Federico Tomasevich: “El default aún no es una situación a la que no se pueda llegar”



El presidente de Puente advirtió que la reestructuración de la deuda será compleja y sostuvo que hay un cambio favorable de expectativas

La volatilidad de un año electoral siempre es difícil para el mundo financiero. Si a la incertidumbre política se le suma una crisis económica de varios trimestres, entonces el combo se vuelve más complicado. Federico Tomasevich, presidente de Puente, analizó, en una entrevista con LA NACION, lo que sucedió en un 2019 en el que el país tuvo varios períodos de inestabilidad y registró uno de los índices de riesgo país más altos de la región.

Tomasevich repasó también lo sucedido en los últimos días, en los que hubo una recuperación de los bonos y de las acciones locales. Además, advirtió que la Argentina todavía no se libró del peligro de entrar en default. “No es una situación a la que no se pueda no llegar. La reestructuración de la deuda es muy compleja”, dijo.

Mientras tanto, adelantó otros planes de la compañía que dirige, que ya lleva más de 100 años de operaciones en la Argentina, 30 en Uruguay y 5 en Paraguay. Próximamente, abrirá una subsidiaria en los Estados Unidos “para acompañar las inversiones de sus clientes”, que desde hace unos años trasladaron parte de sus bienes a ese país, sobre todo con inversiones en propiedades.

-¿Qué pasa con el dólar y los mercados?

-Lo que viene pasando hace dos semanas es que se generó otra expectativa bien fuerte. Hay un claro cambio de tendencia. El riesgo país cayó casi 500 puntos. La tasa de interés bajó desde más de 80% hasta 55%. Las acciones rebotaron también hasta un 40% en dólares. Hay un cambio en la expectativa de la gente y eso genera un cambio en la valuación de los activos.

-¿Qué leen los mercados?

-Este año perdimos casi la mitad de los depósitos que había en el país en moneda local y extranjera. Eso ahora se frenó. Creo que el Gobierno, con sus medidas, pudo contener algo que todos los ahorristas e inversores descontaban, que era a la Argentina en cesación de pagos y con un corralito. Todo eso se evitó y esa fue una sorpresa muy positiva y generó este “entusiasmo”.

-¿Había miedo de un default?

-Los precios eran de default, no es que había miedo sino que ya lo reflejaban. En la medida en que la Argentina muestra voluntad de pago y sigue pagando, los precios se van recuperando. Creo que, igualmente, el default no es una situación a la cual la Argentina no pueda no llegar. La reestructuración de la deuda es muy compleja y eso es lo que sigue.

-Entonces, ¿puede haber un default?

-Podría haber. El Gobierno lo viene diciendo y repitiendo. Dice que quiere pagar, pero que no puede seguir pagando a este nivel de tasa de interés y con este stock de vencimientos. En las próximas semanas el Gobierno va a presentar una propuesta de renegociación de deuda.

-Arrancó el cepo, lo desarmó Prat-Gay, lo retomó Lacunza como un “cepito” y ahora hay un gran cepo. ¿Qué opina de eso?

-Las medidas que se tomaron no favorecen ni estimulan el ahorro, ni la producción, ni el desarrollo. Lo único que intentan hacer es atajar el problemón que se estaba gestando sobre el final de este año. No son medidas interesantes para la producción ni para el consumo, pero son las medidas que tenían que tomarse para evitar que esto explote.

-¿Por qué iba a explotar?

-Estaba el riesgo país en 2500 puntos, la tasa de interés de referencia del Banco Central, arriba del 80%; había fuga de depósitos… Eso es lo que se contuvo. De acá en adelante, en la medida en que tengan la situación controlada y el proceso de renegociación de deuda suceda con relativo éxito, el Gobierno tendrá que presentar un plan distinto para estimular la inversión, el desarrollo, la exportación, pero eso ya en otra etapa. No podés meter esos estímulos o esa estrategia en una Argentina como la que tenías hace dos meses.

-Seis de cada 10 pesos que salen del Estado tienen que ver con jubilaciones o la Asignación Universal por Hijo, por citar un ejemplo. ¿Cree que no había otra salida que la que se hizo en términos previsionales?

-Desconozco, porque no soy un entendido en temas previsionales. Lo que puedo decir es que es un mal común en países que tienen una masa grande de pensiones y jubilaciones. Francia tiene un problemón con las jubilaciones, las pensiones y los subsidios. En Chile no lo pudieron manejar. Creo que el Gobierno entendió que es lo mejor que podía hacer. Creo que las medidas que tomaron son para evitar una implosión de la economía y que eso afecte a toda la población.

-Hubo una revolución con las fintech . ¿Cree que llegaron para cambiar el panorama?

-Definitivamente. Y no tanto por la vocación de las entidades, sino por la demanda de los usuarios. Una vez que los usuarios conocen nuevas herramientas y penetra más la conectividad, empiezan a surgir nuevas demandas de productos y servicios. Y eso va a hacer que estas nuevas fintech empiecen a convivir -cosa que hoy sucede- con el mundo tradicional. En Puente, más del 80% de las transacciones se hace a través de internet y de un dispositivo móvil, aunque todavía su volumen es el 20% del canal tradicional.

-¿Cómo pega el contexto regional tan volátil en su negocio?

-Puente es una compañía que tiene sede en el Reino Unido y hay tres subsidiarias operativas. La de la Argentina es la más importante; tiene 100 años. En Uruguay tenemos una operación hace 30 años y en Paraguay acabamos de cumplir 5 años. En enero estamos abriendo una operación en los Estados Unidos y eso será un punto de inflexión importante en la actividad. Es para cubrir Sudamérica.

-¿Por qué se decidió estar en los Estados Unidos?

-Nosotros seguimos a nuestros clientes, y los argentinos hace 30 o 40 años empezaron a hacer inversiones en Uruguay. Y hace 10 años empezaron a hacerlas en Paraguay. Estados Unidos es un país donde muchos argentinos, muchos paraguayos y uruguayos empiezan a tener negocios, en principio inmobiliarios. Tienen doble residencia o residencia fiscal estadounidense. Vamos a estar abriendo una operación en Miami para cubrir Sudamérica. La idea es acompañar a los clientes allí donde desarrollen sus negocios.

-Cuando mira el caso de la Argentina, ¿qué perspectivas ve más allá del corto plazo?

-La foto de hoy luce muy distinta de la foto de hace tres meses. Así lo demuestran los indicadores económicos, por ejemplo con la caída del riesgo país. Creo que dentro de seis meses, una vez que termine la renegociación de la deuda, el Gobierno tiene que poner en marcha políticas que estimulen la exportación, el ahorro, la inversión… Soy optimista con respecto al futuro de la Argentina.

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *