Fuerte suba del valor de la soja y del maíz por la caída de las existencias en EE.UU.



La celeridad de las ventas estadounidenses de maiz y el ajuste en la cosecha dejarían las existencias finales más bajas desde la campaña 2012/2013

Los precios de la soja y del maíz se negociaron con subas mayores al 3% en la Bolsa de Chicago luego que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) sorprendió al mercado al reducir sus proyecciones sobre las cosechas y sobre las existencias finales estadounidenses de ambos granos por debajo de los cálculos de los operadores en su informe mensual de estimaciones agrícolas.

En el caso particular de la soja, el organismo redujo de 116,15 a 113,50 millones de toneladas el volumen previsto para la cosecha 2020/2021 en los Estados Unidos, de la que queda por levantar poco menos del 10% del área apta. El dato oficial resultó inferior a los 115,70 millones de toneladas previstos por los operadores y la merma productiva estuvo relacionada con un ajuste sobre el rinde promedio, que pasó de 34,90 a 34,10 quintales por hectárea.

La reducción prevista para la cosecha tuvo un impacto directo sobre las existencias finales estadounidenses, que en los cálculos del USDA cayeron un 34,6%, de 7,90 a 5,17 millones de toneladas, cuando el mercado las proyectaba en 6,40 millones. Ahora, el volumen esperado por el organismo resulta el más bajo desde los 5,19 millones con que concluyó la campaña 2014/2015.

Las pizarras de la Bolsa de Chicago mostraron subas de US$12,22 y de 13,04 sobre el contratos noviembre y enero de la soja, cuyos valores de ajuste fueron de 418,24 y de 421,08 dólares por tonelada, el nivel más alto desde junio de 2016.

Un nivel tan bajo para las reservas estadounidenses de soja, cuando las exportaciones fluyen de una forma acelerada como no se veía desde antes del inicio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, en marzo de 2018, acentuará la presión alcista sobre las cotizaciones de la oleaginosa. Más aún si Brasil sufre algún contratiempo con su cosecha y la entrada del grano nuevo en el circuito comercial se demora.

En ese sentido, el USDA hoy mantuvo su proyección para la cosecha brasileña de soja en 133 millones de toneladas y las exportaciones, en 85 millones. Unas horas antes de la publicación del informe estadounidense, la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), dependiente del Ministerio de Agricultura de Brasil, difundió su proyecciones y elevó de 133,67 a 134,95 millones de toneladas el volumen de la producción 2020/2021 de la oleaginosa, un récord histórico que superaría en un 8,1% la cosecha precedente, de 124,84 millones.

Respecto de la Argentina el USDA redujo hoy su proyección sobre la nueva cosecha de soja, de 53,50 a 51 millones de toneladas. El dato aún resulta mayor que los 50 millones de toneladas que prevé la Bolsa de Comercio de Rosario.

Menos maíz

Las sorpresas del USDA se multiplicaron para el mercado del maíz. Por un ajuste del rinde promedio de 111,97 a 110,34 quintales por hectárea, el volumen de la cosecha estadounidense fue estimado en 368,49 millones de toneladas, debajo de los 373,95 millones del informe de octubre y de los 372,35 millones previstos por los operadores.

Pero eso no fue todo, los técnicos del organismo tomaron nota de la celeridad de las ventas externas y elevaron de 59,06 a 67,31 millones de toneladas la proyección sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En función de la menor cosecha y de las mayores ventas, el USDA calculó las existencias finales de maíz en 43,23 millones de toneladas, un 21,5% abajo de los 55,04 millones proyectados en el reporte del mes anterior. Este nuevo dato también resultó inferior al previsto por los operadores, de 51,64 millones, y si bien quedó cerca de los 43,97 millones con que terminó el ciclo 2013/2014, queda como el más bajo desde los 31,29 millones de la campaña 2012/2013.

Las pizarras de la Bolsa de Chicago tuvieron una rápida reacción alcista a las proyecciones oficiales. Al cierre, las posiciones diciembre y marzo del maíz reflejaron alzas de US$6,10 y de 6,20 en tanto que sus ajustes resultaron de 166,53 y de 169,68 dólares por tonelada, los más altos desde julio del año pasado

Sin cambios en las cifras de maíz previstas para Brasil (cosecha de 110 millones de toneladas y exportaciones por 39 millones) y para la Argentina (50 y 34 millones, producción y ventas externas, respectivamente), el USDA ajustó el volumen de las exportaciones de Ucrania, el cuarto proveedor global del cereal, de 30,50 a 22,50 millones de toneladas. Además, elevó de 7 a 13 millones de toneladas la proyección sobre las importaciones de China, algo que el mercado sí contemplaba en sus análisis.

Alzas en el mercado local

La tendencia alcista externa impactó con fuerza en el mercado local de granos, donde por tonelada de soja con entrega inmediata la demanda pagó 27.000 pesos para las terminales del Gran Rosario, un valor nominal récord, que quedó $600 arriba del valor vigente en la jornada anterior. En dólares, la mejora fue de 333,50 a 341 dólares por tonelada.

“Entre ventas a remitir y fijaciones, se les puso precio a unas 200.000 toneladas de soja en el nivel país. No hubo aluvión de negocios porque los productores consideran que la tendencia alcista se va a acentuar y cuando eso pasa, la oferta se retrae inexorablemente”, contó a LA NACION una fuente del sector comercial.

También fue positiva la rueda para la soja de la próxima cosecha, para las descargas entre abril y mayo, dado que las ofertas de los interesados crecieron de 280/285 a 290/295 dólares por tonelada, aunque hubo compradores dispuestos a pagar hasta 300 dólares por lotes importantes. Para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea las mejoras para el grano de la nueva campaña fueron de 285 a 298 y de 285 a 295 dólares por tonelada, respectivamente.

Las pizarras del Matba Rofex mostraron alzas de US$6,50 y de 8 sobre los contratos noviembre y mayo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 346,50 y de 298 dólares por tonelada.

En cuanto al maíz, los exportadores ofrecieron hoy 15.450 pesos por tonelada disponible para la zona del Gran Rosario y para Bahía Blanca, $807 más que ayer. En la divisa estadounidense la mejora fue de 185 a 195 dólares por tonelada.

Por el maíz de la próxima cosecha, para las descargas entre marzo y abril, los compradores elevaron sus propuestas de 175 a 185 dólares por tonelada para el Gran Rosario; de 185 a 190 dólares para Bahía Blanca, y de 170 a 175 dólares para Necochea.

“En maíz disponible el grueso de la oferta se plantó en 200 dólares por tonelada y como eso no se pagó, al menos para la zona del Gran Rosario las operaciones no superaron las 60.000 toneladas de grano con entrega corta”, indicó el operador.

Añadió que se vio más movimiento en el segmento de maíz nuevo. “En el ámbito de Rosario se negociaron entre 60.000 y 70.000 toneladas de grano para marzo/abril en 185 dólares y unas 50.000 toneladas para julio, en 170 dólares. En general se esperaba que saliera más mercadería, tanto disponible como de la próxima cosecha, pero al igual que en el caso de la soja, los vendedores ven que a diario los precios suman entre 3 y 4 dólares, entonces, optan por esperar”, argumentó la fuente.

En el Matba Rofex las posiciones diciembre y abril del maíz ganaron US$3,50 y 6,30, mientras que sus ajustes resultaron de 196,50 y de 186,50 dólares por tonelada.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *