

Las empresas que implementan ambos tipos de destetes, como la familia Chiatellino de Guaminí, obtienen varios beneficios:

Categorías de animales para hacer el destete precoz o anticipado.Vaquillonas de primer parto para que se queden preñadas rápidamente.Vacas CUT que al destetar el ternero permite engordarlas adecuadamente para su venta. Vacas que por un motivo u otro se atrasan en quedar preñadas. Gracias al destete precoz o anticipado, recuperan estado corporal y quedan preñadas rápidamente, incrementando los terneros cabeza (concentración de partos). Recuperación del estado corporal de los vientres destetadas. Ambas técnicas producen por un “balance energético positivo” (acumulación de reservas), mejorando el estado corporal y, con él, se favorece el reinicio de la actividad ovárica. Efectos sobre las vaquillonas de primer parto. Las vaquillonas de primer parto, por un tema hormonal y como están en pleno crecimiento, demoran en tener celos fértiles posterior al parto. Sin embargo, al destetar tempranamente el ternero le permite reiniciar los ciclos estrales (mayor tasa de preñez y menor intervalo entre parto). Mayores índices de destete, incremento de carga animal y ganancias de peso.

La familia Chiatellino registra, en los últimos 20 años, tuvo un promedio de 88 al 90% de destete, una carga de ±10 terneros/ha (primera recría) y ±3 cabezas/ha (engorde) y una ganancia de peso superior a los 600 g/día (recría y engorde), y una producción de carne que supera los 400 kg/ha/año.

El costo por kilo de ternero, incluyendo todos los gastos de ambas etapas (destete precoz hasta 200 kg) es equivalente a ±18 kg de ternero.

En conclusión, el productor puede elegir la estrategia, por practicidad y costos, que mejor se ajuste a su sistema productivo. Las técnicas del destete precoz y primera recría se adaptan a todas las empresas ganaderas que estén preparadas para cumplir con el manejo nutricional y sanitario que corresponda para alcanzar el objetivo productivo y reproductivo fijado, caso contrario es preferible no realizarla.

El autor es técnico del INTA Bordenave (Cerbas) fernandez.anibal@inta.gob.ar / afmayer56@yahoo.com.ar

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *